Águila Arpía: ¿Qué es?, características, alimentación, hábitat y más.

El águila Arpía mayor, o como tambièn se le conoce águila harpía o sencillamente harpía, es una especie de águila accipitriforme que forma parte de la familia Accipitridae que habita en la zona neotropical.

Águila Apía

¿Qué es un Águila Arpía?

El águila harpía es una de las especies más singular de las especies que pertenecen a la familia de las Accipitridae y en estas aves se pueden observar, un gran número de características que la diferencian de muchas, con las que se acostumbra a identificar otras especies de águilas. Cuenta con un plumaje que presenta coloraciones que van desde el negro al grisáceo, pero conservando todo el tiempo su cuerpo blanco y las plumas de la cabeza de una coloración más clara.

Al águila arpía, también la denominan águila coronada, pero hay otras especies a las que se les adjudica ese nombre, como sucede con las Stephanoaetus coronatus y a Harpyhaliaetus coronatus. El género Harpia con Harpyopsis y Morphnus componen la subfamilia Harpiinae.

Es el águila que tiene las mayores dimensiones en todo el Hemisferio Occidental y del Hemisferio Austral y la única especie del género Harpia. Su hábitat preferido son zonas boscosas y lluviosas. No se tienen conocimiento de que hayan subespecies de la misma. El águila arpía es tomada como el ave nacional de Panamá y la especie emblemática de la variedad biológica de Ecuador.

Desde que este tipo de ave fue encontrada, se le adjudicaron muchos nombres, especialmente como una medida de distinguirla entre el resto de especies que de una u otra forma, presentan similitudes en sus características. El nombre científico es el de Harpia harpyja, aunque se la conoce como harpía, u omitiendo la “h”, arpía.

El águila arpía es un ave rapaz, que se conoce en todo el mundo, no solo por sus colores y su especial cresta que la caracteriza, además de la variedad de los colores en su plumaje, sino también porque es el águila de mayor tamaño que se puede observar en la actualidad en América, de hecho, está incluida en el ranking de águilas más grandes de todo el mundo. Sus características principales son muy parecidas al Águila Monera de Filipinas.

Águila Monera de Filipinas

La harpía o arpía es el águila de mayor tamaño que puede ser observada en los hemisferios occidental y austral y la más fuerte entre todas las rapaces. Las hembras, que son un poco más grandes que los machos, pueden presentar medidas hasta 108 cm de largo, 224 cm de envergadura, es decir, la distancia que hay entre los extremos de las alas y tener un peso de hasta 9 kg.

Según la Ley 18 del 10 de abril de 2002, el águila arpía fue decretada como el Ave Nacional de la República de Panamá, por lo que cada 10 de abril, es celebrado su día en ese país. El águila arpía es tan excepcional e importante en Panamá, que su imagen está plasmada en el escudo de armas, con la cabeza vuelta hacia la izquierda y llevando en el pico una banda con el lema PRO MUNDI BENEFICIO, que significa: Por el beneficio del mundo. (Ver artículo de Águilas)

Escudo Nacional de Panamá

Características

Como ya se ha mencionado, el águila arpía es una de las águilas más fuertes y, en Venezuela particularmente, es la especie que cuenta con mayor tamaño de todos los accipítridos. El cuerpo de estas aves puede alcanzar a medir hasta un metro de alto y sus alas abiertas hasta dos metros de envergadura; la hembra puede alcanzar un peso de hasta nueve kilogramos.

La cabeza, de color blanco, tiene una cresta muy particular, además de llamativa, cuyo plumaje grisáceo, el cual puede levantar a su voluntad, se parece a unos pequeños cuernos. La parte posterior del cuerpo y las alas son negros. El plumaje debajo de las alas y del torso es blanco, y solo el pecho en su parte superior está cruzado por una banda ancha negra.

La cola es negra con tres franjas grisáceas. Su pico encorvado es muy fuerte; el espolón es grueso, sin plumas y de color amarillo claro. Cuenta con unas garras muy desarrolladas, las cuales llegan a medir hasta siete centímetros en el dedo posterior. A pesar de que el macho es más ágil y rápido, su tamaño es menor que la hembra. Su aguda visión y audición y el pico fuerte, le hacen un excelente depredador que alcanza velocidades de hasta 200 km/h.

El Águila Arpía se extiende desde Centroamérica hasta Brasil. Es un depredador que le gusta todo lo que vive en los árboles. Ella es la representación del símbolo de la pluralidad biológica. Es el águila más grande del Hemisferio Occidental, Hemisferio Sur y la única especie del género Harpía.

Águila Harpía es el ave nacional de Panamá

Nombre científico

La arpía mayor, águila harpía o sencillamente harpía (Harpia harpyja) es una especie de ave accipitriforme de la familia Accipitridae que habita en la región neotropical.

Como hemos visto, el águila harpía se distingue por su belleza y porque posee una cresta en la parte superior de la cabeza.

Gran parte de su atractivo radica en el color variado de su plumaje, es así como su cabeza y cuello son grises, la cresta es negra o gris oscuro, el pico, la parte superior de la cola son negros; debajo de las alas, la cola y el abdomen es de color blanco, sus alas son negras con anillos intercalados del mismo color, el iris de sus ojos puede ser amarillo y sus patas son amarillas.

Tamaño

El águila arpía (Harpia harpyja), una de las águilas más fuertes y la de mayor tamaño en el continente americano. Se puede observar en gran parte de países latinoamericanos, incluyendo Venezuela.

Esta excepcional ave tiene la particularidad de contar con un variado y bello plumaje, el cual presenta tonalidades entre gris oscuro y gris claro, un pico curvo y muy fuerte, alas que llegan a alcanzar, hasta 2 metros de envergadura, poderosas garras que pueden medir hasta unos 7 cm de largo y una cresta en la cabeza que la caracteriza y asemeja la forma de unos cuernos.

La hembra es más grande que el macho y cada dos o tres años pone entre uno y dos huevos, de los cuales sólo uno de los pichones logra sobrevivir. (Ver artículo de Aves)

Reproducción

El águila arpía suele ser un ave solitaria y selvática, que solo busca pareja, cuando es el momento del periodo de reproducción. Sus movimientos son rápidos y silenciosos, mientras sus colores se confunden con el entorno. Caza utilizando el factor sorpresa mientras que su presa está entretenida comiendo.

Por lo general, es muy poco lo que se puede decir de sus hábitos, pues observar de cerca una arpía, es un espectáculo que no muchos han podido disfrutar, pues a diferencia de la generalidad de las aves rapaces diurnas, son muy contadas las veces que salen a volar sobre el techo de la selva, por lo que se les denomina, paradójicamente el Águila invisible.


La reproducción del águila arpía se lleva a cabo, cada 2 o 3 años, momento en el cual, tanto el macho, como la hembra, construyen juntos el nido, el apareamiento lo hacen cerca del nido y al cabo de por lo menos un mes la hembra, pone 2 huevos que eclosionan a los 52 días.

Las arpías cumplen con un ciclo para su reproducción:

  1. Las hembras después que nacen, están capacitadas para poner sus primeros huevos a los cuatro años y medio.
  2. Ponen 1 a 2 huevos y hay la probabilidad de que solo 1 sobreviva.
  3. El período en que el Águila Arpía incuba el huevo dura entre 53 y 58 días, es decir 2 meses aproximadamente.
  4. Esto se repite en 3 años.
  5. La hembra solo realiza el 97% en el proceso para empollar y el macho trae el alimento al nido.

El águila arpía cuenta con un ciclo reproductor muy amplio, por lo que si no se impide que sean cazadas o se destruya su hábitat, lo más seguro es que se extinga, pues no acostumbra a reproducirse en camadas.

Alimentación

El águila arpía, que como se menciona anteriormente, es conocida como harpía o harpía mayor, es el ave más grande y poderosa que se haya visto jamás. Se le considera una de las especies de aves rapaces de más grande que existe, el águila arpía se destaca por su destreza en el vuelo y sus atributos como cazadora que la convierten en un animal único. Su denominación científica es Harpia harpyja y pertenece a la familia Accipitridae. Existe una variedad similar, con la cual no debe ser confundida, que es la arpía de Papúa o arpía de Nueva Guinea.

El águila arpía es una depredadora por excelencia. Es un animal que se alimenta de carne y se encuentra en la cima de la pirámide alimenticia, es decir no hay depredadores por encima de ellas.

Las presas de caza que más le atraen, son los mamíferos arborícolas que habitan en los árboles de los bosques y las selvas, como monos y perezosos. El águila arpía puede llegar a atacar, para alimentarse a osos hormigueros, zarigüeyas, puercoespines y otros animales menores. Los reptiles como víboras y serpientes, al igual que las iguanas, son parte del menú de estos depredadores.

Hay anotaciones de águilas arpías atrapando ganado, como ovejas y corderos. Cuando eso sucede, la arpía coloca a su presa en el tronco de un árbol y se la come en partes, ya que, por lo pesada de la misma, no le es fácil llevársela al nido. Para cazar, estas aves se valen de sus potentes garras que tienen un tamaño mayor a las que tiene un oso grizzli y aplican una presión pocas veces vista en un animal. (Ver artículo de Aves Rapaces)

Hábitat 

Su hábitat se extiende desde el sur de México hasta el norte de Argentina. El águila Arpía con sus plumas negras con el borde blanco sobre su cabeza, y sus ojos oscuros, sus patas no tan largas, pero poderosas y sus grandes y poderosos dedos, en los cuales tiene garras curvas y largas, que le sirven para atrapar los mamíferos que aún estuviesen vivos al atraparlos.

El águila arpía se inclinan por las regiones boscosas y lluviosas, más aun si son solitarios, particularmente altos, con alturas que van desde los 600 y 2000 metros.

A pesar de que esta especie se puede observar en grandes cantidades en los bosques tropicales, la tala de árboles y los incendios, están reduciendo el espacio que estas aves tienen como hábitat principal. Un ejemplo de ello es el caso de la Arpía que se observaba con frecuencia en Costa Rica hace algunos años, en la actualidad, ya no se ha logrado ver más. El incremento de la actividad humana parece, como es natural, ser responsable de ello.

¿El Águila Arpía esta en peligro de extinción?

Las características biológicas, así como la poca densidad poblacional, poca tasa de reproducción, pues solo dan una cría cada dos o tres años, el largo proceso de cuidado parental, poca adaptabilidad a cambios ambientales y depredador tope con necesidad de grandes extensiones de hábitat, la vuelven particularmente vulnerable a la destrucción y fragmentación del hábitat. Generalmente la cazan por temor o por curiosidad; en especial son codiciadas sus garras como trofeo.

En Ecuador, particularmente, se ha registrado que el efecto del deterioro ambiental sobre la especie y sus presas, aunado a la constante persecución por parte del hombre, incluyendo a los pueblos indígenas, quienes la emplean como mascota-talismán y para la elaboración de artesanías.

En Venezuela surge una interrogante que consiste en que si los altamente divididos y deteriorados ecosistemas de la Cordillera de la Costa y sierra de Perijá, podrán ser territorios aptos para mantener poblaciones viables de la especie.

Alexander Blanco Márquez es un veterinario que trabaja en las alturas para la preservación de las águilas arpías de Venezuela. Debido a que son víctimas de la caza solapada y la deforestación, estas hermosas aves han ido desapareciendo a lo largo de los años. Notando que esta especie y su hábitat, estaban en peligro de extinguirse, Márquez tomó la decisión de encargarse personalmente del asunto. Así que ahora va hacia el extremo para proteger a estas majestuosas criaturas, a menudo arriesgando su propia vida.

Mientras que en lo que se refiere al entorno internacional, ésta especie se encuentra incluida en el Apéndice I de la Convención sobre el comercio internacional de especies amenazadas de fauna y flora silvestres (Cites 2014). En otros países se están realizando grandes avances en estudios y programas de conservación. En Venezuela se instaura veda indefinida y es declarada Especie en Peligro de Extinción en 1996 (Venezuela 1996a, Venezuela 1996b).

Parte de su distribución incluye algunas zonas protegidas y se tienen ya, proyectos de educación y monitoreo a largo plazo en los bosques del norte del Estado Bolívar, a pesar de que algunas poblaciones están sometidas a la explotación maderera, como es el caso en la Reserva Forestal de Imataca. Se demanda con urgencia hacer análisis de viabilidad poblacional y de hábitat de las poblaciones del norte del Orinoco y con base en los resultados, crear programas de monitoreo, manejo y educación.

Que esta especie de águilas, el águila arpía, pueda sobrevivir, va a depender del buen uso de los bosques y zonas protegidas donde se encuentra, en especial, de las reservas forestales de Imataca, Caura y Sipapo. (Ver artículo de Aves Marinas)

(Visited 1.136 times, 1 visits today)
Categorías Aves

Deja un comentario