Colibríes: características, alimentación, especies y mucho más.

Los colibríes, a los que se les conoce como picaflores, zumbadores, tucusitos, pájaros mosca, ermitaños o quindes, son un grupo de aves apodiformes, es decir de patas muy pequeñas, que son muy vistas en América, que cuenta con más de 300 especies. Son unas diminutas aves americanas que tienen la particularidad de tener un plumaje muy colorido, una forma de volar muy peculiar, ademàs por los hábitos de alimentación que tienen.

Colibríes Cuando vuelan transmiten un sonido particular con las alas, que mueven con mayor rapidez que las de cualquier otra ave, hasta el extremo de que no se distinguen cuando vuelan.

Características de los colibríes

Hay una gran variedad de características impresionantes sobre el colibrí para conocer, que indudablemente, son unas de las aves más encantadoras del mundo. El nombre colibrí o zunzún (Hummingbird en ingles) les he dado debido al sonido que hacen con sus alas cuando están volando. Las alas del colibrí pueden agitarse hasta 80 veces por segundo. Cuando un macho está cortejando a una hembra el batido de sus alas puede elevarse hasta 200 veces por segundo.

Los colibríes son las más diminutas de todas las especies de aves en el mundo, sus crías solo alcanzan el tamaño de un centavo; es también el más pequeño de los animales vertebrados en el mundo. No cuentan con el sentido del olfato, al parecer son atraídos por los colores de las plantas y las flores, por lo general, el rojo es el color que parece atraerlos más.

El colibrí también es la única especie de aves que puede volar en todas las direcciones, es decir hacia atrás, hacia delante, de arriba hacia abajo y hasta al revés.

Estas avecillas tienen la capacidad de conservar energía disminuyendo su metabolismo a por lo menos 1/15th de la velocidad normal. Durante un período normal de tiempo de su corazón latirá más de 1.200 veces por minuto.

Al igual como lo hacen otras especies de aves, el colibrí emigra en los tiempos más fríos del año, pueden volar a 2.000 millas de distancia. El tramo sobre el Golfo de México es de 500 millas sin parar.

Generalmente, vuelan a una velocidad de 20 a 30 millas por hora, aunque hay casos en las que se han llegado a volar tan rápido como 60 millas por hora.

Hay 343 especies de colibríes en el mundo, lo que las convierte en la segunda familia de aves más grande que hay. El colibrí tiene el cerebro más grande, de todas las especies de aves si se compara con el resto de su cuerpo. Todos los tipos de colibríes viven en América del Norte o América del Sur.

Sin embargo, se han observado algunas especies de colibríes en Alaska, el cual es el lugar más frío para ellos y en Chile el clima más cálido en el que se encuentran. Hay otros tipos de colibríes en Ecuador, lugar en el que se han registrado hasta 163 especies, màs que en cualquier otro lugar. Por lo menos unas 50 especies diferentes de colibríes son conocidos porque se reproducen cada año en diferentes regiones de México.

Son unas 16 especies de colibríes que están adaptadas en los Estados Unidos. El colibrí abeja es la especie de colibrí de menor tamaño, solo pesa 2,2 gramos y es también el más pequeño de todas las aves del mundo. El colibrí gigante es la especie de mayor tamaño y solo llega a pesar cerca de 20 gramos.

Más de la mitad de todos los colibríes muere durante el primer año de vida. El tiempo de vida de los que sobreviven, es de hasta 4 años, a pesar de hay registros de algunos que vivieron durante 12 años, esto no podido ser comprobado.

En cuanto a la alimentación del colibrí, esta es muy particular:

  • Esta aves pueden comer hasta 8 veces por hora, de 30 segundos a 1 minuto cada vez.
  • Cuentan con el mayor metabolismo natural de todos los animales en el mundo.
  • El azúcar, la savia, el polen y los insectos son la base de la alimentación del colibrí.
  • Ellos pueden comer hasta alcanzar, 3 veces su peso corporal cada día.
  • Los colibríes son muy territoriales, es decir, marcan su territorio y se pelean entre sí, tanto por la comida como por la ubicación.
  • Estas aves tienen una participación muy activo en el proceso de polinización de las plantas de las que consumen néctar.

Otra característica de los colibríes es que no pueden cantar pero sí chirriar, suelen dormir boca abajo en los árboles y se piensa que la vida en cautiverio no les perjudica, siempre y cuando sea un lugar espacioso. (Ver artículo de Aves)

Nombre científico

Colibri es un género de aves apodiformes que forma parte de la subfamilia de los troquilinos (Trochilinae) y que se denominan comúnmente colibrí, picaflor o “pájaro-mosca”. El género está compuesto por cinco especies con una distribución principalmente neotropical.

A los troquilinos (Trochilinae) tambièn se les denomina :quindes, tucusitos, chupamirtos, chuparrosas, huitzitzilin (idioma náhuatl), mainumby (idioma guaraní) o guanumby.

¿Los colibríes emigran?

Debido a que son las aves más pequeñas de la Tierra, los colibríes parecen muy  vulnerables, pero resulta que estas pequeñas avecillas, son duras como diamantes.

En clima frío, los cuerpos de los colibríes entran en un estado de letargo que les ayuda a conservar energía, según afirma el ecologista de la Universidad Estatal de Oregón, Adam Hadley. Las aves que se quedan en el norte durante la época del invierno experimentan una mini-hibernación cada noche, durante la cual sus temperaturas corporales descienden dramáticamente de 41 grados centigrados a solo 9 grados.

La frecuencia cardíaca también desciende durante el letargo. Por ejemplo, la del colibrí garganta azul (Lampornis clemenciae) desciende de 1,260 latidos por minuto a solo de 50 a 180 latidos.

Los colibríes no dejan de comer cuando hace frío. Hadley  asegura haber visto que un colibrí cabeza roja (Calypte anna) volaba por el comedero de aves de su patio, cuando la temperatura era menor de 2 grados centígrados.

Alimentación

El vuelo del colibrí tiene mucho que ver con su alimentación, estos comerán hasta 8 veces por hora, no obstante, cada vez que se ponen a comer, esto dura de medio a 1 minuto cada vez. La mayor parte de la alimentación del colibrí se basa en azúcar, ingieren el néctar de las flores, también se encuentran con azúcar de savia de los árboles.

En una gran cantidad de lugares hay especies de colibríes que se alimentan de polen y pequeños insectos y, a pesar de que su alimento preferido es el azúcar, se conforman con lo que puedan obtener de su entorno que les ayude a sobrevivir.

Como hemos mencionado el colibrí no cuenta con el sentido del olfato, por lo que lo que lo atrae a las flores no es su aroma sino , se presume, es el colorido. También cuentan con la capacidad de disminuir su metabolismo cuando las fuentes de alimentos resultan difíciles de encontrar. Algunos de los estudiosos piensan se trata de una manera de evolución que les ha ayudado, a poder sobrevivir a lo largo de millones de años.

Cuando hay suficiente comida, estas aves pueden llegar a consumir hasta 3 veces su peso corporal cada día. Cuentan con una lengüeta con una abertura, con la cual se ayudan para obtener el néctar y otros tipos de comida. Tienen un largo y tubular pico apropiado específicamente para sus necesidades alimentarias.

El colibrí en vez de tener estómago, tiene un saco en la parte de su garganta, en donde se acumulan los alimentos que consumen hasta que se pasan para el intestino delgado, es como si cuando es la hora de alimentarse, entrara en un estado frenético.

Es muy frecuente encontrar personas que han preparado especie de comedores de aves en su propiedad, a los que los colibríes pueden sentirse atraídos. Hay muchas maneras de alimentar colibríes, además que es una actividad que aparte de ser sencilla es entretenida.

Algunas personas han escuchado decir que no deberían tener un alimentador de néctar para colibríes, pues podrían influir en estropear el modelo migratorio de estas aves, teniendo como consecuencia que se retrasan, lo que podría causarles la muerte, debido a las temperaturas demasiado frías. Sin embargo, las investigaciones afirman que los colibríes partirán hacia zonas más cálidas en cuanto sientan que es necesario.

Los estudios también indican que el alimento da la seguridad de que un mayor número de colibríes tendrá posibilidades de sobrevivir.Por lo general, tienen la necesidad del doble de su peso corporal, para poder sobrevivir al proceso migratorio, para las avecillas que no pueden encontrar la cantidad de comida necesaria, el viaje puede resultar demasiado para ellos.

Hay quienes no valoran lo que ofrecen los colibríes a la naturaleza, hay una infinidad de diferentes plantas que son polinizadas, gracias al colibrí. Los expertos opinan que hay algunos tipos de plantas que sólo pueden ser polinizadas por este tipo de ave. Hay especies de colibríes que visitan al menos 1.000 plantas por día para consumir néctar, por lo que su papel en la polinización es enorme.

Los estudios han señalado que los colibríes se sienten atraídos por el color rojo y son las flores a las que van a ir primero por el néctar que les sirve de alimento. No está clara la razón por la que estas aves son atraídas particularmente al rojo. También señalan que cuando hay suficiente alimento, los colibríes van a pasar por alto a otras flores con otros colores y solo comerán de las rojas.

Especies de colibríes

Hay por lo menos, 343 especies de colibríes que se encuentran esparcidas por todo el mundo. Esto hace que sean consideradas como la segunda familia más grande de aves en el mundo.

El tamaño para las diferentes especies de colibríes no es único, el peso de los más pequeños es de 2,2 gramos y el más grande puede alcanzar hasta 20 gramos, por lo que se puede observar que aves muy pequeñas. No obstante, cuentan con un cuerpo muy bien diseñado, poseen una columna vertebral, que no es común para las aves, bajo las alas y el cuello tienen tonalidades hermosas que se ocultan, a menudo, lo que les sirve para mezclarse con su entorno.

Otro dato curioso de los colibríes es que tienen la capacidad de caminar y las patas solo les sirven para posarse solamente. Es por eso que la mayor parte del tiempo, se ven sobrevolando cuando quieren permanecer en un lugar determinado, en lugar de utilizar sus patas.

Los estudios concluyen que, como especie, el colibrí tiene el tamaño del cerebro, de mayor tamaño entre todas las aves, cuando se le compara con el tamaño de su cuerpo en general. Otros estudios han señalado que son muy inteligentes y tienen una excelente memoria. (Ver artículo de Búhos)

Colibrí rufo

Uno de los tipos de especies de colibrí más conocidos y fácil de reconocer es el colibrí rufo. Se trata de un colibrí que habitan en muchos lugares, por lo tanto,  es muy común que las personas los hayan visto tanto en sus localidades como en fotos, en línea o en libros.

Las hembras rufo tienen un peso de alrededor 3,4 gramos y los machos, los cuales son un poco más pequeños, pesan unos 3,2 gramos. Presentan un coloración bronce en muchas partes de su cuerpo, el vientre es de color blanco y hacen un contraste de colores que armonizan a la perfección.

La cola tiene un aspecto arrugado y es de color bronce oscuro en la parte posterior. Tienen alas que son también negras en las puntas y color bronce al acercarse al cuerpo. También tienen algo de blanco que en torno a su garganta. El diseño delgado del pico negro es también una parte que los identifica.

Colibrí rufo

En vista de que los colibríes son tan pequeños que no se han registrado restos de fósiles, aún así, la mayoría de los expertos piensan que han estado sobre la tierra por millones de años, tienen la idea de que en alguna ocasión fueron aves más grandes, y se hicieron más pequeñas con el fin de sobrevivir con menos comida.

También piensan que su capacidad para bajar la frecuencia cardíaca, así como el metabolismo, y estar en estado de hibernación cuando está frío, son adaptaciones que se llevaron a cabo, a través del tiempo para ayudarles a evolucionar.

Se caracterizan por ser las más agresivas de todas las especies de colibrí, se reconocen porque persiguen a otros cuando están en su territorio. Estas avecillas se toman muy en serio la protección del lugar donde habitan y particularmente de donde comen. Aún cuando cuando no se están alimentando, estarán cuidando su zona de alimentación.

Si se percatan de otros colibríes que parecen tener interés en hacer lo mismo, de inmediato los agreden y echan del lugar. De igual modo, ahuyentan avispas, abejas y otras criaturas a las que también les gusta el néctar.

El hábitat y distribución de este tipo de colibrí es por demás diversa. En primer lugar, son los que tienen una de las rutas más largas de migración entre las aves. Algunos colibríes recorren más de 2.000 kilómetros en un sentido. Por lo que es muy importante que estén muy fuertes y bien alimentados con el fin de ser capaces de recorrer este tipo de distancia cada año.

Durante los meses de invierno, el colibrí rufo, migran hacia México y Panamá, atravesando el Golfo de México en un viaje de 500 millas, viaje que realizan sin detenerse, por lo que su resistencia es, ciertamente, algo sorprendente, sobre todo cuando se toma en consideración su pequeño tamaño.

Los colibríes rufo tienen la capacidad de vivir en áreas que otras especies de colibríes no pueden hacerlo, cuentan con una excelente capacidad de adaptación a casi cualquier ubicación también. Habitan regiones de todo el continente americano, de hecho, sólo hay tres lugares donde no habitan., que son Quebec, Isla del Príncipe Eduardo, y Hawái.

Este tipo de colibrí suele apegarse a zonas como los bosques de coníferas y donde hay arbustos.  Les gusta vivir en las regiones que están cerca de donde habitan humanos, aún, en donde los seres humanos han cambiado su hábitat natural.

Lo más importante para ellos es tener un lugar para dormir, sentirse seguros de los depredadores y sobretodo que haya mucho alimento para poder sobrevivir. De hecho, en algunos lugares públicos como parques, tienen la presencia del colibrí rufo, que atrae a la gente a la zona.

En lo que se refiere a la alimentación el azúcar y las proteínas son los dos ingredientes fundamentales de la alimentación del colibrí rufo, como lo es del resto de las especies. Obtienen el azúcar que le es necesario a partir del néctar de las plantas, tienen su propia forma y una gran retentiva para saber qué flores están listas para conseguir néctar en ellas, así como aquellas  que no tienen.

La otra fuente de alimento que tienen los colibríes son insectos de donde obtienen la proteína que necesitan para vivir. Se alimentan muchas veces al día, pero sólo durante un período de tiempo menor que 1 minuto. Suelen comer hasta alcanzar 3 veces su propio peso corporal por día.

La reproducción o el proceso de apareamiento es algo especial, para la mayoría de especies de colibríes, sin embargo, no sucede así para los colibríes rufo. Los machos se involucran realizando algún cortejo, que incluye el canto y el buceo, pero no es tan especial como es con otras especies. Cuando se aparean y migran son los únicos momentos en los cuales interactúan unos con otros.

Los machos volarán hasta encontrar tantas hembras como sea posible para aparearse, las hembras empezarán a buscar un lugar para construir su nido después del apareamiento. El instinto les hace comprender que si no tienen un lugar seguro, cerca de abundante alimento y que les ofrezca protección a sus crías, no sobrevivirán.

El colibrí hembra, pondrá dos huevos que colocará en el nido construido. Pasados 14 días los huevos se rompen, aunque cuando las temperaturas son cálidas pueden llegar a ser solo 10 días. Los pichones van a depender de su madre para estar calentitos, alimentarse y consolarse. Les enseñan a volar den la primera semana, pero no estarán tan fuertes para volar y cuidar de sí mismos hasta después de un par de semanas más, luego dejarán el nido y tratarán de sobrevivir por su cuenta. (Ver articulo de Pingüinos)

Colibrí de Ana

Colibrí de Ana, denominado así por Anna Messena que vivió desde 1802 hasta 1887 en Europa, era una mujer de mucho prestigio, que creció como hija de un general militar, se casó con el segundo duque de Rivoli, quien le otorgó el título de Duquesa de Rivoli.

El colibrí de Ana tiene un tamaño mediano,que solo llega  a medir 11 centímetros de largo cuando son bien desarrollados, pero pueden ser de menor tamaño según la región donde viven. Este tipo de colibrí cuenta con los colores que los ayudan a mantenerse a salvo de los depredadores y los diversos peligros que les rodean, tienen un color bronce muy brillante en la espalda, junto con varios tonos de verde.

Su vientre presenta un color gris que por lo general es muy suave, también tienen tonos oscuros de rojo, naranja, marrón, rosa y verde en la cabeza, tienen una corona es de color rojo brillante y la cola es redondeada blanca o de color crema.

El diseño de su cuerpo se adapta muy bien para la supervivencia. Son lo muy pequeños como para poder habitar lugares seguros en as copas de los árboles, también son de grandes trayectorias, debido al hecho de que sus alas les dan la posibilidad de realizar movimientos aerodinámicos.

El Colibrí de Ana

No hay ninguna forma de asegurar cuánto ha existido el colibrí de Anna, o cuando el proceso de evolución los diversificó de otras especies. Su tamaño hace imposible que se encuentre restos de sus huesos, lo que si es cierto es que los colibríes, son unas avecillas muy versátiles.

El colibrí de Ana, así como los de otras especies, defienden su territorio de los invasores y son reacios a compartirlo, a menos que se del caso que su instinto les diga que hay suficiente alimento para su subsistencia y la de los otros.

Una particularidad del colibrí de Ana es que puede llegar a vivir en regiones de clima muy frío. Lo hacen disminuyendo el ritmo de su corazón y su metabolismo a un máximo de 1/15 de lo que lo hacen durante el día. Son capaces de conservar la energía de esta manera y mantener el calor corporal. Este tipo de proceso no es hibernación real, pero si muy similar. Estos colibríes pueden ir a través de este ciclo todas las noches para mantenerse vivos y saludables.

El colibrí de Anna puede ser observado en la costa oeste de la región de América del Norte. Les gustan las regiones costeras debido al agua, un lugar con e privilegio de tener una gran cantidad de plantas que producen néctar. Se pueden ubicar desde Baja California hasta regiones de Canadá.

Sin embargo, en la actualidad, se han tenido reportes de que estos colibríes también han sido vistos en lugares que no eran habituales, como por ejemplo, algunas zonas de Nueva York, Florida y Louisiana. Parece que, en definitiva, los colibríes tienen la capacidad de adaptarse en cualquier lugar que les ofrezca un hábitat seguro y suficiente comida para sobrevivir.

No resulta muy fácil ver el colibrí de Ana, pues se ocultan a lo largo de áreas en donde hay muchos arbustos y árboles. Es posible que se necesite observar con un par de binoculares para captarlos. Parece que lo están logrando muy bien, aun en aquellas áreas donde los esfuerzos humanos han cambiado su hábitat.

La alimentación del colibrí de Ana es similar a la de la mayoría de los colibríes, la cual es a base de néctar. Su lengua está acondicionada para facilitarles a extracción del néctar de las flores, el cual absorben manera rápida y con muy poca energía.

Los expertos concuerdan que el colibrí de Ana es el que se encarga de polinizar ciertas plantas en diferentes lugares, en los que ningún otro ser vivo, podría llegar a hacerlo, por lo que, sin los colibríes, tales plantas no tendrían una oportunidad de sobrevivir.

Otro elemento que forma parte de su alimentación son cierta variedad de pequeños insectos que se encuentran en su entorno, como es natural, hay momentos en que los insectos son abundantes y otros no, el tipo de insectos que consumen, serán según el lugar donde se encuentre el colibrí.

Para la reproducción los colibríes de Anna emigran a British Columbia y Arizona durante los meses fríos de invierno, también donde se llevará a cabo el cortejo y luego apareamiento de estas avecillas.

Por lo general, lo hacen metidos en las montañas o en los arbustos, por lo que no resulta fácil poder captar ese momento y determinar como se lleva a cabo realmente este proceso. Los machos son los que comienzan el apareamiento, son muy detallistas en sus esfuerzos para crear un noviazgo favorable.

Los machos por lo general, realizan inmersiones, cantos de un sonido elevado y muestran todos los colores de sus cuerpos a las hembras. Mientras se aparean, los machos también tienen la habilidad de cantar una canción, lo que no hacen en cualquier otra época del año y las hembras nunca cantan. (Ver artículo de Aves Rapaces)

Inmediatamente de concluir el apareamiento con éxito, cada ave  se va por separado. Los machos van en busca de más hembras con las que puedan aparearse antes de que termine la temporada, mientras que las hembras se pondrán a trabajar para encontrar materiales y crear un nido para sus huevos, necesita un lugar seguro y donde se pueda dejarlos para conseguir comida y luego volver.

La hembra pone dos huevos muy pequeños en el nido y después de un par de semanas, es cuando llegan los pichones todos frágiles y vulnerables, dependientes totalmente de la madre para tener calor y alimento.

Crecen muy rápido y en pocas semanas ya pueden volar solo y empezar a encontrar su propia comida.

Colibrí cabeza violeta

Muchos están interesados en conocer a fondo el colibrí cabeza violeta, debido a su particular aspecto y porque es uno de los tipos de colibríes, que le gusta vivir en zonas abiertas en las áreas abiertas más que otros, lo que tiene como consecuencia, que es una de las especies de colibríes que puede ser más observado y se pueden admirar sus colores.

Como su nombre lo indica el colibrí cabeza violeta, muestra un color violeta en la parte superior de la cabeza. El color puede cambiar dependiendo de la zona y también puede influir la edad del colibrí. Su tamaño alcanza unas 8 pulgadas de largo cuando están completamente maduros y detrás de cada uno de sus ojos posee áreas de blanco.

La parte de atrás del Colibrí cabeza violeta varía de color, el cual es de un tono de azul o verde, su vientre es de color negro grisáceo y  su cola de escaso tamaño entre gris y negro.

El colibrí cabeza violeta es de escasos hábitats, pues no son muchos los lugares en los cuales pueden sobrevivir. Sien embargo pueden habitar en las zonas tropicales y subtropicales de Bolivia, Ecuador, Costa Rica, Colombia y Brasil, especialmente en las zonas húmedas del bosque. Los registros informan que se han adaptado muy bien, ya que se ha notado su  desarrollo aun en las zonas en las que la intervención del hombre ha cambiado el hábitat natural de este colibrí.

Como la mayoría de otras especies de colibrí, se comporta muy agresivo cuando otros colibríes invaden su territorio, con mayor furia, si el alimento no es tan abundante. Las hembras suelen ser sobre protectoras cuando tienen huevos o pichones en los nidos que tienen que poder proteger y ofrecer comida suficiente.

Como con las otras especies, sucede que los colibríes cabeza violeta, no suelen relacionarse con otras especies de colibríes, solamente para su reproducción o cuando comparte los alimentos, cosa que solo ocurrirá, cuando haya alimento abundante para todos. Hay algunos lugares especiales, en los que estos colibríes se buscan alimentos al mismo tiempo, sin embargo, inmediatamente que los colibríes sientan por instinto que la comida se esta acabando, comenzaran a ser agresivos y a pelear el territorio.

Como parte de su alimentación, el principal elemento es el néctar, lo que el colibrí cabeza violeta, principalmente, consume en su dieta. También se alimentan de pequeños insectos, de los que obtienen la proteína para su organismo. En muchas partes, se considera al colibrì como el principal agente para la polinización de muchos tipos de vida vegetal. Sin su presencia las plantas no podrían crecer.

El apareamiento del colibrí de cabeza violeta se lleva a cabo en el mes de diciembre y durara hasta el final de febrero del año siguiente. Los sonidos que emiten los machos se tornan más fuertes y más frecuentes, luego prestaran atención a ver si alguna hembra responde a su llamado, para realizar el cortejo habitual, mostrando sus hermosos colores y así llevar a cabo el proceso de reproducción. Una vez que un macho percibe que una hembra lo mira, comenzara los rituales de vuelo-buceo que son comunes a todas las especies de colibríes.

Una vez que se ha producido el apareamiento, el macho desaparecerá de la escena. La hembra centrará su tiempo y atención en encontrar un buen lugar para crear su nido, quiere un lugar que esté a salvo de depredadores y que sea también lo suficientemente cerca como para que pueda buscar comida y regresar con frecuencia para comprobar el nido.

Pondrá dos huevos en el nido, los que eclosionaran en por lo menos 2 semanas. Los polluelos nacen vulnerables y completamente dependientes de la madre hasta por lo menos dos semanas y las plumas les terminaran de salir en una semana después de haber nacido. Al tener sus plumas, aprenden a volar y abandonan el nido cuando ya sienten que se pueden mantener por si mismos.

Colibrí de garganta rubí

Esta especie, el colibrí de garganta rubí es una de las especies de colibríes que es más vista y conocidas por todos los observadores de aves de esta especie y esto es debido a que estas avecillas no son tan temerosas como las otras, aceptando en cierta forma, que las personas se les acerquen y puedan observarlos muy cerca.

El colibrí de garganta rubí mide unas 3 ½ pulgadas de largo y su peso es de por lo menos 3 gramos. Tienen unos colores muy bonitos que son los que le sirven para camuflarse con su entorno y protegerse, por lo tanto, estos colores pueden cambiar dependiendo de donde se encuentre el colibrí garganta roja viva.

La parte de atrás de estos colibríes es, por lo general, de color verde esmeralda muy oscuro. El vientre es entre gris y blanco. La parte de la garganta la tienen de color rosa o rojo, por lo que se le nombra garganta de rubí. El pico es muy largo y fino y su cola es dividida.

El hábitat principal para estas aves, se localiza en la parte oriental de América del Norte, donde se pueden observar principalmente esta especie de colibrí. Se observan en Canadá, México y las zonas de los EE.UU. Cuando migran muchos de ellos, por lo general, se quedan un tiempo en México. No es cierto lo que dicen de que el colibrí garganta rubí se pasea en el lomo de otras aves.

Se piensa, que el colibrí garganta roja, tiene una inteligencia natural, además de una gran curiosidad, pareciera que les gusta investigar nuevas zonas  y logran adaptarse perfectamente a los cambios que ocurren en su entorno, de hecho, se adaptan perfectamente, aùn en los lugares en los que el hombre invade su hábitat. Muchos de ellos se encuentran alrededor de los comederos de colibríes que los seres humanos han puesto en sus patios.

Los machos son muy celosos de su territorio y no disfrutan de que otros estén a su alrededor, conservan un territorio mayor de hábitat y alimento, del que utilizan otras especies de colibríes. Ellos son atraídos por el color rojo y en algunos caso, pueden hasta lanzarse hacia cualquier prenda de vestir roja, creyendo que es su alimento.

La alimentación de estos colibríes es igual a la de las otras especies, a base de néctar de las plantas. Les llama mucho la atención las plantas rojas más que de otros colores. En la época del año, en la que el alimento es abundante, ni siquiera probaran las flores de otro color que no sea rojo, también se alimentan de pequeños insectos, que les aportan gran cantidad de proteínas para estar bien alimentados.

La reproducción del colibrí de garganta rubí es mucho menos complicado que para las otras especies de colibríes. Los machos rara vez se ven haciendo todo lo que los colibríes acostumbran mientras cortejan la hembra, a menos que se presente una gran cantidad de machos, para competir por la misma hembra para aparearse. Las hembras son muy exigentes con quién van a aparearse y una hembra puede observar a varios machos antes de decidirse por uno.

Como es bien sabido, la hembra, después del apareamiento, tendrá la misión de construir su nido para cuando llegue el momento de poner los huevos, que serán dos por lo general, cuyo tamaño no será mayor al tamaño de los guisantes. Ella no va a poner más de 2 huevos en su nido, los cuales saldrán unos 12 días después de haber sido depositados. En una semana desarrollan plumas, fuerza, y en un par de semanas dejan el nido volando. (Ver artículo de Águilas)

Colibrí ermitaño golirrayado

Hay varios tipos de colibrí ermitaño, pero uno de los tipos más conocidos de colibríes ermitaños es el golirrayado. Según los registros, hay buena cantidad de aves de esta especie y no presentan ningún riesgo o peligro de extinción. Son aves muy apreciadas en las zonas que habitan y las personas suelen disfrutar el observarlas.

Es un colibrí bastante pequeño, cuyo peso no es mayor de 3 gramos y mide casi 10 centímetros de largo. Su cuerpo es ancho, muy esponjosos, por lo que parece que son más grandes de lo que realmente son. Estos son unos muy coloridos colibríes y como su nombre sugiere que tienen una apariencia como de rayas en la parte de la garganta.

Por lo general son de color gris y negro, en lo que las rayas consisten. Algunos presentan visos de color blanco en sus cuerpos también, la parte de abajo del pico es de un color amarillento brillante. Algunos de estos colibríes son de color verde o rojo, según sea la subespecie y la localización. Sus colores les ayuda a pasar desapercibidos en su entorno, lo que les ayuda a protegerse y mantenerse a salvo. Los pichones, por lo general, nacen totalmente grises, pero luego empiezan a salir más colores, a medida que pasa el tiempo.

El colibrí ermitaño golirrayado son propios de la América Central, así como la parte norte de América del Sur. Se observan principalmente en México, Guatemala, Costa Rica, Ecuador y Belice. Tienen la tendencia de vivir en zonas que les ofrecen bosques de hábitat, se adaptan muy bien entre árboles, arbustos y jardines, han sido vistos en ambas zonas; húmedas y secas.

La alimentación del colibrí ermitaño golirrayado posado, es principalmente el néctar de las flores, la cual es la fuente más frecuente de comida para el colibrí ermitaño golirrayado. Pueden perforar flores que de no poder hacerlo, no podrían obtener su néctar no. Son muy inteligentes y tienen un sistema de alimentación que les sirve para mantenerse vivos y sanos

Así como otras especies de colibríes, estos también tienen una alimentación regular de pequeños insectos que se encuentran en su entorno. Esto no sólo resultan nutritivos, sino que también les ayuda a conseguir la cantidad de proteína necesaria para su organismo.

La reproducción del colibrí ermitaño golirrayado, comienza con el cortejo, para lo cual el macho, llama a la hembra con una especie de canto, sus colores y el vuelo que realizan a gran velocidad, lo que impresiona gratamente a la hembra. Este proceso sólo tarda un minuto, más o menos y luego cada uno toma su camino, el macho en busca de otras hembras y la hembra apareada empieza la construcción del nido para poner sus huevos y tener a sus pichones.

La reproducción por lo general se realiza durante el mes de marzo, pero puede, que por causa del clima, en ciertas regiones, sea en otro mes.

Los huevos eclosionan en unas 2 semanas después de haber sido colocados en el nido, los pichones son muy pequeñitos y se les tiene que colocar los alimentos en la boca para que puedan sobrevivir. En unas 3 semanas les salen plumas y cuando son capaces de volar, dejan el nido y a partir de ese momento deben valerse por sí mismos.

Colibrí golondrina

Esta especie es una de las más hermosas de todos los  colibríes conocidos. Al colibrí golondrina también se le conoce como colibrí tijereta. Cuenta con una variedad de hermosos colores que se unen para hacer una combinación que le da un aspecto espectacular. Hay 5 subespecies de este singular colibrí y dado a los distintos colores, puede llegar a ser confundido, por lo general, con otros tipos de colibríes, pero todos tienen el mismo diseño de cola, una manera de asegurarse de que sabe lo que está observando.

Esta especie de colibrí es más alargada y fina, con una cola dividida, por lo que le dicen tijereta. La coloración del colibrí tijereta es muy bonita. Presenta colores azul, verde, morado, negro y gris, pueden combinarse varias mezclas de todos estos colores que ayudan a completar su apariencia. Algunos de estos colores son de color oscuro y otros son más claros para ayudarles a esta ave a camuflarse en su hábitat natural.

Este colibrí es de unos 6 pulgadas y media de largo, no obstante, pueden encontrarse aves de estas que tienen dimensiones más pequeños sobre la base de las subespecies y la zona donde se encuentran. Su peso es de 9 gramos por lo que se consideran una de las especies más grandes de colibríes en el mundo.

Su cabeza es redonda y su característico pico largo y delgado. Muchas personas piensan que se ven parecidos a un loro, debido a su coloración, pero las características faciales hacen que las dos aves no sean confundidas.

El colibrí golondrina puede ser observado en diferentes zonas de América del Sur, algunas de las zonas comunes donde se encuentran son Brasil, Bolivia, y Río de Janeiro. Se les encuentra viviendo en bosques y en las sabanas. La cuenca del Amazonas es un lugar preferido para ellos, por la cantidad de alimentos que son ideales para la subsistencia de los colibríes en general.

Estos colibríes tienden a adaptar sus hábitats a zonas secas. A pesar de que el colibrí tijereta migra del mismo modo que otras especies, no realizan viajes que tienen las distancias de los demás, sino que realizan un movimiento corto, muy interesante. Lo hacen muy bien en la naturaleza, pero es una especie de colibrí que casi siempre muere en un corto período de tiempo si se le coloca en cautiverio.

El colibrí golondrina emite chillidos fuertes. Tales sonidos,  significan distinto basados en la velocidad de la entrega, por ejemplo, cuando están excitados o con miedo los chirridos son más rápidos. Son muy agresivos cuando se trata de proteger su hábitat y sus recursos de alimentación, tienden a interactuar sólo para aparearse y migrar.

En cuanto a su alimentación hay abundancia de recursos en la generalidad de las zonas donde habita el colibrí de cola dividida. Se basa principalmente, en el néctar de las plantas y de pequeños insectos que pasan a su lado. El néctar les ofrece el azúcar que necesitan, y obtienen la proteína que necesitan de los insectos.

Algunas investigaciones señalan que el colibrí tijereta no tiene una temporada especial para su reproducción, ya que se puede aparear en cualquier época del año. Los machos llevan a cabo el cortejo, realizando diferentes vuelos con el fin de llamar la atención y la aprobación de una hembra para reproducirse.

Las hembras construirán el nido que coloca a 50 pies de la tierra con el fin de hacer su mejor esfuerzo para ofrecerles a los huevos un lugar seguro. Pondrá de uno a dos huevos, de donde nacerán los dos pichones en unos 15 días. Los recién nacidos no tienen plumas, hasta que hayan pasado 5 días, después de 3 semanas serán lo suficientemente fuertes para volar y sobrevivir por su cuenta.

Dos pichones de colibrí golondrina

Colibrí diamante de capucha azul

El colibrí diamante de capucha azul es uno de los colibríes al que se le adjudican numerosas historias en diferentes culturas, pareciera que las primeras ilustraciones que se hicieron de los colibríes, corresponden a esta especie en particular. Se les veía como fuente de energía y buena suerte, en otras culturas, eran dioses que proveían de lluvia y fuego para que los humanos fueran capaces de sobrevivir.

Este colibrí mide de 3 a 4 pulgadas de largo cuando ya se ha desarrollado por completo, su pico es largo, delgado y suavemente curvado. Posee un color negro en las alas, con una cola de color oscuro, cuyas tonalidades pueden variar entre el color verde, gris o negro. Tienen los mismos colores en su espalda, los tonos y los colores varían según la ubicación en la que estos colibríes residen.

La combinación de tonos resulta muy agradable, verde, azul y turquesa en la parte superior de la cabeza y el área del pecho, el vientre es de color gris claro o color crema. Tienen ojos grandes de color oscuro.

Colibrí diamante de capucha azul

Esto colibríes tienen su hábitat en América Central, Oriental y del Sur, tienen una gran expansión y parecen prosperar en variedad de hábitats diferentes. Algunas de las regiones en las que este tipo de colibrí puede ser observado son Bolivia, Paraguay, Brasil y Argentina. La cuenca del Amazonas es la parte que más les gusta a ellos debido al hecho de que son capaces de encontrar abundancia de plantas y por tanto alimentos.

Este tipo de colibrí suele vivir en zonas de hábitat que son semi-abiertas, con algunos árboles, no que sean zonas forestales muy densas. Muchos de los colibríes diamante de capucha azul se adaptan bien en zonas urbanas, en las que los seres humanos están en los alrededores.

La alimentación, se basa como en la de las otras especies en el consumo del néctar de las plantas que se encuentran en el entorno de su hábitat. Son importantes elementos en lo que se refiere al proceso de polinización pues, sin su esfuerzo muchos tipos de plantas serían incapaces de sobrevivir. Estos colibríes usan sus largas lenguas para lamer el néctar.

La otra parte de la dieta para este colibrí color esmeralda, son los insectos que hay a su alrededor. Por lo general los come mientras están en vuelo y son lo que les aporta a los colibríes la proteína que necesitan.

Para la reproducción los machos son los que dan inicio al apareamiento, pero en realidad es la hembra la que decide con quién va a estar. Los machos expondrán sus colores, volaran a gran velocidad y emitirán sonidos en un esfuerzo para atraer la atención de la hembra. Los colibríes machos no suelen interactuar con los de su especie, es una excepción que hacen, solo para el momento del apareamiento.

Los colibríes pueden llegar a ser muy agresivos entre machos y se pueden perseguir unos a otros fuera de las zonas donde haya una hembra que sea la más atractiva. Una vez que se da el apareamiento, el macho y la hembra ya no quieren estar cerca el uno del otro, por lo que el macho, volará a buscar a otras hembras y ella comenzará a preparar los materiales para crear un nido.

El nido deberá estar listo dentro de unos pocos días para que pueda poner dos huevos en el mismo. En un lapso de 10 a 12 días, los pichones nacerán, a menos que el clima sea muy cálido que entonces sea antes. Cuando los pichones nacen tienen que estar bajo el cuidado de la madre durante cuatro semanas, hasta que son capaces de volar y valerse por si mismos. (Ver artículo de Halcòn)

¿Los colibríes están en peligro de extinción?

De las 322 especies de las que se sabe su existencia, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza ha señalado a nueve en peligro grave, once en peligro y nueve más como vulnerables. Lo que significa, el peligro de desaparición se acerca a 29 especies de esta pequeña ave. Si esto sucediera, se sumarían a dos colibríes extintos: el esmeralda de Brace (Chlorostilbon bracei) y el esmeralda de Gould (Chlorostilbon elegans).

Los colibríes, ave endémica propia de América, está expuesta a la depredación, particularmente, por la tala indiscriminada de árboles, lo que conlleva a la desintegración, degeneración y eliminación de hábitats naturales. Además, las vistosas plumas de los colibríes de singular belleza son muy apreciadas para la confección de adornos. Así se aumenta el número de ejemplares víctimas de la caza.

En conversación con Notimex, el especialista y académico universitario ecuatoriano Mario García dijo que, en lo que se refiere a Ecuador, uno de los países del continente, que tiene la mayor cantidad de especies, la “situación ambiental es cada vez más crítica”.

Recordó que esa situación ya fue avisada por el fallecido ornitólogo ecuatoriano Fernando Ortiz Crespo en su libro Los colibríes, en donde se relata la historia natural de un ave casi sobrenatural, cuya segunda edición se lanzó, recientemente en Quito.

En el texto del libro Los Colibríes, se enseña que en siglos pasados estas los colibríes tuvieron que enfrentarse a la depredación por la práctica de caza, para emplear sus plumas como adornos, a lo que se suman, actualmente, otros riesgos no menos perjudiciales.

Entre los nuevos peligros, está la tala de árboles de los bosques tropicales, la contaminación ambiental por los productos químicos que se usan en los campos y los cambios ecológicos traídos a América con la instauración de plantas y animales de otros continentes.

Ortiz Crespo afirmó, que de las 320 variedades de colibríes que se encuentran en América, por lo menos 80 están recluidas en un país pequeño o una región pequeña. La mayoría de colibríes es natural de las Américas, específicamente, de las regione tropicales y subtropicales: la mitad de las especies, está en Brasil y Ecuador, donde se están tomando algunas medidas, para disminuir las causas comunes de la muerte de las aves.

La mayor cantidad de especies se observan en los parajes andinos más lluviosos de Venezuela, Colombia, Ecuador y Perú. Colombia y Ecuador tienen el “récord mundial” con 120 especies.

(Visited 180 times, 5 visits today)
Categorías Aves

Deja un comentario