Chubascos: ¿qué es?, relación, diferencias y más

Los chubascos, son un tipo de precipitación que es popularmente llamada como aguacero o también chaparrón. Tiene como característica distintiva su gran nivel de intensidad, así como la rapidez con la que puede aparecer y desaparecer sin previo aviso.

¿Quieres conocer la relación entre el pájaro jilguero y la pandemia de corona virus que estamos viviendo actualmente? HAZ CLIC AQUÍ PARA VER EL ARTICULO

chubascos

¿Qué es?           

El término chubasco es una palabra oficial perteneciente al idioma castellano, aunque su etimología tiene origen en el idioma portugués. La raíz del nombre chubasco es “chuva”, cuyo significado se utiliza para hacer referencia a la lluvia en el idioma español. Dentro de otros conceptos se registra el término de chubasco como un tipo de lluvia contentiva de unas características particulares.

Los chubascos son aquellas precipitaciones fuertes e intensas, las cuales a su vez tienen una corta duración. Al igual que otros tipos de precipitaciones, el agua de los chubascos cae desde las nubes cargadas luego del proceso de condensación. La distribución de los chubascos cumple el mismo proceso de las lluvias tradicionales, las cuales se expresan en milímetros por hora (mm/h).

Sin embargo se debe tomar en cuenta que los chubascos lógicamente no son débiles, es decir que no tienen menos de 2 milímetros por hora. Estos son considerados como chaparrones o aguaceros que están acompañados por gran cantidad de vientos en lo que se asemejan mucho al inicio de las tormentas. (Ver articulo: Llovizna)

Dentro de sus caracterices se encuentra que los chubascos tiene su origen de creación dentro de un gran nubarrón obscuro, el cual está cargado de gran humedad, elementos que suelen estar de manifiesto en el horizonte de manera repentina.

Dicho nubarrón oscuro y cargado se desliza por un territorio determinado, al cual se dirige impulsado por un fuerte viento pero que no siempre finaliza con el desprendimiento de agua, aspecto por el cual algunas veces a este fenómeno se le llama chubascos de agua y en otras ocasiones puede ser simplemente chubascos de viento.

Existen también conceptos más completos que explican lo que son los chubascos, encontrándose que dentro de la terminología meteorológica se hace más énfasis en que el significado de los chubascos está vinculado a la presencia de fuertes vientos que acompañan a las precipitaciones, siendo similares a las lluvias pero con una consistencia más intensa y de breve presencia.

De igual manera se llaman al tipo de manifestación donde se presentan algunas especies de vientos de carácter impetuoso y que se hacen sentir de vez en cuando en ciertas regiones del país, también. También se le llama chubascos a los vientos con condiciones propias que persisten durante la estación lluviosa.

Los atributos con los que cuentan estos vientos son: presencia de vientos intensos con dimensiones contentivas entre los 10 y 25 metros por segundo, y casi siempre acompañados por lluvias. Existen varios expertos en meteorología que han clasificado a los chubascos como una especie de ciclones en miniatura.

Algunos chubascos han sido tan intensos que han provocado la muerte de personas ya sea de manera directa o indirecta. Otro de los orígenes que se le atribuye a la existencia de los chubascos, es que los mismos surgen como uno de los resultados de la inestabilidad a la que la atmósfera está sometida permanentemente.

chubascos

Hay especialistas que simplemente señalan a los chubascos como una forma típica de manifestación lluviosa de orden convencional. Los chubascos pueden producirse cuando los días son muy soleados y cálidos, o tal vez solo con la formación de nubes en desarrollo vertical, proceso al que se le conoce con el término técnico de cumulonimbus.

Las precipitaciones que dan vida a los chubascos suelen presentarse durante la tarde y/o a comienzos de la noche. También puede formarse dentro del mar con solo el paso de un fuerte frío o vientos intensos. Según el grado de inestabilidad que exista dentro de la atmósfera, los chubascos pueden precipitarse a tierra acompañados de tormentas e incluso de nieve o granizo.

Muchas veces las precipitaciones derivadas de los chubascos pueden contener partículas de barro, las que son obtenidas mediante el proceso de evaporación de las aguas, por lo que en ellas también pueden estar incrustada presencia de vidrios u otros objetos.

Características

Los chubascos se caracterizan principalmente por los elementos como su brevedad, la intensidad de su precipitación, la presencia de fuertes vientos, sus períodos intermitentes así como la escasez con la que cuenta a la hora de abarcar una extensión de territorio. (Ver artículo: Lluvia de peces)

Los chubascos son una especie de fenómeno que se origina dentro de una nube cuyo desarrollo se produce en forma vertical, proceso al que técnicamente se le denomina como cumulonimbo. Para la formación de este tipo de nubes, el primer paso es el ascenso de aire caliente y húmedo que se da desde la superficie hacia el cielo, como respuesta de la concentración de calor que emite la superficie terrestre de algún área determinada.

Un feedback o retroacción es el efecto que se obtiene luego del ascenso del aire que conlleva a su vez la aceleración inmediata del proceso inicial de convección. La descripción de este proceso comprende el ascenso de calor que es llevado por la formación de una masa nubosa. Dicha retroacción o retroalimentación como también se le puede denominar, se hace presente mediante el proceso de descenso del aire que al bajar se torna muy frío y seco.

Desde la punta del cumulonimbo hacia abajo y también alrededor del mismo, es ese aire frío, de características pesado y seco, el que actúa como un acelerador partícipe del proceso de alimentación del cumulonimbo mismo, cuando éste se adentra como una especie de cuña en la región baja, conteniendo así el aire caliente que irradia la superficie.

Este fenómeno es utilizado para acelerar el sistema de convección, lo que quiere decir que es el proceso mediante el cual se conduce el calor dándole un sentido vertical dentro de la atmósfera. Existen varias regiones de la costa caribeña que durante sus regulares temporadas de lluvia, la presencia de los chubascos son de carácter fuertes y frecuentes, pero de igual manera con una corta duración.

Incluso, dentro de las regiones llaneras se han compuesto textos tanto de la literatura como de las artes que le han dedicado sus escritos a describir cómo son los chubascos, prevaleciendo la referencia más notoria sobre su concepto que es la brevedad de sus lluvias.

Existe una cierta relación entre la intensidad de los chubascos con la menor o mayor duración del mismo, aunque no es científicamente un dato exacto.  Sin embargo, de alguna manera, esta correspondencia se presenta basada en los principios de que todos los fenómenos se originan en las depresiones o derivados de los ciclones atmosféricos, los cuales tienen la misma base independientemente de su tamaño y duración.

Tomando en cuenta esta premisa, se puede decir entonces, que un pequeño ciclón cuya extensión o radio de acción sea con giros reducidos, puede dar origen a la formación de un tornado de gran fuerza y violencia que sea devastador aunque su duración sea breve.

En cambio, un cumulonimbo que conlleve cierta extensión territorial y que tenga mayor duración, puede que ocasione consecuencias menos destructivas pero en una extensión de territorio más amplia. Elementos como la lluvia, el viento y los chubascos, las tormentas eléctricas y otros meteoros, comprenden las diversas formas en las que la energía contenida dentro de la masa nubosa se va gastando.

Con respecto a la presencia de los vientos, estos son de breve duración y de fuerte intensidad en los chubascos. El impulso que origina el ascenso convectivo de la nube donde se producen los chubascos son los mismos que propician el descenso de aire frío que se ubica dentro en la cima de la nube, produciendo que se den las precipitaciones en forma de aguaceros o chubascos.

A este fenómeno también se debe la gran velocidad que llegan a tener los vientos por los que vienen acompañados los chubascos. La metodología se detalla a continuación pues, cuando las nubes de convección se obtienen luego del ascenso de la masa nubosa que origina el enfriamiento y como respuesta de ello se producen entonces las precipitaciones, las cuales se derivan del descenso previo del aire frío que surge de la parte superior de dicha nube.

Es este descenso de aire frío el que se deja sentir como especie de torbellinos contentivos de aires muy fríos y secos, los cuales se presentan antes de que se aparezcan los chubascos.

Estos chubascos surgen como una consecuencia de lo breve que resulta el fenómeno climático pero a su vez viene a realizar la repartición altamente homogénea de las precipitaciones o lluvias que ocurren en las llanuras amplias ubicadas dentro de la zona intertropical, como por ejemplo la región de la Amazonia en el Brasil y demás países de Suramérica.

Hay varios meteorólogos que se mantienen profundamente intrigados con las múltiples formas de dispersión de los chubascos en lo referente a cubrir las grandes distancias que se proponen las nubes, en extensiones que van desde el océano Atlántico hasta países como Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia, lo que se iguala a una dimensión territorial aproximada de unos 5 mil kilómetros y hasta más.

chubascos

Chubascos de nieve     

Se le llama chubascos de nieve a aquellas precipitaciones de carácter congelada, que se forman en las nubes cargadas que caen a la superficie terrestre transformadas en nieve, que se caracteriza por el mismo principio de los chubascos tradicionales, un inicio y término abrupto. (Ver artículo: ¿Cómo se produce un tsunami?)

Los chubascos de nieve son precisamente un tipo de precipitación a manera de una caída de nieve, la cual tiene como característica principal que puede comenzar de una manera repentina, finalizando de la misma manera. Una variante de este estilo puede ser la presencia de una violencia, rapidez e intensidad al momento de producirse.

Estos chubascos de nieve se producen cuando se cambian de manera rápida las nubes tipo cumulonimbus en el cielo, teniendo para ello de contexto el espacio de cielo azul. Otro de los signos que expresan la formación de estos chubascos de nieve es cuando se intercambian las nubes muy oscuras con otras nubes más claras.

Los chubascos tradicionales tipo lluvia solo se diferencian de los chubascos de nieve en la temperatura con la cual son originados, lo que determinará la producción o no del hielo mediante el proceso de precipitación. Ambos son tomados conceptualmente como fenómenos meteorológicos de características muy similares.

El primer punto de convergencia es la duración, la cual es por tiempos cortos, en algunos casos se producen en cuestiones de segundos y minutos. Otro de los puntos de coincidencia radica en el nivel de intensidad, teniendo que ambos son muy intensos, por lo que pueden llegar a causar grandes daños al dejar que sus efectos se concentren en zonas bastante reducidas.

Sin embargo difieren en lo referente con su radio de acción, ya que en el caso de los chubascos de nieve es más pequeño que el de los chubascos normales. En el caso de las precipitaciones de los chubascos de nieve, los meteorólogos describen cotas de nieve al momento de hacer referencia a la altura donde la precipitación empieza a caer ya formada en nieve, esto independientemente de que se materialice o no.

¿Por qué se producen los Chubascos?

Los chubascos se producen como una consecuencia de la inestabilidad que puede existir dentro de la atmósfera. Son un tipo de lluvia de convección, llamada así a las precipitaciones que se dan por lo general en zonas llanas o en pequeñas extensiones de terreno  originadas por nubes contentivas de un aire húmedo y cálido que asciende desde la superficie y luego vuelve a la tierra en forma e lluvias intensas.

Los chubascos se producen en días calurosos y con un sol intenso, que contribuye a su vez con la formación de nubes de desarrollo vertical contentivas de mucha humedad que recogen del ambiente, una masa inestable de aire caliente y una potencia fuente de energía.  Las precipitaciones que dan origen a los chubascos se reproducen durante la tarde e inicios de la noche, cuando ya las nubes están bastante cargadas.

También se deriva de la combinación de fuertes vientos con las olas del mar. Los chubascos se reproducen algunas veces acompañados de tormentas e incluso granizo, esto dependiendo del nivel de inestabilidad que se esté presentando dentro de la atmósfera. A partir del cumulonimbo se producen entonces estos chubascos que se precipitan a tierra pero dentro de extensiones relativamente pequeñas.

La gran altura de las nubes cargadas del aire caliente pueden dar origen a un tipo de lluvia de gran intensidad esparcida en un radio de acción reducido y en corto tiempo de duración conocido como chubascos. La intensidad de las precipitaciones se traduce en la fuerza con la que cae la lluvia, variando desde una simple llovizna hasta un torrencial aguacero.

Los chubascos son una especie de lluvia breve pero con gran intensidad y cuya duración puede llegar a modificar los efectos de la misma en una forma sustancial. Pueden originarse con diferentes intensidades, pero manteniendo estrecha relación contrapuesta entre intensidad y duración. (Ver artículo: Huracán María)

Es así como tenemos entonces los chubascos moderados que son aquellos cuya precipitación está entre los 2 y los 15 milímetros; los chubascos fuertes donde se presentan precipitaciones entre los 15 y 30 milímetros; los Chubascos muy fuertes, donde se ponen de manifiesto lluvias entre 30 y 60 milímetros; y los tipo torrenciales, cuyas precipitaciones superan los 60 milímetros.

La intensidad de las lluvias puede variar ampliamente dentro de un mismo chubasco, teniendo entonces así desde una llovizna hasta un chaparrón muy fuerte ubicándose en la parte central. Se hace habitual que, dentro de un punto de descargue de una nube nubosa contentiva de una gran cantidad de lluvia colocándose a unos 100 metros de distancia, esta no produzca ni una sola gota.

La dirección de los vientos pueden soplar hacia cualquier ruta dentro de un área donde los chubascos contengan su mayor desarrollo y sin embargo no se darán las precipitaciones.  En los casos donde se presentan tormentas supercelulares, se forma una especie de anillo exterior y de frente a ella.

Este fenómeno va cargado de unas lluvias muy intensas pero de una duración breve que corresponde a los chubascos, seguida por la presencia de una lluvia en menor grado de intensidad, que se va tornando en un color más claro.

Con respecto al origen de la tormenta, el chubasco se produce entonces como parte del anillo exterior, que es el sitio donde se concentra el aire frío que baja del propio frente nuboso, acompañado por un aire cálido que se va incorporando en el trayecto.

Relación entre chubascos y tormentas

Entre los fenómenos naturales que se ven estrechamente relacionados con los chubascos se encuentran todos aquellos que tengan como origen las llamadas nubes torres, es decir que tengan como punto de partida el proceso de condensación del agua formada en masas nubosas. Uno de estos fenómenos naturales son las tormentas tropicales.

Las bandas de lluvia en un huracán o tormenta tropical y otros están ligados a los chubascos porque tienen su origen en ellos. Las lluvias intensas, según la velocidad que tengan sus vientos se van convirtiendo en tormentas y luego al pasarlas por un proceso y categorizar su intensidad se convierten en huracán y posteriormente en ciclón.

En algunas regiones que presentan dentro de sus características un tipo de clima desértico, o son de un relieve montañoso, los chubascos pueden producir coladas de barro, derrumbes, deslaves e inundaciones, una de las características que es muy propia de las tormentas tropicales.

Conceptualmente, una tormenta es un fenómeno cuyas características vienen marcadas en su origen de formación que parte de la coexistencia de dos o más masas de aire que contienen diferentes temperaturas y se mantienen una cercana a la otra o las otras, un proceso similar al de la formación de los chubascos, apareciendo este como el primer paso de transformación hacia una tormenta.

Pero lamentablemente estos problemas no se limitan solo a las regiones montañosas o de clima árido, sino que pudiesen manifestarse dentro de cualquier área que tenga carácter de  zona intertropical. Las sorprendentes precipitaciones pueden producirse en cuestión de minutos, manifestándose en forma de chubascos o aguaceros, ocasionando graves dificultades a infraestructura.

El contraste que se produce entre las nubes con diferentes masas de temperaturas, contentivas al aire caliente y frío, vinculados a algunos efectos físicos asociados al fenómeno natural, terminan por manifestarse mediante elementos como las lluvias, los vientos, relámpagos, granizos, entre otros fenómenos meteorológicos que también forman parte de las estructuras de las tormentas.

Con referencia a los chubascos, estos se van haciendo cada vez más frecuentes y comunes, circunstancias que están ligadas  al hecho de que se han convertido en un tipo de fenómeno natural que surge como resultado de regiones que presentan entre sus condiciones climas cálidos o muy inestables.

Es por ello que su presencia se hace visible al presentarse en el panorama vientos muy enérgicos y poderosos, seguidos de nubes muy negras, e incluso con manifestaciones de precipitaciones en forma de granizo.

Actualmente, cuando se presentan todos estos elementos, hacen que los chubascos sean factores fáciles de identificar y determinar en regiones donde antes no se daban, entre ellas figuran las regiones cuyo clima es templado. Esto además es un síntoma que expresa cómo va en aumento el nivel de inestabilidad de los tipos de climas en todo el mundo.

En resumen tenemos entonces que las tormentas generalmente se definen como los fenómenos atmosféricos de carácter violento que se presentan en la superficie de la tierra acompañados de lluvias intensas, granizo, vientos fuertes, nieve y hasta con cargas de electricidad, que pueden transportar partículas, como el caso de las tormentas de arenas, relacionadas en este aspecto con las características propias de los chubascos.

Las tormentas también se producen en nubes de desarrollo vertical, durante el proceso de Cumulonimbus, y su ciclo de actividad presenta una fase inicial de formación, intermedia de madurez y final de decaimiento que tiene una duración de una o dos horas, estrechamente similar a la de los chubascos.

Diferencia entre chubascos y lluvia

Debido a sus condiciones de origen, muchas personas pueden llegar a pensar que los chubascos y la lluvia son lo mismo, pero no. Existe una diferencia que es una característica muy propia de cada uno de estos fenómenos naturales.

Cuando se emplea el término de “lluvia”, se está haciendo referencia al tipo de precipitación líquida que cae de forma continua en el tiempo, esto quiere decir que puede tener una duración de más de media hora o incluso puede llegar a producirse durante un día completo.

Las gotas de la lluvia poseen un diámetro específico, teniendo un tamaño tan grande que la diferencia con ello de una simple llovizna. Su nivel de intensidad por lo general es de un término promedio, aunque también pueden variar de fuerte a débil.

En cuanto a los chubascos, su nombre se emplea para referenciar al tipo de precipitación líquida pero que cae a la superficie de una forma discontinua en el tiempo, esto quiere decir que se precipita, luego se detiene de manera repentina y pasado un lapso aproximado de unos 10 a 15 minutos, vuelve a caer para volver a detenerse.

El tipo de precipitación presentada en los chubascos tiende a ser irregular, variando el nivel de su intensidad que va desde rápida a débil y por momentos puede ser fuerte, así sucesivamente. Generalmente los chubascos son descritos con las mismas características de la lluvia, pero estos no son un tipo de lluvia cualquiera.

La intención que se tuvo al crear el término de chubascos fue precisamente para separarlo del concepto de lluvia en cuanto al nivel de intensidad de cada uno, estableciendo tres variaciones en ese sentido: intensidad pequeña, mediana y alta. Los chubascos son un tipo de precipitación de nivel intenso pero de corta duración, y se relaciona con las condiciones de humedad y presión alta que se presente en el medio ambiente.

Los chubascos por lo general, se manifiestan de forma inesperada y finalizan su acción unos pocos minutos después de haber comenzado, lo cual hace que sea difícil detectarlos en los radares, una diferencia que tiene en el caso de las lluvias o precipitaciones de larga duración.

Finalmente te dejamos este video

A continuación, el siguiente material audiovisual servirá para ilustrar todo lo que aquí ha sido reseñado:

Independientemente del término que utilicemos para describir a las precipitaciones, cualquiera de esos procesos forma parte del ciclo del agua, y tomando en cuenta este importante elemento es necesario recordar que el agua nunca está quieta, pues siempre está en constante proceso o fase de transformación.

El proceso más común que da origen a las precipitaciones, es aquel que relata cuando el sol calienta el agua presente por toda la superficie terrestre y hace que se evapore, para luego elevarse hacia la atmósfera. Luego el agua se enfría y esto produce las nubes, mediante un proceso de condensación.

Con las nubes ya cargadas, las masas de aire frío y caliente chocan entre sí, lo que ocasionan que estas caigan en forma de precipitación cuya intensidad y continuidad será la que defina qué tipo de precipitación es: lluvia, chubascos, lloviznas, entre otros.

Las precipitaciones que se dan de manera intermitente, con gran intensidad pero que no son continúas, serán los chubascos, los cuales tienen un comienzo y un final bruscos. He aquí un video que detalla más sobre los chubascos.

(Visited 3.975 times, 1 visits today)
Categorías Lluvia

Deja un comentario