¿Qué es un terremoto?: características, cómo se produce y más

Siempre nos hemos preguntado ¿Qué es un terremoto?, y aunque su concepto implique tecnicismo, existen términos sencillos siendo. Es un fenómeno de fuerte estremecimiento pasajero, que ocurre dentro de la corteza para liberar energías en forma de ondas sísmicas.

¿Quieres conocer la relación entre el pájaro jilguero y la pandemia de corona virus que estamos viviendo actualmente? HAZ CLIC AQUÍ PARA VER EL ARTICULO

qué es un terremoto

Definición sobre qué es un terremoto

La definición de un terremoto responde a un tipo de movimiento brusco que se produce en la Tierra, a causa de una liberación en forma violenta de energía que habría sido contenida durante un largo tiempo. La constitución de la corteza de la Tierra la conforman una docena de placas cuyas características son de unos 70 kilómetros de grosor, diferenciándose en cuanto a sus composiciones tanto físicas como químicas.

A dichas placas se les conoce con el nombre de tectónicas, las cuales pasan por un proceso de millones de años para irse acomodando, hasta llegar a formar lo que conocemos como la superficie de nuestro planeta. A partir de ellas es que se originan los continentes y los relieves geográficos, procesos que son constantes y no finalizan. (Ver articulo: ¿Qué hacer en caso de un sismo?)

Por lo general, dichos movimientos son de carácter lento y también imperceptible, pero han ocurrido situaciones en las cuales se produce el choque de las placas entre sí. A raíz de esto, una de las placas inicia su desplazamiento sobre o debajo de la otra, trayendo consigo cambios lentos que son registrados en la topografía.

Este sería el proceso normal y habitual, pero cuando dicho desplazamiento presenta ciertas irregularidades, comienza así a acumularse una energía que se convierte en gran tensión, creando la necesidad de ser liberada en algún momento.

La misma tensión hará que dicho proceso de liberación de una de las placas se produzca de manera brusca y con gran fuerza sobre la otra placa, haciendo que esta se rompa y con ello se libere entonces una gran cantidad de energía variable, convirtiéndose todo esto en un Terremoto.

Sin embargo, existen más detalles que nos hablan de ¿Qué es un terremoto?, tomando en cuenta la etimología de la palabra, la cual se deriva de la raíz de la palabra terraemōtus, que significa a “partir de tierra”, siendo el término “tierra” del mismo significado y “motus” una palabra que denota movimiento.

El terremoto es llamado sismo o temblor, y la terminología dependerá de la intensidad en que se manifieste el movimiento. Otro de los sinónimos con los que es conocido el terremoto es “temblor de tierra”, y en los casos más científicos o que requieren de un mayor tecnicismo es denominado como movimiento telúrico.

Respondiendo a la interrogante que marca la hipótesis de este trabajo, ¿Qué es un terremoto?, podemos referirnos a él como un evento geológico donde se produce un movimiento estilo “sacudida”, con gran intensidad de fuerza y un alto grado de violencia, la cual se origina dentro de la tierra cuando esta busca liberar las energías que tiene dentro, acumuladas por cierto periodo de tiempo. Tal liberación se produce en forma de ondas sísmicas.

Imágenes ilustrativas

Los terremotos están catalogados como un gran desastre natural, según sea su magnitud, dejando a su paso solo muestras de desolación, destrucción, miseria, y aspectos negativos que para algunos se convierten en augurios, profecías e incluso se le da lectura como una especie de comunicación que tiene la tierra con el hombre donde reclama sus espacios. Aquí algunas imágenes que lustran este interesante tema.

¿Qué es un terremoto y cuáles son sus características?

Los terremotos, son también llamados sismos y temblores, ya que todos son términos comunes a la hora de definir los movimientos bruscos que se originan dentro de la corteza terrestre. El nombre más común para definirlo es el de terremoto, ya que las otras denominaciones dependerán de las características que contenga el evento, es decir, el grado de magnitud o categoría en que se haya producido dicho movimiento telúrico.

Los terremotos tienen su origen dentro del interior de la tierra, donde se va propagando en todas las direcciones, transformado los movimientos en ondas. Generalmente los terremotos cuentan con una duración corta pero intensa, aunque esta última característica es variable según sea el caso y las condiciones.

Estos terremotos surgen como consecuencia de la liberación necesaria de energía contenida en la tierra, una vez que la va acumulando durante años, pero que se desprende de manera violenta y brusca. (Ver articulo: Consecuencias de los sismos)

A pesar de estar catalogado como un tipo de catástrofe, hay quienes afirman que cuando ocurre un terremoto es la manera en que la tierra tiene de aportarle al hombre datos sobre el estado en que se encuentra el interior de nuestro planeta, utilizando para ello la técnica de la tomografía sismológica o sísmica.

Los terremotos tienen su origen específico dentro de las zonas en que las placas ejercen  fuerza entre ellas, fenómeno al que se le denominan fallas. Cuando esto ocurre, se convierten en los puntos con más probabilidad de que se produzca un terremoto.

Especialistas han determinado que existe un pequeño porcentaje relativo al 10 por ciento de terremotos que se dan en zonas lejanas a los límites de estas placas. En lo usual, se asocia al concepto de ¿Qué es un terremoto?, a los movimientos sísmicos cuyas dimensiones son considerables, concepto que va apegado a los términos de su etimología que significa “movimiento de la Tierra”.

Como foco se le denomina al punto exacto en donde se inicia el terremoto, llamado también por ello hipocentro. Su ubicación corresponde debajo de la superficie terrestre, contando con un nivel de profundidad de hasta un máximo de setecientos kilómetros.

El punto de la superficie terrestre situada directamente sobre el foco es conocido como el epicentro, lugar donde el terremoto alcanza su mayor intensidad. La liberación repentina de la compresión, tensión o de cizalla que se le impone al terreno es lo que causa la falla de una roca, y lo que a su vez origina las vibraciones de la tierra.

Las ondas sísmicas son las que producen la vibración, que va trascendiendo en diversas direcciones, cargada de una fuerza originada dentro del foco sísmico con rango de dirección hasta el epicentro, la cual es proporcional a la intensidad y magnitud de cada terremoto.

La forma de medición de la magnitud de un terremoto se realiza a través de escalas, que son las encargadas de cuantificar el nivel de intensidad y magnitud del suceso.

Existen varios tipos de escalas, está la escala de Intensidad o también llamada escala de Mercalli, que son aquellas que van vinculadas con un lugar determinado y se le otorga un grado específico correspondiendo a los daños o efectos causados por el terremoto hacia el hombre y a sus construcciones.

Otro tipo de escala más popular y utilizada es la escala de Magnitud o también denominada como escala de Richter, a través de la cual se expresa la cantidad de energía que se libera durante un movimiento de tierra. Los datos aportados por las escalas se obtienen en forma numérica, las cuales son descritas en unos registros que son llevados por parte de aparatos conocidos como sismógrafos. Gracias a dichos datos es que se puede clasificar los sismos.

¿Qué es un terremoto y cómo se produce?

Al describir ¿cómo se producen los terremotos?, estaremos a la vez contestando la interrogante acerca de ¿Qué es un terremoto? ya que en su reproducción es parte de sus características y de su concepto en sí. Entre las principales causas por las que se originan los terremotos figura el choque entre las placas tectónicas que constituyen la superficie de la tierra.

Situaciones que generen grandes concentraciones de energía dentro de las rocas en el subsuelo, pueden llegar a convertirse en factores de riesgo para producir grandes temblores o terremotos. En lo referente al tamaño o magnitud de este, ya ese caso dependerá de otros factores entre los que figuran las dimensiones de la zona de concentración y tensión contentiva de dicha energía.

Por lo general, los terremotos se producen por la presencia de fallas tectónicas, proceso que ocurre como resultado del deslizamiento de las placas, que se encuentran ubicadas dentro de la corteza terrestre formando parte de su constitución, causa que afecta a grandes extensiones de terreno, siendo registrada como la cusa principal de los terremotos o sismos.

También existe una falla volcánica, que aunque es poco habitual,  es una de las causas por las cuales se origina un terremoto. El proceso indica que cuando la erupción de energía es de manera violenta, esta emana grandes sacudidas, cuyas expansiones afectarán gravemente  a los lugares en especial los que se encuentren a una distancia más cercana a los hechos.

Esta causal se desarrolla dentro de un campo de acción mucho más reducida si lo comparamos con los efectos que tiene la falla tectónica. Existe otra causal de terremoto la cual ocurre cuando se produce un hundimiento.

Tal proceso se da cuando en el interior de la corteza cuando es sometida a una acción erosiva por parte de las aguas ubicadas en los subterráneos, y como resultado de este proceso, va dejando un vacío que finaliza cediendo ante el peso de la parte superior. Cuando cae se generan las vibraciones que se traducen en sismos o terremotos.

Este tipo de circunstancias no ocurre con mucha frecuencia y además sus efectos son de poco rango y extensión. Cuando los terremotos se producen por un deslizamiento, este ocurre por el propio peso de las montañas. Dicho peso es de tal magnitud, que contiene una enorme fuerza capaz de aplanarlas produciendo los deslizamientos a lo largo de las fallas que generan los sismos.

Este tipo de vibraciones no suelen ser de gran magnitud generalmente. Por último nos encontramos con otra causa que puede originar los terremotos que son las explosiones atómicas, lo que se podría decir que son terremotos de tipo inducido ya que estas explosiones son efectuadas por el ser humano.

Se ha determinado la relación que tienen estas explosiones con los movimientos sísmicos que se detectan en distintos puntos y regiones, ya que también genera vibraciones terrestres.

¿Cómo prevenirlo?

A pesar de contar con grandes avances tecnológicos a nivel mundial, aún en la actualidad, no se cuenta con un método 100% eficaz con el cual se puedan prevenir los terremotos, y esto se debe a que una de las características que tienen los terremotos es el poder originarse  sin ningún aviso previo y de manera espontánea.

Sin embargo, mucho se ha avanzado en materia de investigaciones donde gracias a varios estudios realizados a los movimientos tectónicos y también a la evolución de la geofísica actual, se puede tener una referencia de cuáles son las zonas que están más propensas a sufrir este tipo de catástrofes naturales.

Gracias a los resultados de estos estudios es que existen algunas regiones en el mundo que cuentan con las herramientas adecuadas para prevenir los terremotos, incluso algunos de los países cuentan con un avanzado sistema de prevención. (Ver articulo: Tipos de sismos)

Un método que es muy utilizado para prevenir terremotos es el sistema de siglas SCIGN, herramienta a través de la cual se pueden vigilar los movimientos de las placas tectónicas. Un complemento para el funcionamiento efectivo de dicho sistema es el uso de otro sistema de posicionamiento global GPS.

Este método contribuye a minimizar los riesgos y en especial, ayuda a que la población esté preparada a la hora de enfrentarse ante un terremoto. Otra de las cosas que se pueden hacer con este novedoso sistema es analizar en tiempo real cuáles son las relaciones entre los movimientos tectónicos y los terremotos, esto gracias a un conjunto de estaciones de GPS, tomando en cuenta que es a partir de estos datos que expertos estudian los resultados.

El SCIGN es un sistema abierto al público en su totalidad, por lo cual, quien posea un GPS puede acceder a él. Existe otro elemento para tomarse en cuenta y poder prevenir los terremotos, o por lo menos buscar reducir los daños que éste pudiese causar y es el hecho de fabricar casas y edificios que sean a prueba de terremotos.

Dicho proceso de construcción debe realizarse de la siguiente manera, primero colocarle amortiguadores sísmicos. Los mismos deberán estar elaborados con la capacidad de poder absorber la energía contenida dentro del terremoto en su mayoría.

La composición de un sistema hidráulico es por lo general la base de fabricación de la gran mayoría de los amortiguadores sísmicos, donde se le integran varios puntos estratégicos que se ubicaran posteriormente a la base de cualquier edificio u otro tipo de construcción.

De igual manera se propone la incorporación de una placa deslizante sísmica cuyas siglas son SSP, la cual describe un tipo de un amortiguador especial. Este dispositivo se coloca entre el suelo terrestre y el tipo de construcción, funcionando como una especie de resorte, brindando flexibilidad a toda la estructura de dicha construcción, con lo cual se pueden reducir las consecuencias de un posible terremoto en gran medida.

Cabe destacar que este tipo de placas sísmicas deslizantes se adaptan solo a los tipos de construcciones como estacionamientos y estadios. Entre las ventajas con las que cuenta este dispositivo está que actúa como una barrera protectora contra agua, fuego y hasta sonido, por lo que es de gran utilidad.

Un revolucionario método de prevención contra terremotos es el Magneto amortiguador, una herramienta que se encuentra en desarrollo. Esta nueva alternativa se trata de un mecanismo algo complejo en la cual es convertida de líquido a sólido cierta cantidad de fluido.

Dicha transformación se logra sometiéndose a un proceso electromagnético, de resultados muy efectivos con referencia a poder amortiguar las vibraciones causadas por los terremotos y cuya acción será de manera casi instantánea.

Conoce sobre su réplica

Con frecuencia, temblores de menor magnitud anteceden a los temblores grandes, los cuales se producen al comenzar la fractura que se origina alrededor de lo que será la región focal del temblor grande. Estos temblores son conocidos como los terremotos premonitorios, los cuales no se determinan con facilidad debido a que se imposibilita la capacidad de diferenciarlos al compararlos con un caso de sismicidad normal de alguna región en particular.

Generalmente se tiene conocimiento de que se está frente a un temblor premonitorio sólo basándose en el escenario donde se produjo la posterior actividad. Expertos en terremotos han señalado que inmediatamente después de que se produce un gran temblor, éste viene seguido por temblores de menor magnitud a los cuales se les denomina réplicas.

Habitualmente, estas réplicas se producen en los alrededores del foco donde se efectuó el temblor principal. Su ocurrencia puede deberse al reajuste mecánico por el que pasa la región afectada cuando no logra recuperar el equilibrio de forma inmediata.

Dicha frecuencia de ocurrencia o réplica se caracteriza por ser grande, y va decayendo con el tiempo de manera gradual. Varias investigaciones y estudios sobre réplicas desprendidas de terremotos grandes han sido de gran valor para los expertos encargados de evaluar las dimensiones de la zona en que se produjo la falla.

Otros estudios de corte social se han hecho necesarios con la intención de dar a conocer su ocurrencia para así poder afrontar las nuevas réplicas asumiendo una actitud previsora. (Ver artículo: La falla de San Andrés)

Las réplicas se caracterizan por ser temblores de una menor magnitud que el terremoto principal y se pueden producir en minutos, días y hasta años después de que ocurra el terremoto principal. La cantidad de réplicas en cada caso es variable, por lo que pueden ser desde un par de temblores hasta cientos de ellos a lo largo del tiempo.

¿Qué es la magnitud de un terremoto?

La medición de los terremotos se hace de dos formas: midiendo la intensidad y la magnitud. Esta última se realiza a través de un instrumento conocido como sismógrafo, el cual se encarga de realizar los registros de las vibraciones de la Tierra producida por el sismo en un papel al cual se le denomina como sismograma. Esta herramienta es la que se usa para determinar la magnitud del terremoto además de su duración.

El método de registro se hace a través de la descripción de dos tipos de ondas, una de ellas son la llamadas ondas superficiales, que son aquellas que viajan a través de la superficie terrestre, produciendo la mayor vibración, ocasionado con ello también el mayor daño. (Ver también: ¿Cómo se produce un tsunami?)

Las otras son conocidas con el nombre de centrales o corporales y son aquellas ondas que se conducen a través de la Tierra emanándose desde la profundidad. A través de la magnitud de un terremoto se representa la cantidad de energía sísmica que es liberada durante un terremoto, y cuyo registro se presenta sismográficamente.

Tanto la intensidad como la magnitud de un terreno se expresan en escala, por lo que en el caso de la magnitud la escala aumenta de manera potencial o en forma semi logarítmica, donde cada punto de auge puede ser un aumento de energía equivalente a diez o más veces mayor, por ejemplo, una magnitud de escala 4, no quiere decir que sea el doble de 2, sino que es 100 veces mayor.

La escala dentro de la magnitud se llama Richter y determina los efectos según los grados en que se compone la misma. Este método de medición se le atribuye al investigador Charles F. Richter en el año de 1.935, por lo que fue llamado así en honor a su descubridor. Consiste en relacionar la dimensión del terremoto con la extensión de la onda sísmica, lo que se traduce como la propagación del movimiento dentro de una zona específica.

A través del sismógrafo se ejecuta el análisis de esta onda a la que se hace referencia con la letra “S”, esto en un período de 20 segundos quedando registrado dentro del sismográfico. Estos datos sirven de referencia para realizar la calibración de la escala. A través de esta escala pueden producirse sismos de intensidad negativa, según lo que señala la teoría, los cuales son movimientos leves y de baja cantidad de energía liberada.

Es así como tenemos que un terremoto cuya escala oscile entre 1.0 y 3.5 por lo general es un terremoto que no se siente, pero igual queda el registro. Al tratarse de un temblor cuya escala que vaya entre los 3.5 a 5.4 se presenta como los más comunes. Estos se sienten y también se registran, pero sus consecuencias producen solo daños menores.

En los casos donde los temblores son de escala 5.5 a 6.0, los terremotos que entran dentro de esta categoría terminan produciendo daños ligeros a las infraestructuras de los edificios. Un terremoto en la de 6.1 a 6.9 en la escala de Richter ocasiona graves daños en regiones con una gran población.

Los terremotos de magnitud 7.0 a 7.9 son considerados como terremotos mayores y como tales pueden causar graves daños y cuando entran en la clasificación de 8 o más son considerados como grandes terremotos que llegan a producir la destrucción total de poblaciones enteras.

¿Qué es un mega terremoto?

Se les denomina mega terremotos a aquellos temblores que cuentan con una magnitud mayor a la de 8.5 en la escala de Richter. Este tipo de terremotos por lo general se produce en las zonas de subducción, correspondiente a los límites que existen entre las placas tectónicas que se produce porque cuentan con poca profundidad de inmersión específicamente en el borde de la placa.

Esta acción conlleva a que una gran parte de energía se estanque y vaya acumulándose con el tiempo generando gran presión, la cual terminara siendo liberada de manera violenta y convertida en terremoto. Hay mega terremotos que exceden los 9.0 grados de magnitud. (Ver articulo: Huracán otto)

En la historia de la humanidad y desde los tiempos remotos hasta la actualidad se han registrado unos diez mega terremotos de grandes magnitudes mayores a la escala 9. Se dice que ningún otro tipo de actividad tectónica ha llegado a producir terremotos de tal magnitud.

qué es un terremoto

En teoría se dice que cuando se produce una ruptura, una de las partes que comprende la falla es elevada con gran fuerza y presión hacia arriba en relación con la otra parte de dicha falla. Este movimiento de levante se le denomina como “empuje”, conocido con este término al tipo de falla que se fractura gracias a la inmersión.

En cuanto a las fallas inversas, estas hacen referencia a aquellas que cuentan con una inclinación por debajo de los 45 grados. ​A diferencia de los terremotos habituales que tienen una duración corta, los mega terremotos pueden producir fuertes movimientos durante varios minutos.

Dentro de una conversación técnica donde se utilice un término formal se le denomina al mega terremoto como “The Big One” esto entre los habitantes de los estados de California, Oregon y Washington en los Estados Unidos, así como en la provincia canadiense de Columbia Británica. Con este nombre también fue bautizado el mega terremoto ocurrido en Tokio, Japón. (Ver artículo: Sismo en México el 19 de septiembre 2017).

¿Qué pasaría con un terremoto grado 10?

Aunque todavía no se ha llegado a registrar ningún terremoto de escala 10, expertos han pronosticado algunas de las consecuencias que acarrearía si llegase a producirse alguno, ya que han estado muy cerca. Se dice que de llegar a ocurrir, estos terremotos ocasionarían la destrucción total en territorios muy amplios, produciendo múltiples daños devastadores en todo tipo de infraestructura, además de un nivel alto de contaminación ambiental.

Adicional a todo esto, se producirían cambios importantes y permanentes dentro de la topografía en las regiones que resulten afectadas producto del movimiento telúrico. La cantidad de muertos se prevé sea millonaria. Cabe destacar que en la historia de la humanidad y en especial desde los tiempos en que se llevan los registros de los sismos con récord histórico, nunca se ha producido un terremoto de tal magnitud.

A pesar de esto, existen expertos estudiosos de los sismos y terremotos que predicen la reproducción de un gran mega terremoto que a su paso podría cambiar para siempre la historia del mundo, indicando incluso que con su acción el continente americano podría quedar dividido en dos partes, además de ocasionar la muerte de millones de personas.

Para los expertos, que ocurra este mega terremoto de escala 10 es algo que será inminente e inevitable. Científicos afirman que con el paso de este mega terremoto América del Norte y América del Sur quedarán divididas a causa de este sismo que pasaría a convertirse en un  mega tsunami el cual también podría llegar a “golpear” al continente Asiático, matando a su paso a unos 40 a 60 millones de personas.

Tal predicción es basada en los estudios de varios terremotos que se han producido en el continente americano, tres de ellos con magnitudes que oscilan entre los 6.6 y el 6.9 en la escala de Richter, los cuales se presentaron en la costa oeste de los Estados Unidos.

Otros tres que se llevaron a cabo en el canal de Panamá, así como un terremoto de magnitud 8.3 que tuvo lugar en Chile, sumándole además en el sur de México en el año 2017 que fue de 8.2 grados. Por estos datos es que se cree que Sudamérica sería el punto de partida para este próximo mega terremoto de 10 grados.

Con la acción de este sismo se cree que nada quedaría en pie, la economía mundial colapsaría, el orden bancario no soportaría tal desastre y aunque nadie desea que esto llegue a ocurrir se estima que sea algo inevitable.

¿Qué es un terremoto artificial?

En la búsqueda por conocer más sobre los terremotos y sus efectos o simplemente cómo se puede estar más preparado ante uno, se han creado los denominados “terremotos artificiales”.

Estos corresponden a un proyecto creado por expertos científicos el cual tuvo por objetivo realizar varias investigaciones y experimentos con la finalidad de comprender mejor el comportamiento de la ionósfera en relación con la generación de muchos desastres naturales entre ellos los sismos o terremotos.

Estos terremotos son creados gracias a la aplicación de la inteligencia artificial, donde participan ingenieros en diversos campos de la tecnología, teniendo una muestra con estructura de hospitales.

En la ciudad de Los Ángeles, en los Estados Unidos, se llevó a cabo uno de estos experimentos, puesto en marcha por parte de ingenieros especialistas, quienes crearon terremotos en las cercanías de una edificación contentiva de equipos médicos, esto con la intención de comprobar la resistencia de dicha infraestructura.

Actualmente, un gran número de científicos tienen la creencia de que la inteligencia artificial es una alternativa de mucha ayuda, a través de la cual se contara con la capacidad de manejar mejor la información aportada por los datos sísmicos.

Con ello se busca lograr realizar un mejor análisis, con los cuales poder entender a mayor precisión, cuál es la dinámica de los terremotos e incluso llegar a anticipar sus comportamiento y con ello, poder ofrecer advertencias anticipadas a la población.

La mayoría de las investigaciones realizadas por los expertos se están enfocando más que todo en el resguardo e integridad de las estructuras de los edificios después de sufrir un terremoto, esto en vista de que hasta ahora no se ha descubierto un método para conocer cuando van a suceder estos terremotos pero sí que hacer en caso de sufrir uno o como resguardar nuestras cosas para que minimizar los daños que se puedan padecer.

¿Qué es un terremoto submarino?

Un terremoto submarino, se produce una vez que las placas tectónicas se desplazan, siendo estas los bloques que constituyen la corteza terrestre y con el desplazamiento se origina la ruptura. Estos terremotos submarinos son clasificados como grandes terremotos que por darse en las aguas, conllevan a la formación de gigantescas olas que son igualmente devastadoras que un terremoto en tierra.

A estos terremotos submarinos se les llama popularmente tsunamis, donde se pueden llegar a formar olas hasta de más de 30 metros de altura, las cuales a su vez se mueven por kilómetros y a alta velocidad. Como consecuencia, estas grandes olas “golpean” las islas y las costas de diversos continentes donde se produzcan, causando a su paso graves daños materiales e incluso la muerte de los habitantes de dichas zonas afectadas.

El nombre más común para definir este tipo de terremotos es  maremoto, cuyo nombre etimológicamente proviene de mare, que significa mar y motus que es movimiento. Con referencia al nombre tsunami, este le fue acreditado en Japón teniendo entonces explicación de que tsu en japonés significa puerto o bahía, mientras que nami, es ola.

Los terremotos submarinos se presentan como un fenómeno oceánico de gran complejidad, cuya principal característica son sus grandes olas que llegan cargadas de mucha energía, haciendo que se desplacen cantidades de agua muy por encima de las olas ordinarias, llevándolas a tierra firme y a distancias de hasta cientos de metros, por lo que a consecuencia de su fuerza, el agua termina arrasando con todo a su paso.

Cabe destacar que estos terremotos Submarinos o tsunamis no deben confundirse con los movimientos oceánicos que son originados por la marea, ya que dichos movimientos se deben a otras causas como el caso de los huracanes y tormentas tropicales.

Los terremotos submarinos o maremotos generan temor y mucho miedo en todo el mundo, principalmente en las zonas más propensas a padecerlos que son aquellas áreas rodeadas por mar, ya que sus características son altamente destructivas, lo que se evidencia a medida que sus gigantescas olas se van adentrando de manera violenta a tierra firme.

Cada vez que ocurre un terremoto de gran magnitud, la posibilidad de que lo siga un maremoto suele ser una de las preocupaciones mayores dentro de la población y para las autoridades.

Sin duda alguna, las zonas que presentan mayor exposición a estos terremotos submarinos en el mundo son aquellas cercanas al océano Pacífico, por lo que para un mejor control y estudio, los expertos en sismología lo han denominado el “cinturón de fuego”, punto de encuentro donde se da la enorme actividad sísmica submarina.

Al igual que los terremotos terrestres, los submarinos se originan a consecuencia del desplazamiento de las placas tectónicas en la corteza terrestre, que al chocar, cambian su forma, produciendo una fricción que propicia la salida de energía contenida en forma de ondas vibratorias, pero en este caso específico ocurre en las aguas.

La explosión de volcanes submarinos podría ser otra de las causas de este tipo de terremotos, e incluso se considera también el impacto de meteoritos de gran tamaño al chocar con en el mar.

¿Qué es un terremoto tectónico?

Los terremotos tectónicos son un tipo de temblor considerado como el más peligroso, el cual desemboca por lo general en una gran expansión. La causa de este tipo de terremotos son los desplazamientos de las placas tectónicas y de ahí le viene su nombre. Se conoce como placa tectónica al fragmento que forma parte de la constitución de la capa superficial y sólida de la Tierra.

Al producirse un terremoto u otro tipo de movimiento sísmico, se ocasiona un gran temblor de la tierra ocasionado como respuesta al choque de dichas placas tectónicas, las cuales componen parte de la corteza terrestre.

Este tipo de terremotos en específico tiene su origen en la gran cantidad de energía que ha sido por mucho tiempo acumulada y que es liberada con gran fuerza como resultado de los desplazamientos que se producen en el interior de la Tierra, originado por los movimientos tectónicos.

Es así como estos movimientos de las placas tectónicas propician la acumulación de energía y a su vez la liberan mediante movimientos sísmicos con sus choques y uniones. Las fuerzas tectónicas que tienen origen dentro de la corteza terrestre son las causantes de la ruptura repentina de las rocas ubicadas en el subsuelo.

La energía liberada se transforma en ondas sísmicas que se traducen en terremotos tectónicos, los cuales pueden causar graves daños a edificios y otras infraestructuras e incluso la muerte de miles de personas. Estas interacciones son las causantes de los movimientos producidos dentro de la corteza terrestre y sumado esto a la aparición de las fallas, surgen entonces los temblores o terremotos.

Son precisamente las fuerzas tectónicas las que hacen que se deformen las rocas y con una fuerza violenta, se liberan las energías y se produce la rotura. Este tipo de terremoto es considerado como uno de los más devastadores por su brusquedad y violencia, así como por su frecuencia e intensidad.

¿Qué es un terremoto y qué hacer en caso de uno?

Es conocido por todos que los terremotos no se pueden predecir, sin embargo, si se puede tomar algunas precauciones para que los daños sufridos sean minimizados además de proteger nuestra propia vida. En caso de terremoto, representantes de Protección Civil a nivel mundial ofrecen una serie de recomendaciones que se deben tomar al pie de la letra.

Una de ellas es referida a los casos donde las personas se encuentran habitando un edificio, ya que en esa situación en particular es importante que se refugien bajo los marcos de las puertas o también debajo de algún mueble que sea sólido como por ejemplo mesas o escritorios. También sirve resguardarse detrás de una pared sólida o columna de contención.

Otra de las recomendaciones radica en el hecho de mantenerse alejado de ventanas, en especial aquellas cuyo material sea de cristales. También deben alejarse de vitrinas, tabiques u otros objetos que se puedan caer y ocasionarle golpes.

Los efectos de los terremotos por lo general provocan el desplome de edificios por lo que por ningún motivo se deben utilizar los ascensores, ya que pueden correr el riesgo de quedar atrapados en ellos. Se debe tener a la mano varias linternas con suficientes baterías para el alumbrado por si se producen fallas de la luz eléctrica.

Se debe evitar el uso de velas, cerillas, o cualquier tipo de fuego en los casos de un temblor, ya que se puede complicar la situación provocando algún incendio e inclusive una explosión. En caso de que la persona se encuentre en la calle, lo más recomendable es que se dirija a zonas que sea de espacios abiertos, alejándose de los edificios que hayan sido afectados por la acción del temblor.

Generalmente luego de un gran terremoto, se producen algunas réplicas que son temblores con magnitud de menor escala, pero que igual pueden causar daños adicionales. Es por ello que las personas no deben acercarse ni entrar a los en edificios que hayan sufrido las escuelas del terremoto, ya que son los lugares más propensos a que se repita la caída de escombros, diversidad de objetos, entre otros.

En aquellos casos donde el temblor se produzca mientras usted se encuentra conduciendo algún vehículo o esté en posición de acompañante, lo ideal es que permanezca dentro del auto. Debe tomar la precaución de no ubicarse cerca de los puentes, de los postes eléctricos, o algún otro edificio agrietado por el temblor, ni de ninguna zona que se vea en desprendimiento.

Una vez que el peligro haya pasado, es recomendable que se comunique con sus amigos y familiares a través de mensajes ya que el exceso de llamadas puede generar congestión en las redes telefónicas y las líneas no funcionen correctamente.

¿Cuáles son sus consecuencias?

Múltiples son las consecuencias que pueden desprenderse como resultado de los efectos ocasionados tras el paso de un terremoto. Además de una gran “sacudida” de suelo, un terremoto puede producir que dejen de funcionar los servicios vitales, puede también producirse serios incendios y en el caso del mar, grandes olas sísmicas que conllevan a derrumbes y devastación a su paso.

Eso en cuanto a los daños físicos, ya que en el ser humano se pueden producir sensaciones de pánico y un gran impacto psicológico, entre los casos que podemos nombrar.

Las consecuencias sufridas luego de padecer un terremoto dependerán de la hora, la magnitud y la distancia del epicentro, en que el hecho se produzca, también otros elementos como la geología del área, las estructuras que contengan los distintos tipos de construcción, la densidad poblacional y el tiempo de duración que lleve el sismo.

Otros efectos de los terremotos que podemos detallar son los daños sufridos por los edificios, los cuales dependen de la intensidad con que se dé el temblor, la distancia que tuvo la estructura con referencia al epicentro del evento y también las condiciones geológicas y geomorfológicas que pasan a favorecer la propagación de ondas sísmicas.

De igual manera, terremotos pueden desembocar en tormentas, erupciones volcánicas, marejadas y grandes incendios que crean a su vez inestabilidad en los bordes de los cerros así como en otras elevaciones del terreno.

En los casos donde no se interrumpe el sistema eléctrico luego de un terremoto, pueden generarse varios incendios producto de los daños que pueden haberse dado en las redes del gas, especialmente en las grandes ciudades.

A causa del movimiento telúrico puede originarse una licuefacción, donde el agua saturada contentiva de materiales como tierra y arena, pierde su cohesión por momentos y pasa de un estado sólido a líquido, propiciando con ello el derrumbe de edificios y puentes.

Con los terremotos submarinos se impone el esquema de un tsunami, donde grandes ondas marinas desplazan gran cantidad de agua hacia las regiones que tengan costas, produciendo con su fuerza gigantescas olas que ocasionan grandes destrucciones. La potencia de estos terremotos marinos es tal, que pueden desplazarse a grandes distancias a través del océano, e incluso pueden recorrer de un continente a otro.

El desbordamiento de agua a nivel de tierra originada por los terremotos trae a su vez como consecuencias adicionales, grandes inundaciones, tomándose esto como los efectos secundarios de los terremotos que le producen daños a las presas de agua. De igual manera, son los causantes de los deslizamientos de tierras en los ríos, crean un colapso que de igual forma terminan originando las inundaciones.

Los terremotos pueden causar graves lesiones o incluso pérdidas de vidas humanas, sin contar los daños generales a los bienes que pueden crear un colapso nervioso y hasta la desestabilización de la persona. También puede ser el origen de enfermedades endémicas por falta de los servicios básicos que se verían afectados por el paso de un terremoto.

Explicación para niños

Un terremoto se produce cuando la tierra recibe una sacudida, que se percibe a través de  temblores. Los terremotos tienen su origen en el choque que tienen las placas tectónicas, que forman parte de la composición de los suelos. Otra de las cusas que pueden ocasionar que se produzca un terremoto es la descomposición de cuevas subterráneas, desprendimientos de las rocas de montañas, brotes violentos de los volcanes, entre otros.

El planeta tierra contiene una capa externa conocida con el nombre de litosfera, la cual está constituida por placas que se deslizan sobre un fluido sustrato llamado “manto”. Cuando se produce este movimiento de placas se hace de una manera que es imperceptible a la vista y se mueve apenas unos pocos centímetros cada año.

Dichas placas con el paso del tiempo llegan a friccionarse unas contra las otras, originando lo que se conoce como cadenas montañosas, volcanes y también lo que en geografía se denomina como “sistemas de fallas”. Es a raíz de estos fenómenos naturales que existen en la actualidad continentes separados, ya que en el principio de los tiempos estaban integrados en un inmenso bloque al cual se le llamaba Pangea.

Cuando observamos cualquier mapa y nos detenemos en los bordes de cada continente, se puede ver como cada uno encajaría con los otros, en forma de un gran rompecabezas. Cuando ocurren grandes temblores es porque la tierra se renueva a sí misma, buscando en cada evento ocurrido volver a su equilibrio y reajuste, por lo que se debe pasar por este movimiento de placas, que al final se traduce en un terremoto.

En ese momento cuando las placas se mueven al chocar, se libera energía y el movimiento dispersa las energías en forma de ondas, que son parecidas  a las del sonido, sacándolas tanto hacia el exterior de la tierra como dentro de ella, provocando destrucción de toda superficie habitable.

Los terremotos provocan destrucciones que van desde leves hasta grandes daños, lo que va a depender tanto de la intensidad como de la magnitud que los caracterice. Es bueno conocer las alternativas de seguridad que debemos ejecutar a la hora de enfrentarnos a un terremoto, buscando información en sitios oficiales o pidiéndole apoyo a papá y a mamá.

¿Cuál es la diferencia entre Sismo y Terremoto?

Los sismos y terremotos son fenómenos de características parecidas, distinguiéndose una de la otra según su nivel de magnitud e intensidad con la cual se produce. Los temblores que se producen en menor intensidad y magnitud son llamados sismos. Estos temblores al igual que los terremotos  se producen por el desplazamiento de placas, pero se diferencian en que los mismos no logran alcanzar la intensidad que si tendría un terremoto.

Una vez que este sismo pasa a tener características de mayor dimensión, entonces pasa a ser un terremoto. Incluso cuando este fenómeno de sismo se acrecienta pero en vez de tierra sucede en el agua, en ese caso el sismo se transforma en un maremoto, formándose en ese proceso gigantescas olas que pasan a conocerse popularmente como tsunamis, cuyo poder termina destruyendo las costas.

Etimológicamente, la palabra sismo es un término griego que significa temblor, mientras que la palabra terremoto se desprende del latín terra que significa tierra, y moto que sugiere movimiento. Ambos fenómenos hacen referencia al mismo evento natural, partiendo de un mismo origen y una misma causa.

Sin embargo, tienen otra diferencia aparte de su nombre que es con la fuerza y el rango de destrucción que abarca. Muchos países de Latinoamérica ya están haciendo un uso adecuado de la terminología, refiriéndose a uno u otro según sean sus características en cuanto a los grados de magnitud e intensidad.

Es entonces que la razón responde a un mecanismo subconsciente, donde el cerebro asimila de forma automática el sonido de “sismo” que representa una a una catástrofe menor, en comparación a lo resonante de la palabra “terremoto” que implica mayor complejidad. Sin embargo, al hacer uso de los dos términos, se estaría haciendo referencia con ello al mismo fenómeno natural.

¿Qué es soñar con terremoto? 

Muchos de los astrólogos y especialistas en estudio de los sueños, le han acreditado muchos significados al hecho de soñar con terremotos y temblores, asociándolo inmediatamente con las catástrofes, ya que por costumbre o tradición ancestral se tenía la convicción de que los terremotos y los temblores eran una especie de castigo divino por las malas acciones de los seres humanos en la tierra.

Existen otros especialistas que consideran que el hecho de soñar con temblores y terremotos, es una forma de exteriorizar algún temor o miedo por alguna circunstancia que se esté atravesando. Hay quienes creen que los sueños de terremoto simbolizan los cambios bruscos por los que atravesará nuestra vida en el futuro, como especie de una premonición, ya sea para bien o para mal.

En el caso de que en el sueño se esté solo observando el terremoto pero el mismo no afecte a la persona, esto se interpreta como un mal augurio, es como un aviso de que algo malo va a suceder en un corto o largo plazo. Sin embargo, también es como un indicador de que se debe estar prevenido y tomar las medidas que sean necesarias para no verse afectada la persona.

Aunque pueda parecer que se trata de una interpretación negativa el soñar con terremotos, se debe tomar en cuenta que todo cambio implica una gran oportunidad, un nuevo comienzo, el comenzar de cero y partir de allí para construir una vida nueva . En resumen, el significado de soñar con un terremoto se traduce en un llamado de reflexión sobre nuestra propia vida y nuestras actuaciones.

¿Es verdad que habrá un terremoto en Colombia?

Luego de que en otros países del mundo se presentasen diferentes  tipos de fenómenos de sismos naturales, ha surgido entre la ciudadanía colombiana diferentes mensajes de pánico ante la posibilidad de que se produzca un nuevo terremoto en Colombia. Estas premoniciones falsas son alentadas y promovidas en gran parte a través del uso de las redes sociales, ya que según los expertos es imposible predecir cuándo se dará un terremoto.

Sin embargo estos rumores se basan principalmente en la zona de ubicación de Colombia, país que se encuentra en una zona riesgosa ya que allí se produce el choque de diferentes placas tectónicas entre sí, ocasionando que se produzcan decenas de sismos al día, pero que son de tan baja magnitud e intensidad que no son percibidos por la mayoría de los ciudadanos.

Colombia también cuenta con varias zonas que son más vulnerables y propensas a sufrir terremotos que otras, como es el caso del departamento de Santander, catalogada por los expertos como una de las zonas sísmicamente más activas del mundo. Gracias a los estudios realizados, se pueden diferenciar cuáles son las zonas que tienen mayor riesgo y así tomar las previsiones necesarias para que los daños sean menores.

Barranquilla y Cartagena, son dos de las diez ciudades con mayor población que se encuentran en zona de amenaza sísmica baja, mientras que Cali, Cúcuta, Bucaramanga y Villavicencio integran la lista de las zonas con mayor amenaza sísmica.

Bogotá, Medellín, Ibagué y Santa Marta, se ubican en un estado de amenaza intermedia. Estos datos le han permitido a las autoridades Colombianas priorizar su atención en las zonas con mayor riesgo y poder así planificar las estrategias a seguir.

Aunque sea imposible el hecho de predecir cuándo vaya a suceder un terremoto, las condiciones del país hacen que dicha posibilidad se haga ineludible, por lo que las autoridades trabajan día a día para estar preparados a la hora de que se presente este tipo de movimientos telúricos.

¿Es verdad que habrá un terremoto en México

Muchos han sido quienes han predicho que en México volverá a ocurrir un terremoto de mayor magnitud, pronósticos que se acrecentaron luego de que ese país fuese azotado por un terrible terremoto en escala Richter de unos 8.2, el cual dejó a su paso destrucción y unas 90 personas fallecidas aproximadamente, así como más de 2,3 millones de damnificados.

México es un país que se encuentra en una zona altamente sísmica, donde tienen lugar la interacción de unas cinco placas tectónicas, identificadas con los nombre de: placa Norteamericana, la placa de Cocos, la del Pacífico, la perteneciente a Rivera y la placa del Caribe, por lo que no es extraño que se produzcan distintos sismos en el país.

El paso de aquel terremoto ha sido hasta ahora el peor que sufre este país, y que dejó en la memoria de los ciudadanos tanto temor que cualquier otro signo de sismo produce terror dentro de la población, temiendo que con una nueva réplica suceda algo peor. México se caracteriza por ser un país donde se producen sismos de gran magnitud.

Dentro de las categorizaciones, esta nación se encuentra ubicada en el llamado Cinturón de Fuego del Pacífico, teniendo un alto porcentaje de ocurrencia de sismos en todo el mundo. Cabe destacar que en esta zona denominada como el cinturón de fuego, se encuentran ubicados un 75% de los volcanes activos e inactivos del mundo, lo que eleva las posibilidades de un terremoto.

Sin embargo, pese a todos estos datos, nadie sabe cuándo ocurrirá un próximo terremoto en México, y ni tampoco en otro lugar del mundo. Según los expertos, ningún movimiento telúrico puede ser predecible, no tiene manera de ser medido dificultando esto la posibilidad de anticiparlo.

(Visited 6.439 times, 1 visits today)
Categorías Sismos

Deja un comentario