Permeabilidad del Suelo: Definición, importancia, coeficiente y más

La capacidad que tienen los suelos para permitir que el agua y el aire pasen por ellos a sus capas interna es lo que se llama la Permeabilidad de los Suelos, pero si quieres conocer todo sobre este tema, lo único que debes hacer es seguir leyendo nuestro artículo, en donde te vamos a dar toda la información necesaria para tu conocimiento.

permeabilidad del suelo

Definición de Permeabilidad del Suelo

La permeabilidad del suelo es la propiedad que tienen los suelos de ceder que el agua y el aire pueda pasar a través de ellos, es una de las cualidades más importantes ya que mientras más permeable sea el suelo, mucha mayor será la filtración. Hay suelos que son tan permeables y su filtración tan fuerte que para hacer cualquier construcción sobre ellos deben aplicarse técnicas especiales.

Imágenes

la permeabilidad del suelo tiene que ver con su capacidad para permitir que el agua se infiltre hacia el interior del suelo y sus capas mas profundas, mientras mas permeabilidad tenga el mismo, mas agua puede pasar a los sustratos inferiores y mayor será la fertilidad del suelo, ya que las plantas tendrán de donde abastecerse de agua.

permeabilidad del suelo

Importancia

Mientras más poros tengan los suelos, mayor será la permeabilidad del mismo y mayor será el fluido que pueda pasar a través de él. Cuando un suelo es impermeable no permite que el agua pase a través de él sino que se desliza por la superficie, no permitiendo que llegue a las capas más profundas de la tierra para su riego.

Es importante en el momento de realizar una construcción que se haga un estudio de permeabilidad para saber cuál será su nivel de erosión y desgaste, cuanta cantidad de agua puede pasar por ellos, cuánta puede ser retenida y que tan rápido puede pasar a través de ellos. También se debe usar en la minería, ya que cuando se encuentran suelos por donde se puede permeabilizar el agua se sabrá hasta qué punto se pueden hacer las perforaciones.

A nivel de construcciones es donde se requiere saber si un suelo es muy permeable o no ya que de allí se sabrá que tipo de construcción se pueden hacer sobre los mismos, sabiendo la fluidez que tiene el agua por el suelo, sabremos catalogar el tipo de suelo y conseguir para que son aptos los mismos. Por eso debemos conocer la Importancia del suelos.

Coeficiente de Permeabilidad del Suelo

El coeficiente de permeabilidad del suelo tiene que ver con la Ley de Darcy, en donde el flujo de un fluido pasa a través del suelo. Este coeficiente se representa con la letra k, y varía de acuerdo al tipo de suelo. Con este coeficiente se mide la viscosidad del agua, que tiene que ver con la temperatura, se establece que 20° centígrados es el grado de permeabilidad, además del tamaño y la continuidad de los poros y si se presentan grietas y discontinuidades en el suelo.

De acuerdo a su coeficiente de permeabilidad los suelos están clasificados en:

Elevados: con un valor k superior a 10-1

Medios: con un valor k de 10-1 a 10-3

Bajos: con un valor k de 10-3 a 10-5

Muy bajos: con un valor k de 10-5 a 10-7

Existen otras maneras de establecer este coeficiente como por centímetros por hora (cm/h), milímetros por hora (mm/h) o centímetros por día (cm/d), en ocasiones se mide en metros por segundo (m/s) o centímetros por segundo (c/s). En la agricultura se deben definir estos coeficientes para saber en qué se basa la tasa de permeabilidad y en la ingeniería civil se basan solo en el coeficiente de permeabilidad.

En un laboratorio se pueden hacer estas pruebas de permeabilidad, para medir la misma, por eso se toma una columna de suelo y se ve sometida ciertas condiciones como la saturación del agua y la carga de agua constante, de allí se determina si el suelo es permeable, semipermeable o impermeable (si van a ser usados en la ingeniería civil) o si son de permeabilidad Muy lenta, lenta, moderadamente lenta, moderada, moderadamente rápida, rápida o muy rápida si es para usos agrícolas.

La medición de la permeabilidad del suelo en el campo se puede hacer una evaluación con la vista de su tasa de permeabilidad en el horizonte, hacer un ensayo de campo, o un ensayo más preciso. La permeabilidad en el horizonte se puede evaluar viendo algunas de las características del suelo tales como su estructura, tipo, grado y capacidad de agregación.

Permeabilidad del Suelo Arenoso

En los suelos arenosos hay predominio de arena o partículas minerales que son mayores a los 0.02 milímetros de diámetro, son suelos muy permeables ya que el agua pasa a través de ellos con mucha rapidez, como ejemplo puedes tomar un tobo de agua de playa y colocarla en la arena y veras lo rápido que es absorbida por esta.

Su capacidad de retención de agua es muy baja y también la cantidad de agua que pueden disponer las plantas en este tipo de suelos, por lo que deben tener regadío de agua con mucha frecuencia, su principal ventaja es que tienen la facilidad de ser trabajados y no tienen problemas de aire. A través de estos suelos pueden pasar 130 litros de agua por cada metro cúbico de los cuales 100 litros son de agua disponible.

Relación entre porosidad y permeabilidad

La porosidad es la cantidad de espacio que existe entre diversas partículas sólidas. Su determinación a simple ojo puede llevarnos a cometer errores, si un suelos es arenoso va a ser menos poroso que uno que sea arcilloso. La permeabilidad va ligada al concepto de porosidad y del tamaño de las partículas, esta es una medida que permite ver la facilidad con la que el agua se puede desplazar por el suelo, es decir por cómo puede circular a través de los poros.

Si el suelo es arenoso el agua circulara por ellos de manera rápida y se podrá acumular en el horizonte en los grandes poros, podrá conservar su pureza y será de buena calidad para su consumo. Por el contrario si es de suelos arcillosos, esta podrá contener muchas más agua, pero esta no circulara de manera rápida y por tanto no podrá renovarse alimentándose de los minerales solubles y su calidad no será apta para el uso humano ya que esta se deteriora notablemente.

La relación entre ambos conceptos radica en la fluidez de los líquidos, por el tamaño de los poros y su conexión se puede determinar si un suelo es permeable de manera alta o baja. De esta forma el agua podrá tener fluidez a través de poros grandes, si los poros son más pequeños esta fluidez será más lenta, pero en el caso de las arcillas los poros son tan diminutos que no permiten la permeabilidad del agua.

Infiltración, percolación y permeabilidad del suelo

Existen muchos factores que pueden afectar la permeabilidad del suelo tales como las fisuras y cárcavas. El tamaño de los poros es muy importante para saber la tasa de infiltración y la de percolación. La primera es la cantidad de movimiento de agua que va hacia el interior del suelo y la segunda es el movimiento del agua a través del suelo.

El tamaño y la cantidad de poros tienen que ver con la textura y la estructura del suelo y son las que influyen en su permeabilidad.  Mientras más fina es la textura de los suelos, más lenta es su permeabilidad.

La estructura puede llegar a modificar la tasa de permeabilidad. Es común que se practique la alteración de los suelos para que este sea menos permeable, esto se puede hacer a través de la pudelación que se efectúa en los campos de arroz o a través de la compactación por medios mecánicos en ingeniería civil para presas de tierra.

Permeabilidad del suelo y Retención del Agua

La capacidad de retener agua así como la infiltración, dependerán de la porosidad del suelo, si hay microporos habrá una retención de líquidos y si hay macroporos los líquidos se filtraran. La textura o la distribución de las partículas minerales de acuerdo a su tamaño es lo que se relaciona con la propiedad del suelo de retener agua. Es a través de la textura del suelo que podemos conocer si es permeable o no.

La textura del suelo es estable por lo general, mientras que su estructura, cantidad y el tipo de la materia orgánica que contengan son las que pueden influir en sus propiedades hídricas, las cuales pueden tener variaciones a corto, mediano o largo plazo, tomando en cuenta la cantidad de lluvias, los cambios de vegetación, y el tipo de cultivos. A mayor tamaño de partículas más rápida será la infiltración y menor la cantidad de agua que se retenga en el suelo.

Si el suelo tiene una buena estructura con más velocidad del agua se infiltrará que los compactados, a mayor cantidad de materia orgánica es mayor la cantidad que se retienen en el suelo y si el suelo es más grueso habrá una mayor cantidad de agua retenida. En los suelos limosos la permeabilidad dependerá de la estructura si es masiva esta será lenta y si es grumosa será rápida.

Por esto los suelos limosos son más apelmazadas y por tanto se destruye su estructura, haciendo difícil la circulación de aire y de agua. Los suelos limosos son buenos para sembrar plantas ya que retiene suficiente agua. En los suelos arcillosos se presenta mucha impermeabilidad, estos tienden a encharcarse, tienen mala circulación de aire ya que en ellos hay predominancia de microporos.

Son tierras difíciles de trabajar ya que presenta plasticidad si tienen mucha humedad y se compactan cuando esta está ausente. En los suelos francos no predomina ninguna de las partículas, ellos tienen la presencia de arenas, limos y arcillas en las proporciones adecuadas. En ellas crecen la mayor parte de las plantas, ya que con los tres tipos de partículas pueden presentar aireación, porosidad y permeabilidad. Te recomendamos que conozcas lo que es la Degradación del Suelo.

(Visited 596 times, 1 visits today)
Categorías Suelos

Deja un comentario