Suelos Salinos: Características, recuperación, manejo y más

Los Suelos Salinos son aquellos que presentan una alta concentración de sales solubles en sus componentes, al tenerla causa serios problemas en los mismos, tan graves que podrían ocasionar una infertilidad en ellos, pero si quieres conocer mas de este tema, te recomendamos que continúes leyendo nuestro artículo para que conozcas todo sobre este tema.

suelos salinos-1

¿Qué son los Suelos Salinos?

El problema de la salinización de los suelos es un proceso que se desarrolla continuamente a través del agua. Las salen en los suelos pueden llegar de una manera natural cuando se trata de suelos bajos y planos y que se ven expuestos a inundaciones e ríos o arroyos. También podría darse por las aguas subterráneas poco profundas en la que las sales disueltas van subiendo por las raíces.

Cuando esto sucede en épocas secas se da por un problema antropogénico, es decir por el riego del suelo. La sal (Cloruro de sodio) también provoca que los suelos sean salino-sódico. Todo esto tiene como consecuencia la pérdida de fertilidad de la tierra haciendo imposible que se puedan hacer cultivos agrícolas.

Se pueden hacer lavados de los suelos para hacer una reversión del proceso y quitar un poco las sales, pero son sumamente costosos. Actualmente existen patrones de riego que desde un comienzo toman en cuenta este problema, y hacen una prevención de la salinización con adecuadas estructuras de riego.

Muchas civilizaciones antiguas llegaron a decaer por estas condiciones del suelo, su riqueza en sales naturales o antrópicas causan dos tipos de ellos los cuales depende de su grado de salinización y del tipo de sal que domine el suelo. Siempre es bueno conocer como es la Clasificación de los suelos.

Características

Los suelos salinos presentan una serie de características que pueden ser provechosas para las plantas, siempre que se tenga una adecuada forma de regar las mismas, pero debemos darte las características más primordiales de este tipo de suelos para que sepas cómo reconocerlos:

  • Estos son ricos en sales de cloruro, sodio, potasio o sulfato.
  • Tiene la desventaja que no son buenos para la mayor parte de las plantas, ya que no dejan absorber gran cantidad de los nutrientes a través del agua.
  • Se pueden notar en las plantas que las hojas de las mismas están quemadas, deformadas, o estas comienzan a marchitarse, así le están colocando su riego, hasta que se mueren completamente.

suelos salinos-2

  • Son suelos que se dan en climas secos o áridos, lo cual hace que el agua se evapore rápidamente y que las sales no puedan correr por la tierra.
  • También puede ser salino ya que contiene un exceso de sal en el agua de riego. Las actividades humanas que hacen que los suelos se pongan salinos, a veces se acaban pero dejan los suelos sin ningún tipo de productividad
  • Estos suelos no son aptos para producciones agrícolas, de pasto o para forestaciones.

Efectos de la salinización en los suelos

La salinización de los suelos causa diversos efectos los cuales deben ser desglosados y explicados para que puedan verse claramente, lo delicado del tema, entre los principales efectos que te podemos mencionar están los siguientes:

Efecto osmótico: en donde el agua y los nutrientes de la solución del suelo se van distribuyendo en varias capas delgadas alrededor y en los agregados del suelo. Las raíces de las plantas son las que absorben el líquido hasta que la planta comienza a marchitarse cuando ya la sal es mayor que el resto de los nutrientes o líquidos que se encuentran en la célula de los vegetales.

Por este motivo las plantas deben consumir más líquido y gastan más energía absorbiendo agua con más sales y por eso comienzan a marchitarse, así el agua sea abundante, aunque algunas de ella pueden tener una adaptación y llegar a sobrevivir, lo hacen pero dejan de tener un crecimiento adecuado y baja el rendimiento del cultivo.

Estrés hídrico: es el principal efecto en las plantas ya que esta se ve imposibilitada de extraer agua del suelo a causa de la concentración de sales, si el suelo estuviese en condiciones normales, las raíces podrían absorber agua del suelo como si fuera una membrana semipermeable, y habría un equilibrio entre esta y el jugo celular de las células de la planta.

Es por esta razón que en los suelos salinos sucede lo contrario, la sal en hace que suceda un fenómeno de plasmólisis, las células de la planta están en un medio hipertónico y estas comienzan a perder agua, su volumen disminuye, y el agua de estas entonces se va al suelo, por esta razón las plantas no vuelven a absorber el agua que está llena de sales, ya que no las puede procesar.

Efecto de nutrición: la sal produce un cambio del Ph del suelo y altera la disposición de los nutrientes y sus interacción con los diversos elementos, haciendo que algunos de ellos estén bloqueados.

Efecto tóxico: los iones de calcio y sodio hacen que la estructura del suelo se pierda, haciendo que el crecimiento de la planta disminuya ya que no tiene el oxígeno necesario para que sus raíces puedan respirar. Si las plantas son grandes, tienen raíces más densa y profundas y pueden tolerar mejor el problema salino que las plantas jóvenes.

origen de la salinidad

El origen de la salinidad en los suelos viene de los aportes de sales que son en mayor cantidad que la descarga de ellos, estas sales por lo general se disuelven en agua. Los terrenos que presentan estos problemas son aquellos que se encuentran en las costas marítimas, con fuertes vientos que transportan sal hacia los sistemas subterráneos y que logran penetrar en los acuíferos internos.

También  en los desiertos en donde la evaporación del agua es más alta que en otras zonas. El origen no natural del problema es por los sistemas de riego en donde el agua tiene un alto contenido de sales y en donde el suelo presenta una alta concentración del mismo y una evaporación y transpiración continua.

Imágenes

A continuación te vamos a enseñar una serie de imágenes de cómo se ven los suelos salinos, estos poseen una vegetación halófila o de hábitat salobres.

Vegetación

La vegetación de suelos salinos son plantas que se adecuaron a vivir en este tipo de suelos llenos de sales, y se pueden encontrar en cuencas cerradas de zonas áridas o semiáridas, lagunas costeras, en marismas y en los litorales. Los más conocidos son los arbustos, las palmas, cocoteros, cactus y algunos árboles tropicales como el chamizo, romerito, verdolaga y zacate toboso.

Muchas personas al oír hablar de suelos salinos piensan inmediatamente que se trata de una degradación de los suelos, y en parte puede suceder de esta manera. Pero hay suelos que son salinos naturalmente sin que la mano del hombre haya intervenido en ellos. Muchos suelos salinos tienen grandes bellezas en vegetación.

En todo el mundo las regiones áridas y semiáridas se ven expuestas a la evaporación y la transpiración del agua en grandes cantidades, porque casi no reciben precipitaciones. El agua sube por la capilaridad del subsuelo hacia el llamado horizonte superficial del suelo, con ella va transportando las sales y las va dejando en la superficie de la misma.

Las llamadas cuencas endorreicas, en donde el agua va llegando a un lago o una hondonada y no tienen ningún tipo de salida hacia otro río o hacia el mar, el agua se va evaporando acumulando sales que van hacia la superficie, formando imágenes que son distintivas

Recuperación

La recuperación de estos suelos puede ser posible, existen diversas maneras y técnica de hacer, algunas económicas otras más costosas, pero se pueden tener tierras productivas y de buen sustento.

Las sales en la tierra alteran el crecimiento de las plantas, lo que crea problemas en las actividades agrícolas y ganaderas. La salinización y sodificación del suelo a través de los excesos de agua superficial o por la subida de capas freáticas son procesos que en la actualidad están haciendo aumentar este tipo de suelos.

Estos suelos sufren de compactación cuando hay un exceso de sodio, estos se hacen más duros, se secan y no permiten la impermeabilización ya que la arcilla y la materia orgánica termina dispersándose, trayendo como consecuencia problemas de crecimiento y de desarrolla de muchas plantas.

Si lo suelos se degradan, va a haber una pérdida de productividad que podría llegar a ser irreversible y también que no haya recursos suficientes para hacer un proyecto viable, el proceso podría tardar años y tal vez no se presente rentabilidad.

Una de las maneras que se está implementando recientemente es el uso de plantas forrajeras adaptadas, es un proceso que lleva tiempo, pero requiere de un costo menor si se usan las fórmulas químicas tradicionales, además estas plantas son buenas para poner un freno al ascenso de las capas freáticas ya que reduce la evaporación del agua hacia la superficie y evita la concentración salina en la superficie. Los estudios con estas plantas en este tipo de suelos demostraron que gracias a las raíces se logran mejorar la porosidad y la permeabilidad del suelo.

Haciendo que el agua de lluvia se filtre y pueda desplazar las sales y el sodio hacia las capas freáticas y mantener las mismas en la profundidad adecuada. En este caso se pueden usar la grama Rhodes o Chloris gayana, el agropiro (Thynapirum ponticum) y el lotus (lotus tenius). El uso del agropiro es otro de los nuevos avances estas plantas son tolerantes a la sal y al sodio, además de que ayuda mejorar la porosidad y la permeabilidad del suelo.

Los sistemas agrícolas para que tengan sustentabilidad deben tener la inclusión de gramíneas en su rotación y no solo cultivar el mismo producto, ya que esto acelera la degradación del suelo. Suelos sódicos que anteriormente eran usados solo para fines ganaderos, se han ido incorporando en la producción de granos, su rendimiento no es el ideal pero con el tiempo puede llegar a serlo.

Se debe comenzar con un sistema rotativo de cultivos, y evitar que el agua se corra hacia áreas deprimidas y que incremente el ascenso de los niveles freáticos. Al tener diferentes cultivos se puede asegurar una mejor actividad biológica del sistema.

Un productor puede hacerlo usando herramientas de análisis sencillas y tomar las mejores decisiones tomando en cuenta la incidencia de fenómenos ambientales en los cultivos en diversas épocas del año, y buscar cuáles son esas condiciones climáticas y ambientales más favorables.

De esta manera se puede hacer una secuencia de los tipos de cultivos deseados y establecer cuál será la mejor estrategia para la fecha en que se quiere sembrar. Estas secuencias en los cultivos llevan a tener un mejor uso del agua y de la materia seca, en el cultivo de gramíneas tales como el maíz, el trigo y el sorgo, ayudan a que el suelo mejore sus niveles de carbono y el balance de la materia orgánica es mucho más favorable. Te recomendamos que conozcas todo sobre las Propiedades Físicas del suelo.

Suelos Salinos y su manejo

El problema de los suelos salinos es que origina cambios que son totalmente negativos, dañan las cosechas o cultivos y afecta el rendimiento del suelo. Así que debemos conocer muy bien cuáles son sus causas, efectos y que debemos hacer para manejar el problema y superarlo. En años recientes los problemas de alteración del clima hacen que este fenómeno se vea a mayor escala, pero también si se hace una producción con una técnica ineficiente, esta se verá afectada.

Cuando el suelo salino está muy concentrado de sales, se puede deber a causas naturales o antrópicas. La primera de ellas ocurre porque el material se forma directamente del suelo, en climas áridos y por la escasez de lluvias, en zonas donde no hay drenajes, suele verse en las zonas costeras y semiáridas, en donde la acción del viento lleva una gran cantidad de partículas que tienen fosfatos y cloruros que son los que forman las sales.

Cuando sucede por las causas antrópicas es por el mal manejo de técnicas agrícolas, el uso de agua para riego con alto contenido de sales que llegan a los niveles freáticos y que vienen de aguas contaminadas de grandes industrias. El uso de manera indiscriminada de fertilizantes que hacen que los cultivos se sobrepasen, hace que se acumulen más sales en el suelo y en el manto acuífero, haciendo que haya un desequilibrio en su contenido y provocando una toxicidad en el suelo y en las plantas.

Para mantener la productividad del suelo se deben analizar las diversas condiciones que presenta la zona, que cultivos se van a sembrar y establecer la diferencia del suelo, la humedad, las sales que están presentes, que técnica se va a usar en el cultivo y que planta vamos a cultivar en los mismos y que toleran la salinidad.

Pero lo más recomendable es tomar muestras del suelo periódicamente y hacerle los análisis de ph en el laboratorio para tener un monitoreo de las concentraciones del mismo y proceder a hacer los tratamientos necesario para mejorar la condición del mismo.

El uso de algunos fertilizantes puede hacer que este nivel de sales aumente, así como las técnicas del riego y los caudales que se usen condicionando el terreno a lavados que afectan el equilibrio de sales en el suelo. El terreno debe ser preparado, con las dosis adecuadas de semillas y el posterior trabajo de escaneo para así mantener en buenas condiciones los niveles de salinidad.

Al momento de sembrar se debe buscar la zona en donde las condiciones de sal sean menores y que tenga la humedad adecuada, si la técnica de riego a usar es por surcos entonces la semilla debe colocarse en la mitad del lomo, así cuando se haga el riego el lavado de las sales será mayor en donde haya gravedad y en la aspersión, los fertilizantes se deben usar deben ser aquellos que mejoren el contenido y que se facilite el intercambio iónico.

Los lavados en el suelo se deben hacer con agua sin sal, y verificar que el drenaje sea eficiente para que el agua no se estanque y que la conductividad eléctrica sea la mejor. Si el suelo y su estructura han tenido modificaciones se debe hacer la incorporación de materia orgánica para recuperarlo y restaurar la fertilidad del suelo. En esta preparación se debe contar con movimiento de agua, no solo a niveles de profundidad sino también en la superficie.

Esta debe encontrarse de manera uniforme y que se tenga facilidad en  el drenaje y el desagüe, y cuando se haga el arado se pueda eliminar todo aquello que limite el horizonte del perfil del suelo. Con un riego adecuado para la presiembra, se lavarán aquellas sales que se han ido acumulando en las estaciones de sequía y se evitar que se forme la costra en la superficie.

Se puede hacer uso de algunos químicos, pero es preferible hacerlo de manera natural. El problema de la salinidad tiene soluciones, ya que en la naturaleza todo se puede transformar y restaurar de una manera sana para el ambiente y que sea económica para todos. También debes conocer todo sobre los Suelos Arcillosos.

Diferencia entre Suelos salinos y sódicos

Se pueden establecer diferencias entre los suelos salinos y los suelos sódicos, para que se determine cuál será la manera más adecuada de trabajarlos y modificarlos para tener buenas cosechas,  ambos tipos de suelos se localizan en los climas áridos y semiáridos  en los cuales las lluvias no pueden llegar a hacer el lavado necesario de las sales en el perfil del suelo, haciendo que este suba hacia las plantas por las condiciones elevadas de evaporación y transpiración, entre las principales te podemos mencionar las siguientes:

  • El Suelo salino tiene un exceso de sales solubles y el sódico tiene una presencia de sodio superior al 15% sobre todo si hay presencia de arcilla, la cual hace que el suelo tenga una impermeabilidad.
  • El suelo sódico se desarrolla en el momento en que el material del suelo se ve sometido al agua, bien sea de riego o freático que tengan una proporción de sal de sodio o bicarbonato (NaHCO3). Por eso se debe hacer un índice de relación de absorción de sodio.

  • El suelo salino es más fácil de recuperar que aquellos que son sódicos, los primeros se recuperan con lavados, y los sódicos deben ser provistos de calcio, pero en ambos casos se requiere de un buen sistema de drenaje que permita que la sal y el sodio sea eliminando del perfil del suelo.
  • Para recuperar un suelo salino se puede hacer a través del agua de riego si se toma en cuenta la cantidad de sal que tenga el agua, el suelo sódico o salino-sódico no solo necesita el lavado sino que se debe desplazar el ion sódico que se absorbe con los coloides y reemplazarlos con calcio y así mejorar la estructura y la composición química de base. El uso de yeso (sulfato de calcio es lo más usado ya que es efectivo y económico)

El calcio se debe colocar antes de hacer la plantación de cultivos, colocarse de manera uniforme y asegurarse que el yeso sea lo más fino que se pueda, para que se diluya rápidamente, dependiendo de la cantidad de yeso que se coloque, su pureza y su finura, el yeso también se puede colocar en los pozos de las plantaciones y el proceso de recuperación es más rápido ya que entra directamente a las raíces pero es más costoso.

Suelos salinos en el Perú

En Perú es problema de los suelos salinos se presenta por el mal uso del agua de riego y con el tipo de drenaje que estos presentan, aquellas áreas que cuentan con buenos sistemas de drenaje, tanto las aguas de riego como las de lluvia lavan de manera progresiva las sales o las llevan de manera profunda en donde no causen daños a las siembras.

Aquellas que tienen malos drenajes, las sales terminan saliendo de manera fácil y se van acumulando en la superficie. Estos malos drenajes por lo general se encuentran en las partes bajas de los valles en donde las pendientes son menores y permiten que se acumulen sedimentos más finos. Hacia las costas el problema es de mayor gravedad ya que existe mucha degradación del suelo por efecto de la sal.

Además el clima árido tiene una naturaleza salina en los suelos, también presenta sistemas de drenajes ineficientes y además insuficientes, mal uso del manejo del agua y los cultivos de arroz que se encuentran en la Costa Norte hacen que el problema haya empeorado superando las 300 mil hectáreas afectadas.

No se cuenta con un sistema de control de cómo se usa la tierra de acuerdo a la cantidad de agua que se percibe, el mantenimiento de los sistemas de drenaje es deficiente por parte de los usuarios. Para 1991 el estado peruano hizo obras de drenaje, pero en la actualidad la construcción de nuevos drenajes es muy limitada.

A esto se suma el hecho de la construcción de nuevas presas de agua para que le llegue más hacia los valles del norte de Chancay-Lamayeque, Jequetepeque y Chira Piura, el cual ha tenido malos efectos para otras zonas, tales como:

  • Una reducción en la manera de aprovechar los sistemas acuíferos subterráneos.
  • Aumento de cultivos que requieren de una mayor cantidad de agua como el arroz.
  • Una deficiente eficiencia para poder usar el agua adecuadamente.
  • Aumento de malos drenajes y mayor salinidad en los suelos.

Suelos salinos en Argentina

Se tiene información que en Argentina se tienen más de 600 mil hectáreas de suelos que presenta problemas de salinidad, pero se cree que en la realidad esta cantidad debe ser muy superior y que el problema sea de una gran magnitud.

Hay países que enfocan programas para minimizar el impacto de los mismos, pero Argentina no cuenta con programas similares y menos con políticas de gobierno enfocados en mejorar los problemas de salinidad en los suelos y de los problemas que se enfrentan en los sistemas agrícolas y ambientales.

Todos estos problemas fueron estudiados y analizados para darle diferentes usos a los suelos salinos del país, pero aún les falta por definir cuáles son las áreas con más necesidades y enfocar estas investigaciones para establecer más esfuerzos y solventar el problema. Conoce a través de este vídeo con el Inta intenta recuperar los suelos salinos en Argentina.

Suelos salinos en Venezuela

Venezuela tiene aproximadamente un millón de hectáreas de suelos que se encuentran bajo la afectación de salinidad de tipo primario, es decir que el problema es por causas naturales y se han venido produciendo este mismo problema en las zonas donde hay cultivos con sistema de riego. Este país presenta regiones con climas áridos en donde existe mayor cantidad de cloruros y sulfatos, entre ellos el sodio y el calcio, en concentraciones que causan daño en la mayor parte de los cultivos.

Esto ha ocasionado una reducción en la absorción del agua y también de los tóxicos, pero esta no causa desfavorecimiento en las propiedades físicas de los suelos ni siquiera cuando se eliminan por lixiviación con agua ya que se acompañan con precipitaciones de sulfato de calcio y carbonato de calcio y magnesio en menor o mayor profundidad.

Estos suelos se encuentran en las regiones áridas venezolanas de las costas de Falcón y en la zona árida y semiárida de Lara y en las subhúmedas de Yaracuy y del Norte de Anzoátegui. Por lo general estas zonas reciben más de 800 milímetros de aguas de lluvia al año, tienen una estación de sequía muy marcada de 5 a 6 meses y suelos con malos drenajes, en donde se usa agua con pocas sales y hay una baja permeabilidad de los suelos.

Pueden tener presencia de sodio con precipitación de carbonato de calcio y magnesio, pero no presenta grandes cantidades de yeso lo que hace que las propiedades físicas del suelo se vayan deteriorando, además también tienen un mal uso del manejo eficiente del riego en la mayor parte de los cultivos. Estos casos se pueden apreciar hacia la costa este, oeste y el sur del Lago de Maracaibo, en los Llanos occidentales y en las regiones de la costa de Falcón, Carabobo y Yaracuy, y entre los límites de los Estados Sucre y Monagas.

Tiene la presencia de suelos potencialmente ácidos y salinos en las zonas deltaicas o fosilizadas que tiene un clima semiárido y presentan suelos arcillosos que están bajo una fuerte afectación. Para proceder a recuperar estos suelos se hacen lavados y así se remueven las sales solubles, se deben asegurar de mantener un sistema de franje tanto interno y superficial, y colocar cultivos que toleren la alta salinidad o el sodio y a las inundaciones.

Suelos salinos en Colombia

Colombia presenta aproximadamente 14 millones de hectáreas afectadas por suelos salinos, esto equivale a más del 12% del área continental e insular del país. En este caso esta puede ocurrir por causa tanto naturales como a las provocadas por a las actividades agropecuarias, el turismo, la minería y la deforestación de amplias zonas verdes.

Muchas tierras han perdido su capacidad productiva o fertilidad, ya que la presencia de sales que hace que los microorganismos vayan disminuyendo y que no se haga una fijación de los nutrientes necesarios para permitir un suelo apto para zonas de agricultura o pastos para el ganado.

La zona de la Guajira es a que tiene una mayor extensión con este grado de degradación de acumulación de sales minerales a los cuales les sigue: Atlántico, Magdalena, Cesar y Valle del Cauca. De acuerdo a los expertos la región caribe debe estar bajo un constante monitoreo y seguimiento para evitar y advertir del deterioro de la calidad del suelo, debe tratar de recuperarse de manera rápida y tratar conservarla, esto de acuerdo a fuentes de la Ideam.

Colombia debe hacer una planificación completa para organizar y ordenar el uso de sus suelos, los gobiernos regionales como el nacional tienen toda la información y los datos avalados por científicos para poder tomarlas decisiones adecuadas.

El Archipiélago de San Andrés presenta un 40% de zona afectada que se ha visto afectada por el severo cambio climático, presenta degradación de los suelos y salinización, que pueden afectar las zonas de cultivos y los sistemas de producción arriesgando la seguridad de alimentos para las zonas cercanas.

En pocos años Colombia transformó más de 1 millón de hectáreas entre ellas los bosque subandinos y la subxerofitica basal de los departamentos de Cesar, La Guajira y Magdalena, el bosque basal húmedo de Bolívar, en total se tiene registros de más de 49 ecosistemas continentales naturales afectados por la salinización muy severa y 38 por la salinización severa.

(Visited 189 times, 1 visits today)
Categorías Suelos

Deja un comentario