Huracán Irene: trayectoria, categoría, zonas afectadas y más

El huracán Irene es un fenómeno natural que pasó por varias fases desde tormenta tropical a ciclón para luego llegar a ser huracán. Pertenece a la temporada de huracanes del 2011 y a su paso causó graves daños a varias zonas de los EEUU e islas como Cuba y Puerto Rico, entre otras.

¿Quieres conocer la relación entre el pájaro jilguero y la pandemia de corona virus que estamos viviendo actualmente? HAZ CLIC AQUÍ PARA VER EL ARTICULO

Huracán Irene y cuál fue su trayectoria              

El huracán Irene se presentó dentro de la zona del oeste en el océano Atlántico, manifestándose como una especie de borrasca tropical, para pasar luego a transformarse en un huracán, siendo el noveno en ser nombrado dentro de la lista de los huracanes que formaron parte de la temporada del 2011. (Ver articulo: Huracán María)

Este ciclón tropical fue el primero en la lista que alcanzó la categoría de huracán, teniendo una escala de 3 grados de magnitud Richter. Los orígenes del huracán Irene partieron de una onda tropical muy precisada y delimitada que se fue concentrando al este de las islas de Barlovento.

Dentro de la trayectoria marcada para el huracán Irene, este tomó una vía cercana a Saint Croix el 21 de agosto del 2011, continuando su paso a través  del océano Atlántico. Al tocar tierra, el huracán Irene llega a la isla de Puerto Rico manifestándose con gran fuerza similar a la de un huracán, promoviendo vientos fuertes y graves daños, aunque todavía reportada como ciclón tropical.

Fue a raíz de la intensidad que tomó con su paso por Puerto Rico que es catalogado como huracán. El día 24 de agosto del 2011, Irene se convirtió en el primer huracán mayor de categoría 3 dentro de la temporada de huracanes del 2011, luego de llegar hasta el sureste de las Bahamas y las islas Turcas y Caicos, incluso en las adyacencias con la isla de Acklins.

Días después, el 27 de agosto, el huracán Irene vuelve a tierras de los Outer Banks en Carolina del Norte.​ Fue causando daños generalizados a lo largo de toda su trayectoria, dejando un saldo de al menos 45 personas fallecidas. En cuanto a las pérdidas económicas, estas ascendieron en cifras multimillonarias, por múltiples daños causados a las infraestructuras, viviendas, entre otras.

Trayecto

El trayecto del huracán Irene comienza a formarse un 15 de agosto del 2011, presentándose como una onda tropical que se fue trasladando hacia la costa de África a través del océano Atlántico. Dentro de sus características, el huracán Irene desarrolló una rotación ciclónica delimitada y con una fuerte carga de humedad tropical. (Ver artículo: huracán Ana)

Durante varios días y de manera continua el huracán Irene seguía su paso hacia el oeste, con dirección hacia las islas de Cabo Verde, presentando una significativa transferencia de energía al suroeste de su eje.​ Las lluvias y chubascos se mantuvieron limitados mientras el huracán Irene se iba alejando del archipiélago, sin embargo su presencia era bastante extensa.

Ya para el 19 de agosto del 2011, la actividad mediante la transferencia del calor energético comenzó a organizarse, al tiempo que la presión atmosférica contenida en el huracán descendía, desplazándose hacia un entorno más favorable. Con esas condiciones aumentaba la posibilidad de convertirse en ciclón.

Los días siguientes continuaron las tormentas manifestándose alrededor de una nueva área de baja presión. Llegado el 20 de agosto del 2011, comenzó a transformarse la tormenta en ciclón tropical cuando el huracán Irene tomaba la dirección hacia las Antillas Menores, esto según la observación hecha por parte del Centro Nacional de Huracanes.

El huracán Irene se ubicó a unos 305 kilómetros al este de Dominica, formándose con un centro de alta presión que iba debilitándose, a medida que se desplazaba hacia el noroeste, utilizando para su movilización el mar Caribe oriental.

Para la fecha del 21 de agosto del 2011, el centro de la superficie de Irene se modificó en su proximidad con una transferencia de nivel de energía  profunda, mientras un anticiclón en altura proveía de una salida cada vez mayor sobre el ciclón.

El huracán Irene se presenta con unas características que lo describían teniendo una estructura mejorada y movilizándose en medio de un ambiente de baja velocidad del viento en vertical, y altas temperaturas triviales del mar.

Para esas alturas, ya los expertos habían señalado que el huracán Irene iba a intensificarse en cuanto a su magnitud, conteniendo una fuerza de huracán mayor a los 119 kilómetros por hora en sus vientos, antes de azotar La Española, que es una isla entre República Dominicana y Cuba.

Continuando con su trayectoria, el huracán Irene tomó una dirección más hacia el norte de lo que inicialmente se tenía previsto, rodeando a la isla de Saint Croix y trasladándose hacia la isla de Puerto Rico. Una vez que tocó esta tierra boricua, aumentó su velocidad de manera considerable en cuanto a la fuerza y la circulación de sus vientos, por lo que su nivel de intensidad fue considerado como el de un huracán.

Los vientos sostenidos de Irene eran de 110 kilómetros por hora, después de unas horas de haber llegado a las inmediaciones de Punta Santiago, fueron aumentando relativos a su velocidad los cuales ya eran superiores a los 119 kilómetros. El huracán Irene iba aumentado de manera considerable, al grado de huracán categoría 1 en la Escala de Saffir-Simpson.

Con estas características, el huracán Irene pasó a ser el primer huracán de la temporada de huracanes del 2011, inmediatamente después de llegar a la isla de Puerto Rico.​ Con el paso del tiempo, Irene se iba fortaleciendo y a las pocas horas, había alcanzado la categoría 2, ​ con vientos de 160 kilómetros por hora, tomando en ese momento la dirección hacia el norte de República Dominicana.

El día 23 de agosto del 2011, Irene avanzaba hacia las islas Turcas y Caicos, azotando esa región. Irene fue disminuyendo hasta volver a ser categoría 1,  sin embargo durante la mañana del 24 de agosto, su magnitud retoma su intensificación, lo que se evidenciaba en las imágenes de observación satelital.

El huracán Irene se trasladó sobre aguas de temperaturas muy cálidas a través del sureste de las Bahamas,​ donde se propagó mientras su salida se daba con un aumento en su altura, pasando a ser un ciclón de categoría 3, y presentando vientos intensos de 195 kilómetros por hora. Para el día 25 de agosto del 2011, el huracán Irene había interrumpido su intensidad,  debilitándose un poco.

Ya desde ahí, Irene no pudo volver a recuperarse del debilitamiento al que se vio sometida producto del ciclo de reemplazo, disminuyendo cada vez más mientras se acercaba a los Outer Banks en Carolina del Norte. Una vez allí ya el huracán Irene había bajado a categoría 1, presentando unos vientos de intensidad de 140 kilómetros por hora.

Imágenes                       

El paso del huracán Irene fue uno de los acontecimientos más estremecedores que ocurrieron durante el 2011. Su paso causó muchas muertes y daños materiales a pesar de haber oscilado entre las categorías de 1 a 3. Sus lluvias constantes y sus fuertes vientos, mantuvieron a las regiones que lo padecieron, en constante zozobra. Las siguientes imágenes ilustran la gravedad del acontecimiento:

Categoría del huracán Irene     

En sus inicios, el huracán Irene se fue fortaleciendo poco a poco hasta pasar de tormenta tropical a catalogarse como un huracán de categoría 1, presentando vientos de 75 mph que equivale a 120 kilómetros por hora, así como una presión central de 987 milibares. Estas características lo convirtieron en el primer huracán de la temporada del 2011.

Ya le habían antecedido la presencia de ocho ciclones tropicales que se manifestaron de manera consecutiva recién iniciando la temporada 2011 de huracanes, pero ninguno de ellos pasaba de ser una tormenta tropical. En la mañana del 24 de agosto del 2011, Irene se transformó de huracán de categoría 1 a categoría 3, cuyos vientos ahora eran de 115 mph lo que equivale a unos 185 kilómetros por hora.

Al llegar a Carolina del Norte, el huracán Irene ya se había debilitado pasando a ser un huracán de categoría 1, con vientos de 85 kilómetros por hora y una presión baja que era de características inusuales para un huracán con esa categoría. (Ver artículo: Huracán Odile)

Para el 28 de agosto, ya el huracán Irene se había convertido en una tormenta tropical mientras pasaba por Brooklyn y Nueva York, llegando a Canadá del Atlántico el 29 de agosto del 2011 cuando cerró su ciclo.

Huracán Irene, vista desde el espacio 

El satélite meteorológico geoestacionario cuyas siglas son GOES-13, pertenecientes a la NASA, siempre mantuvieron en observación al huracán Irene y toda su trayectoria, mostrando evidencias de fotografías y videos desde el espacio.

Este mecanismo es utilizado por los institutos expertos en este tipo de fenómenos naturales con el objetivo de vigilar los pasos de su trayectoria, la cercanía con las zonas a afectar y la magnitud e intensidad que lleva a medida que avanza en su ruta de destino.

Zonas afectadas por el huracán Irene 

Muchas fueron las zonas afectadas por el huracán Irene, unas con mayor impacto que otras. Entre las que se pueden nombrar están la isla de Puerto Rico, República Dominicana, Las Bahamas, Nueva Jersey, Carolina del Norte, las Islas Turcas y Caicos.

También se vieron fuertemente afectados La Florida, Nueva York y la Costa este de los EEUU, las Antillas mayores y menores, el este y las provincias atlánticas de Canadá, la Española isla del mar Caribe que une a República Dominicana y Haití. (Ver artículo: Temporada de huracán del 2018)

Puerto Rico   

Las lluvias intensas que fueron parte del huracán Irene, causaron daños de consideración a lo largo y ancho de toda la isla de Puerto Rico. Numerosos árboles y postes de servicio eléctrico derribados en varias carreteras, era el panorama que dejaban los vientos huracanados, trayendo como consecuencias que más de 1 millón de habitantes quedaran sin energía eléctrica.

De igual manera, tras el paso del huracán Irene falló el servicio de agua potable, lo que dejó a más de 120 usuarios sin el vital liquido en plena tormenta. Unas 771 personas tuvieron que ser trasladadas hacia los refugios dispuestos por las autoridades de la Isla. Las características presentaban al huracán Irene con vientos de 178 kilómetros, lo que fue causante de que varios ríos se desbordaran debido a las intensas y constantes lluvias.

Durante la mañana del 22 de agosto, el aeropuerto Luis Muñoz Marín ubicado en la capital de la Isla San Juan, ya había sufrido los embates de lluvias constantes por más de 24 horas, y una ráfaga de vientos con velocidades de 66 kilómetros por hora. Cuando el huracán Irene tocó tierra, uno de los sectores al que más afectó fue el agrícola ya que con las inundaciones se perdieron muchos sembradíos.

Numerosas plantaciones de plátanos y cafetales fueron arrancadas producto de los intensos vientos, teniendo que los sembradíos con más daños reportados fueron los de las comunidades de Yabucoa y Maunabo, donde las plantaciones quedaron derrumbadas producto de las inundaciones. El huracán Irene dejó daños en las infraestructuras y otras propiedades valoradas para ese año del 2011, en 2 millones de dólares.

En la comunidad de Ponce, persistían las lluvias y vientos que aunque leves, ocasionaron el deslizamiento de lodo, dejando incomunicada a la carretera.​ Varias vías se vieron afectadas por la saturación del suelo y las inmediaciones. En Jayuya, las paredes de las casas se derrumbaron producto de las intensas y constantes lluvias.

Hacia el Norte de San Sebastián, los vientos huracanados azotaban los municipios de Rincón y Aguadilla, donde los residentes de esas poblaciones tuvieron que ser evacuados y trasladados hasta los refugios. Las inmediaciones de isla Culebra, ya sufría las consecuencias del huracán Irene con hundimientos de varios veleros, eventos que se suscitaron antes de la llegada de Irene a Puerto Rico.

En la isla de Vieques, el huracán Irene se manifestaba presentando vientos que oscilaban entre los 85 y 115 kilómetros por hora.​ Hubo cortes en el servicio eléctrico y también del telefónico. Debido a la intensidad de las lluvias, el aeropuerto local suspendió todas sus actividades.​ El presidente de los EEUU para ese año, Barack Obama, declaró el estado de emergencia para Puerto Rico, con la finalidad de poder ayudar a la Isla económicamente.

República Dominicana             

El huracán Irene rodeó la costa norte de República Dominicana, donde se presentó acompañada de vientos de gran intensidad, lo que desencadenó un temporal de lluvias prolongadas. En respuesta a este fenómeno natural, las autoridades comenzaron el desplazamiento de más de 30 mil personas que se encontraban en las zonas de mayor riesgo.

Las lluvias y los vientos huracanados de Irene dejaron un saldo de al menos 85 poblaciones de República Dominicana aisladas. Unos 200 hogares ubicados en las costas del país tuvieron que ser evacuados producto de la marejada ciclónica que llevaba la tormenta tropical.​ Numerosos árboles y postes eléctricos quedaron derribados en la comunidad de Cibao, a consecuencia de los vientos intensos. Las viviendas quedaron bajo las aguas por las inundaciones originadas por el desbordamiento de los ríos.

Las inundaciones saturaron los suelos provocando el deslizamiento de tierra, que derivaron otras consecuencias adicionales.​ El huracán Irene originó la presencia de fuertes lluvias en el sur de República Dominica lo que trajo como consecuencia efectos secundarios. Los ríos se desbordaron devastando a gran parte de la población de San Cristóbal, donde la estructura de su puente colapsó dejando dos personas fallecidas.

También en la región de Cambita Garabitos, una persona murió y otras se encontraban desaparecidas, mismo panorama que presentó la provincia de La Altagracia donde cientos de personas tuvieron que ser evacuadas, por el desbordamiento de los ríos como consecuencia de las intensas lluvias, las cuales a su vez afectaron la producción agrícola de la región.​

En Nueva York

Nueva York quedó inundada y sin servicio de electricidad, tras el paso del huracán Irene, el cual golpeó a la ciudad manifestándose con unos vientos de 100 kilómetros por hora. Aunque al tocar tierra, este huracán se debilitó, sus lluvias torrenciales provocaron muertos y devastaciones que le costó a las autoridades semanas y hasta meses para poder recuperarse.

Barrios enteros quedaron bajo el agua en Nueva York tras el paso de Irene producto de las torrenciales lluvias, así como más de 90 mil personas sin servicio eléctrico. Los fuertes vientos provocaron la caída de cientos de árboles, carros destrozados, entre otros daños materiales.

Luego de llegar hasta Carolina del Norte, Irene perdió fuerza y no logró ingresar a la Gran Manzana con todo su poder de destrucción. Los neoyorquinos se sintieron aliviados, luego de haber padecido toda una noche en suspenso. Sin embargo, el presidente de EEUU Obama, indicó que las consecuencias del paso de esta tormenta, se sentirán por algún tiempo más, luego de que se evaluaran los daños.

A su paso por Carolina del Norte, Virginia, New Jersey y Nueva York, el huracán Irene dejó un saldo de 20 personas fallecidas, suspensión del servicio eléctrico que beneficiaba a 4 millones de usuarios, además de severas inundaciones. En la ciudad de Nueva York las zonas más afectadas fueron los suburbios, partes de Brooklyn, Queens, Staten Island, Coney Island y Long Island. Estas localidades quedaron debajo de las aguas producto de las inundaciones.

Muchas personas quedaron atrapadas dentro de sus casas, por lo que se tuvieron que emplear botes salvavidas para rescatarlas. En el caso de Staten Island, los bomberos tuvieron que actuar en el rescate de 61 personas que se vieron afectadas por el desbordamiento de un lago  que originó que las calles parecieran ríos.

Una inédita y a la vez obligatoria evacuación tuvo que hacerse en Nueva York, la cual estuvo alrededor de 370 mil personas, que padecieron los efectos del huracán Irene sintiendo sus potentes lluvias, relámpagos, así como la presencia de fuertes tornados los cuales iban acompañados de fuertes vientos.

El centro de  Nueva York se salvó de lo peor ya que se predecía que el río Hudson ubicado en Battery Park, podría desbocarse y provocar inundaciones hasta un gran apagón y sin embargo sobrevivió al huracán de manera intacta. La localidad de Manhattan fue recuperando lentamente su ritmo y su panorama pintaba solo unos cuantos arboles caídos.

Muchos locales, restaurantes y oficinas, entre otros, estuvieron cerrados días posteriores al paso del huracán como medida de prevención.  Los fuertes vientos se mantuvieron por un tiempo en Nueva York luego del paso del huracán Irene para luego dar paso a un sol resplandeciente que marcaba el fin del trayecto de la tormenta tropical por esa zona.

En Cuba            

El paso del Huracán Irene por la Isla de Cuba, llegó causando grandes olas que oscilaban entre los 10 y 12 pies de altura, los cuales se podían visualizar desde las poblaciones de Gibara en Holguín. Para el momento en que el ojo del huracán Irene se ubicaba entre las islas de Acklins y Crooked, región de las Bahamas, un fuerte oleaje mezclado con una creciente en sus aguas, produjo una ligera inundación de la zona costera.

Durante la noche del 24 de agosto del 2011, se generaron chubascos y lluvias alternas, principalmente en zonas de la costa con dirección al norte de las provincias de Guantánamo y Holguín. Las bandas de chubascos de la periferia del meteoro se vinculaban con el paso del huracán según lo reportado por el Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología de ese país caribeño, que avistaba a la región sobre el ciclón.

Las provincias orientales de Cuba comenzaron a presentar una situación relacionada con su hidrología, y muchas localidades permanecieron en observación por la presencia de las lluvias que tardaron entre 24 y 48 horas para formarse. También se presentaba un ambiente donde las marejadas peligrosas para la navegación se manifestaban específicamente en la costa norte oriental.

Con el paso del huracán, los vientos fueron disminuyendo en zonas de la costa norte de las regiones de Guantánamo y Holguín, presentando velocidades de entre 25 y 40 kilómetros por hora. También se vio la presencia de chubascos dispersos. El huracán había sido evaluado presentando unos 23.2 grados de latitud norte y los 74.8 grados de longitud oeste, según la observación del centro de huracanes.

Los vientos se iban intensificando hasta llegar a 195 kilómetros por hora, haciendo que el huracán Irene llegara a la categoría 3 en la escala Saffir-Simpson, con una presión mínima central que bajaba mientras se trasladaba hacia el noroeste de la región, trayectoria que mantuvo mientras se dirigía hacia las Bahamas y a medida que se alejaba de Cuba.

En Florida       

El huracán Irene impactó el estado de La Florida por su lado Este, manifestándose con bandas lluviosas que originaron fuertes aguaceros y ráfagas intermitentes de vientos, lo cuales azotaron las costas del sureste. Otra manera de manifestarse que consiguió el huracán Irene en La Florida fue a través de tormentas que crearon la aparición de grandes olas, las cuales alcanzaron de hasta 4 metros de altura. ​

En la región de Boynton Beach, seis personas resultaron lesionadas por el fuerte oleaje, dejándolas en un estado crítico. En la región de Lantana, los muros de contención fueron sobrepasados por el mar, la cual con su gran fuerza, terminó derribando una torre de salvavidas. También fue reportada la aparición de una erosión en la costa pero sin representar gran riesgo. La intensidad de los vientos registrados eran del tipo moderado.

En cuanto a la zona de Lake Worth,  los vientos tenían una velocidad de 65 kilómetros por hora. Producto de las lluvias, sólo se registraron unos pocos apagones en el sur de Florida, pero muy aislados.   

Se estimaba que el Huracán Irene llegase a Argentina               

Cuando se conoció la trayectoria del huracán Irene y que este afectaría varios estados de EEUU, Argentina se mantuvo en alerta. Sin embargo los expertos descartaron dicha posibilidad, gracias a las condiciones climáticas que presentaba el país para el 2011, las cuales impedía que se llegaran a formar huracanes de las magnitudes de Irene.

Esto se debía en parte a que en Argentina y el resto del Cono Sur, las temperaturas del océano no eran lo bastante altas, aunque si podía darse la aparición de tormentas tropicales, no había posibilidad de que pasaran a convertirse en huracanes.

Para aquellos días del 2011, raramente los vientos llegaban a tener velocidades de 120 kilómetros por hora, y no se presentaban diferencias entre sus velocidades ni en las direcciones dentro de la atmósfera, siendo esas son las condiciones que se prestan para la formación de un huracán.

Múltiples tornados y otras tormentas tropicales se hacían de presencia frecuente tanto en la capital Argentina, Buenos Aires, como en otras zonas del área metropolitana. Particularmente, en la capital ya era casi habitual que la región padeciera los embates de tornados con intensidades que se aproximaban a las características de los huracanes sin llegar a serlo.

Científicos expertos realizaron varios estudios con apoyo de satélites, que les permitían identificar las áreas donde mayores eran las manifestaciones de huracanes en el mundo. Este estudio se llevó a cabo en el año 2006, reflejándose en los resultados que la zona con mayores cantidades de tormentas correspondía al Este de la Cordillera de los Andes.

Finalmente te dejamos este video del Huracán Irene 

El huracán Irene ha sido uno de los fenómenos naturales que marcó un precedente durante el año 2011 en varias regiones del Atlántico, dejando a su paso daños materiales de los cuales hoy en día varias zonas se siguen recuperando.

Irene formó parte de la temporada de huracanes del 2011, convirtiéndose en el primero en pasar de tormenta tropical a huracán dentro de la lista prevista para ese año. A continuación se muestra un video explicativo de lo vivido tras su paso y parte de la trayectoria en las regiones a las que afectó con sus acciones.

(Visited 556 times, 1 visits today)

Deja un comentario