Huracán Odile: trayectoria, daños causados y mucho más

El huracán Odile, fue la tormenta tropical más intensa por la que atravesó la península de Baja California, ocurrida en el mes de septiembre del año 2014. Fue categorizado como un ciclón de intensidad máxima categoría 4, el cual a su paso causó daños a los EEUU y México.

Huracán Odile

El huracán Odile, está registrado dentro de la historia como el temporal tropical de mayor magnitud e intensidad producido en la península de Baja California en el mes de septiembre de 2014. Los daños ocasionados por Odile a pesar de su intensidad, fueron generalizados, impactando sobretodo la parte sur de Baja California, el lado continental de México y el suroeste de los EEUU.

El origen del huracán Odile se generó como una depresión tropical que se ubicó al sur de México, para la fecha del 10 de septiembre del 2014. Tal depresión, rápidamente consiguió intensidad de ciclón tropical y luego de varios días de desplazamiento, el huracán Odile comenzó a tomar como dirección el noroeste, intensificándose cada vez más hasta que el 14 de septiembre del 2014, donde alcanzó su nivel máximo, pasando a ser un huracán de categoría 4.

Antes de llegar a las adyascencias del Cabo San Lucas, el huracán Odile se debilitó levemente, presentando vientos máximos de 125 metros por hora a 205 kilómetros por hora. (Ver artículo: huracán Ana)

Para el 17 de septiembre del 2014 mientras se trasladaba por la península de Baja California, el huracán Odile se fue debilitando de manera progresiva, mientras cruzaba transitoriamente con dirección hacia el Golfo de California.

huracan odile

El huracán Odile se consideró como la decimosexta tormenta nombrada dentro del registro de huracanes, ciclones y tormentas tropicales, además de ser el undécimo huracán de la historia hasta esa fecha, así como el octavo huracán con mayor intensidad que se presentaba dentro de la temporada de huracanes esperada para ese 2014 que ocurrieron dentro del Pacífico.

Según los pronósticos realizados por el NHC que es el Centro Nacional de Huracanes, Odile tendría una ruta que seguiría hacia el oeste, se curvaría hacia el mar y no tocaría tierra firme. En un principio y basados en esos pronósticos, los gobiernos locales publicaron alertas meteorológicas menores en el suroeste de México.

Sin embargo, las verdaderas medidas de precaución empezaron a llevarse a cabo solo después de que el huracán Odile se dirigió de manera imprevista con dirección hacia la península de Baja California. Como consecuencia de esto, varios municipios ubicados en esa región, se declararon en emergencia.

Como medidas las autoridades aperturaron más de ciento cincuenta albergues que servirían de refugio para unas 30 mil personas, mientras que se contabilizaban unos 26 mil turistas extranjeros que estarían estancados en la península al momento que Odile tocó tierra de manera inesperada.

Luego de que el huracán Odile alcanzara su categoría 4 el 14 de septiembre, y un pico de intensidad contentivo de unos vientos de gran velocidad a 215 kilómetros por hora, comenzó su ciclo de reemplazamiento, hecho que produjo que la tormenta comenzara a decaer, bajando a la categoría 3.

Para el día 15 de septiembre, el huracán Odile continuaba con su mismo nivel de intensidad, y tomó rumbo a las cerca del Cabo San Lucas en la península de Baja California, bajo la categoría 3. Cuando Odile se presentó en esa zona, comenzaron a reportarse vientos mayores a los 140 kilómetros por hora.​ Al tocar tierra, el huracán continuó debilitándose paulatinamente hasta llegar a la categoría uno.

Después de 39 horas de generarse, el huracán Odile se minimizó a tormenta tropical y más tarde perdió fuerza hasta llegar a la categoría de depresión tropical, siguiendo una ruta de desplazamiento hacia el noreste, ubicándose al noroeste de México.​

El paso del movimiento del huracán Odile fue disminuyendo hasta perder definición. Al final, el 19 de septiembre los restos del huracán se dirigieron hasta llegar al sureste de Nuevo México y el oeste de Texas, pero ya no contaba con la misma fuerza e intensidad con la que se había generado al inicio.

Signos de fuertes lluvias y grandes tormentas originaron graves daños en las regiones costeras menores, ubicadas al suroeste de México, mientras que en las ciudades de Oaxaca y Jalisco el huracán Odile dejó un saldo de 3 muertos, en una etapa de pleno desarrollo.

El paso de este huracán trajo consigo consecuencias que perjudicaron gravemente a la península de Baja California, donde los registros reportaron un aproximado de 16.6 mil millones de dólares.

En esta región se produjeron fuertes cortes de energía que fueron producidos por agresivos vientos que estuvieron acompañados por intensas lluvias que interrumpieron la electricidad en un 92% a los habitantes de Baja California Sur.  El paso del huracán Odile también trajo consigo severas inundaciones que causaron los ríos, por lo que debieron evacuarse masivamente a los pobladores que se encontraban en áreas con mayor riesgo y de baja altitud.

Los restos de Odile desataron lluvias y tormentas eléctricas las cuales eran inusuales y altamente poderosas. Las mismas se dirigieron hacia el suroeste de los EEUU. A su paso, en los nueve días que duró el huracán Odile, tuvo un total de 18 personas muertas.

Huracán Odile y su  trayectoria               

El Centro Nacional de Huracanes, el 4 de septiembre del año 2014 señaló la posibilidad de que se originara una tormenta tropical contentiva de un gran potencial para transformarse en un ciclón, detectada en el área de baja presión al sur de México. Ya para el 7 de septiembre, se había formado sobre la región, específicamente dentro del área de convección amplia, la vinculación a una vaguada de baja presión la cual se manifestaba de manera consistente.

Esta presencia se desplazaba lentamente con dirección hacia el oeste y se fue constituyendo de manera gradual los días posteriores, por lo que nuevamente se pronunció el Centro Nacional de Huracanes indicando que existía la presencia de una perturbación que se había intensificado tanto que entraba en la clasificación de depresión tropical, la cual para aquel momento se ubicaba a unos 395 kilómetros al suroeste de la ciudad de Acapulco en México.

Pasadas unas seis horas desde su formación, el incremento del huracán Odile se hacía de manera continua, por lo que el Centro Nacional de Huracanes tuvo que cambiar su categoría a tormenta tropical, asignándole esta vez un nombre: Odile.​ (Ver artículo: Huracán Ophelia)

A pesar de que se desarrollaba de una manera creciente, un corte vertical de sus vientos, trajo como consecuencia la separación de la convección en el centro de circulación del ciclón, lo que a su vez produjo una disminución de su intensidad.

El huracán Odile continuó su desplazamiento hacia el oeste, esto gracias a la falta de las corrientes dorsales atmosféricas. El corte de los vientos tuvo una constante influencia que originó una desorganización de la tormenta provocada el 11 de septiembre antes de que la misma sucumbiera. Luego, el 12 de septiembre, este hecho permitió que el régimen reconstituyera su convección junto al centro del huracán Odile.​

Este corte en el viento propició el crecimiento de bandas nubosas que al mismo tiempo que se iban formando, rodeaban al ciclón.​ Una gran nubosidad central densa y amplia se formó rápidamente alrededor del huracán Odile, características que justificaron que nuevamente el NHC cambiara su categoría de tormenta tropical a la intensidad de huracán.

El día 13 de septiembre, el huracán Odile comenzó a desplazarse hacia el norte-noroeste, donde de acuerdo a las imágenes de satélite que se mantenían en observación, indicaban la formación de un ojo.​

Ya para el día 14 de septiembre el ciclón había entrado en la categoría 4 según la escala de huracanes, producto del registro de intensificación de su fase de forma rápida, manifestándose con vientos sostenidos en un máximo de unos 115 nudos y a 215 kilómetros por hora, por lo que se dio inicio​ a un ciclo de reemplazamiento de pared de ojo, que es la característica más común presentada en estos tipos de huracanes intensos.

Además para ese momento, el huracán Odile presentaba una presión barométrica de unos 922 hectopascales, medición que resultó más baja de lo que se tenía previsto, siendo así la lectura de presión más baja que presentó el huracán Odile mientras duró.​

Debido al ciclo de reemplazamiento que sufrió la pared de ojo, causado por el desgaste del núcleo interno del huracán, se fue debilitando de manera progresiva una vez que ya había alcanzado su máximo nivel de intensidad.

La ruta de desplazamiento del huracán continuó hacia el norte-noroeste, presentando una leve desviación con la cual esta tormenta tropical llegó a las cercanías del Cabo San Lucas, como huracán de categoría tres, el día 15 de septiembre, con vientos de 110 nudos.

Una vez que el huracán Odile llegó a este punto, fue referenciado junto al huracán Olivia, producido en el año 1.967, que había sido hasta ese momento el ciclón tropical más intenso que llegaba al sur de Baja California.​

Cuando el huracán tocó tierra comenzó a debilitarse de manera escalonada debido a la formación montañosa que tiene la península de Baja California, por lo que el 16 de septiembre volvió a pasar de huracán a tormenta tropical.​

Luego, el 17 de septiembre, se elevo una cresta de media magnitud, que desvió al sistema hacia el noreste, conduciéndolo hacia el golfo de California, donde pasó a ser una severa tormenta tropical.

Cuando llegó a las cálidas aguas del golfo,​ comenzaron a cortarse los vientos, por lo que se creó cierta interacción con la tierra, esto en una forma adversa, presentando otras condiciones favorables.​ El huracán Odile continuó atenuándose por lo que su convección se extendió, tomando la dirección hacia el noreste de México y también el suroeste de los EEUU.​

El 17 de septiembre sigue su trayectoria de ruta hacia México, donde llega en categoría de tormenta tropical según el Centro Nacional de Huracanes, en un estado ya de degradación y presentando sus restos con baja presión.

La tormenta Odile continuó su camino hacia el noreste, entrando al sureste de Arizona, específicamente el 18 de septiembre para luego ​terminar disipándose justamente al este de la frontera entre Arizona y Nuevo México el 19 de septiembre, abriendo con ello el paso a tormentas severas que persistieron días después en toda esa región.

Los daños que causó el Huracán Odile                

El huracán Odile produjo múltiples daños a su paso, por ejemplo, en el Este de México, las lluvias torrenciales que se originaron producto de la tormenta, tuvieron como consecuencias grandes inundaciones en el estado de Oaxaca, lo que tuvo como resultado las muertes de dos personas, entre ellas la de un niño de apenas 9 años de edad, quien fue arrastrado por la corriente de un río.

El otro fallecido fue un trabajador que murió producto del impacto de un rayo. En Acapulco, unos 69 edificios resultaron con daños en su infraestructura, a consecuencia de la mezcla entre el alto oleaje y las ondulaciones ciclónicas.

En las playas de Nayarit y Colima los daños registrados fueron de menor grado mientras que en la de Puerto Vallarta, hubo una baja de dos personas fallecidas que fueron víctimas del alto oleaje. (Ver artículo: Huracán Nate)

Luego de que el huracán Odile pasó por la zona sur de baja California, causó una serie de daños que aún se recuerdan, cuando se cayeron grandes árboles y postes de electricidad que quedaron atravesados bloqueando el paso de las carreteras.​ El 92% de la población quedó sin energía eléctrica afectando a un aproximado de más de 200 mil personas en todo el estado de Baja California, región sur.

Varios propios y foráneos quedaron atrapados en terminales y aeropuertos ya que sus vuelos fueron cancelados en la zona de la península y en Los Cabos, se vieron perjudicadas un promedio de 3 mil a 4 mil personas. También se reportó la cifra de unos 30 mil turistas provenientes de varias naciones, principalmente de los EEUU, Canadá y el Reino Unido, los cuales tuvieron que ser evacuados de sus hospedajes debido a la emergencia.

El 16 de septiembre, una persona falleció durante un vuelo producto de un paro cardíaco a raíz del estrés que le produjo el paso de la tormenta.​ Unos 10 días tardó todo el proceso para que se restablecieran las funciones normales del aeropuerto en Los Cabos.​ Otra de las consecuencias abarcó el reporte de posibles saqueos y en medio de las circunstancias pasadas, se hicieron oportunas para declarar la ley marcial.

En la región del noroeste de México se reportaron graves daños en la comunidad de Santa Rosalía luego del paso el huracán Odile. En la costa, se vieron afectados muchos de los pescadores y en Cabo San Lucas, la caída de los árboles y postes de electricidad sucumbieron.

Más de cien personas sufrieron daños y lesiones, produciéndose saqueos a varios comercios y gran parte del municipio de Los Cabos quedó incomunicado, sin electricidad y sin trabajo.​

Los mayores daños del huracán se manifestaron en la ciudad de San José del Cabo, donde se tuvieron que suspender los servicios de agua potable y las comunicaciones, lo que contribuyó a que esta zona quedara algo aislada. Los botes que estaban aparcados en el puerto de La Paz, resultaron con fuerte daños mientras que otras embarcaciones simplemente se fueron a la mar y desaparecieron.​

Varios fallecidos se dieron en la península,​ entre ellas una mujer de más de 6o años, cuyo deceso ocurrió en la comunidad de Santa Rosalía, al momento que intentaba cruzar uno de los ríos que tuvo una crecida producto de las inundaciones. En la Paz, se registró la muerte de un hombre a consecuencia de un paro cardíaco.​

Unas 11.000 personas tuvieron que ser evacuadas debido a las inundaciones y los daños materiales se estimaron en un número que probablemente exceda los 12 mil millones de pesos mexicanos, lo equivalente a 906.4 millones de dólares.

Unas noventa familias perdieron sus casas las cuales se encontraban ubicadas en la Bahía de Los Ángeles, a consecuencia de las inundaciones, las cuales tenían una característica hasta de un metro de profundidad.​ La ciudad se vio aislada de la península ya que el huracán destruyó la única carretera que comunicaba a la misma con otros territorios.

La tormenta originó lluvias torrenciales que cayeron en el lado noreste del país. Unas cuatro personas murieron en la ciudad de Monterrey, tres de ellas intentando cruzar un arroyo. Varios menores de edad desaparecieron en medio de aquel lamentable incidente.

En el estado de Baja California, una planta de energía solar llamada fotovoltaica Aura Solar, fue arrasada por el huracán Odile y quedando totalmente inactiva desde aquel entonces. Había sido inaugurada iniciando el año 2014, y favorecería a unos 164 mil habitantes, lo que representaba un 65% de la población en La Paz.

En cuanto a California, restos del huracán Odile causaron algunos daños en especial a las zonas del Centro y Este, sectores correspondientes al condado de San Diego. En dicha zona se produjeron fuertes vientos y tormentas que destruyeron árboles, postes de energía eléctrica, autos,​ entre muchos otros objetos. Tras las inundaciones, en Texas murió una persona, y en Nuevo México un trabajador petrolero.

Mira estas fotos

El huracán Odile tuvo gran relevancia para los países de México y los EEUU, por lo que el mundo entero estuvo a la expectativa de cada cambio que sufrió a lo largo de su trayectoria y de todos los acontecimientos que iba originando a su paso. A continuación se presentan varias imágenes que recrean aquel impactante acontecimiento.

huracan odile

Huracán Odile en Los Cabos

El huracán Odile llega a Cabo San Lucas, región que está bajo la jurisdicción del estado de Baja California Sur, convertido ya en huracán de categoría 3. Las características que presentaba el huracán eran vientos a una velocidad de 28 kilómetros y contentivo de bandas nubosas que alcanzaban los 800 kilómetros por hora. (Ver artículo: Huracán Manuel)

Reportes de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) indicaban que debían tomar previsiones ante la aparición de fuertes lluvias en los estados de Sinaloa y Guerrero, así como fuertes torrenciales en el caso de Baja California, Nayarit, Jalisco, Sonora y Colima.

A consecuencia del paso del huracán en este punto, hubo importantes cortes de energía eléctrica, compras nerviosas en los comercios, así como otras medidas de emergencia habituales para estos casos, entre los que se incluyó la suspensión de las clases a todos los niveles académicos, momentos en los cuales se estaba dando la conmemoración del Grito de Independencia.

El impacto del huracán Odile en el Cabo San Lucas se dio con vientos sostenidos de unos 205 kilómetros por hora, y con un desplazamiento que tomaba la dirección nor-noroeste. Mientras tanto, en el Sur de Baja California se tomaban otras previsiones como la disposición de albergues en los cinco municipios que comprenden la región.

Las lluvias torrenciales que acompañaban al huracán provocaron la caída de árboles, postes de electricidad y vidrieras rotas a su paso. Unos 26 mil turistas extranjeros que se encontraban en hoteles de Los Cabos fueron evacuados como medida de seguridad.

Para evitar que alguna persona pudiese morir electrocutada, la Comisión Federal de Electricidad suspendió el servicio de energía eléctrica en todo el territorio que comprende Los Cabos. Por su parte, los efectivos de Protección Civil le hicieron un llamado a la población para que tomara las medidas pertinentes al caso, y así poder enfrentar los fuertes vientos y las lluvias.

Las recomendaciones se basaron en la compra de velas o tener al alcance linternas y baterías. A consecuencia del paso del huracán también se suspendieron todo tipo de operaciones en el aeropuerto internacional de San José del Cabo. También se pospuso toda actividad a celebrar en La Paz, Los Cabos y Comondú.

La suspensión de los eventos patrios y de las clases se extendió al estado de Baja California, en vista de que el huracán Odile había cambiado su trayectoria. Ahora el paso de la tormenta sería a través de la península para luego salir al Mar de Cortés.

Además de evacuar los hoteles en Los Cabos, fueron suspendidas todas las reservas y en la Capitanía de Puertos de Los Cabos, fueron colocadas las banderas rojas en todas las playas como signo de alerta, en vista de que la formación de las olas, alcanzaban una dimensión de hasta cinco metros de altura y se quería evitar una tragedia.

Se activaron los seis albergues dispuestos en la zona para enfrentar la emergencia, donde se ubicaron un poco más de dos mil personas, como medida de precaución. Las autoridades prohibieron abrir negocios y establecimientos como medida obligatoria para que todos se dedicaran a apoyar las medidas de prevención.

También estuvo el Huracán Odile en Sonora   

Al llegar el huracán Odile a tierras de Sonora se redujo a depresión tropical, trayendo como consecuencia fuertes lluvias luego de causar desastrosos a su paso por la península de Baja California. Ahora le correspondía a Sonora recibir a este huracán ya transformado en tormenta tropical pero igual, cargado de lluvias y vientos torrenciales.

El Servicio Meteorológico Nacional fue el encargado de reportar el ingreso de Odile a Sonora a través del mar de Cortés en las costas del noroeste, a unos 55 kilómetros del oeste de Caborca. En ese momento, la tormenta tenía como características vientos de unos 55 kilómetros por hora. Esta depresión originó fuertes lluvias en la región sonorense, que se fueron extendiendo hacia algunas zonas de Baja California, Baja California Sur y Sinaloa.

El paso del huracán Odile por Sonora mantuvo en alerta permanente los sectores de Guaymas, Puerto Peñasco, Sonora, así como las regiones de San Juan Bautista, San Felipe y Baja California. El oleaje producido por el nivel que presentaba la tormenta para ese momento era de hasta dos metros, lo que se visualizaba en las costas de la región.

Ante la alerta presentada por la presencia de Odile, las autoridades emitieron la voz de “alerta roja”, especialmente dirigida para las zonas sur de Baja California, norte de Baja California Sur y la costa de Sonora. El gobierno presidido para aquel entonces por el presidente Enrique Peña Nieto, puso en acción varios planes de atención para la entidad, donde no se registró ninguna muerte pero si graves daños en diversas infraestructuras.

Tras el paso del huracán por Sonora, se comenzaron a realizar las reparaciones a las viviendas y comercios que se vieron afectados, siendo uno de los principales problemas, el restablecimiento del servicio eléctrico, por lo que un total de 200 trabajadores de la Comisión Federal de Electricidad fueron dispuestos para ejecutar dichas acciones.

Varias personas se sumaron en calidad de colaboradores en los trabajos de reparación, mientras que militares se incorporaban junto a la sociedad civil, para ayudar a la población en general. El gobierno de ese momento en México puso a disposición Aviones de carácter federal para llevar a cabo el traslado de miles de turistas que habían quedado varados después que se produjo el cierre de los aeropuertos a raíz del paso de Odile como medida preventiva.

Unos diez días se tardó el Aeropuerto Internacional de Los Cabos para restaurar sus operaciones, mientras que el de La Paz las mantuvo a pesar de haber sufrido algunas afectaciones menores en sus instalaciones.              

Videos de huracán Odile

El huracán Odile, pasará a la historia como la tormenta tropical más intensa vivida en península de Baja California, siendo incluso categorizada como un ciclón de intensidad máxima hasta de categoría 4 y cuyas secuelas produjeron graves daños materiales en los EEUU y México así como algunas muertes. A continuación ofrecemos los siguientes videos que ilustran mejor la información.

(Visited 1.000 times, 1 visits today)

Deja un comentario