Flamencos: características alimentación, hábitat y mucho más.

Los flamencos son uno de los animales más atractivos que hay en el mundo. Lo que los caracteriza y hace la diferencia con otras aves por la largo de sus piernas y actualmente solo se conocen seis especies. Mucho se ha discutido sobre si debían ser clasificados como tipos de cigüeñas, gansos y patos, pero terminaron tomando la decisión de clasificarlos como flamencos.

Flamencos

Características de los flamencos

Los flamencos son los únicos que forman parte de la familia conocida como Phoenicopteridae y se caracterizan porque poseen largas piernas, cuello largo y curvo y emiten sonidos muy similares a los que emite el ganso. Forman parte de la misma familia de la que las cigüeñas, garzas e ibis, también forman parte. Hasta el momento se conocen solo 6 especies de flamenco.

Habitan en zonas tropicales y subtropicales. Se pueden observar flamencos en Perú, Argentina, Uruguay, Paraguay, Bolivia y sur de Brasil. Especies como el flamenco enano, suelen verse en zonas de África. El flamenco del Caribe es el que se observa, particularmente, en Cuba, Bahamas y en la Península de Yucatán.

Por lo general se encuentran en lagos, lagunas costeras, marismas, estuarios, zonas de manglares, llanuras de marea e islas de arena, en la parte del litoral situada entre los niveles conocidos de las máximas y mínimas mareas.  Su hábitat tiene en su entorno, aguas saladas, salobres y alcalinas de poca profundidad.Son criaturas de una particular belleza y serenas que se pueden admirar en los zoológicos locales.

El flamenco común Phoenicopterus roseus, es la especie de mayor tamaño, cuyas medidas son de 120 a 150 cm de alto y pesando 3.5 kg. Lo que resulta muy diferente en la especie del flamenco enano Phoenicopterus minor, el cual es el más pequeño, con unas medidas de 80 cm de altura con un peso de 2.5 kg. En la especie de los flamencos, los machos son más grandes y pesados que las hembras.

El color del plumaje de los flamencos, va a depender de la especie, por lo que el lugar también influye, por ejemplo, los que viven en ambientes de las zonas del Caribe suelen ser brillantes y con coloraciones carmín o anaranjado intenso. Los que se observan en Chile, suelen ser de color rosado muy claro.

Estos cambios e intensidades en el color son también el resultado de su buena o mala alimentación. El color que presentan recién nacidos es blanco o gris. Sus ojos al igual que su plumaje, cambian de color al llegar a la edad adulta, pues el primer año de vida, sus ojos son grises,  para luego cambiar a un tono amarillo de por vida.

Tienen 12 plumas principales de vuelo, cuya coloración es negra, que solo se pueden ver cuando extienden las alas. Sin embargo, se vuelven rosados a medida que crecen y cambian su alimentación, pues los adultos  consumen alimentos que contienen carotenoides. Es por ello que llevan ese hermoso color. Si los carotenoides escasean en su dieta, el plumaje palidece. (Ver artículo de Aves)

Nombre científico

El nombre científico del flamenco es Phoenicopterus. Los flamencos mayores son un género de aves neognatas de la familia Phoenicopteridae. Son aves que se les puede observar tanto en el hemisferio occidental como en el oriental: hay dos especies en América y una en el Viejo Mundo. Cuentan con un cráneo desmognato holorrino, que posee dieciséis a veinte vértebras cervicales y pies anisodáctilos, es decir que tiene tres dedos dirigidos hacia adelante y uno hacia atrás..

Hay seis especies conocidas en el mundo, sin embargo el género Phoenicopterus tiene tres especies vivientes:

  • Phoenicopterus chilensis, es el flamenco que se encuentra en Chile, el flamenco austral o parihuana, de Sudamérica merdional, es la especie más meridional de la familia, tanto en su distribución de vida como en nidificación.
  • Phoenicopterus roseus, flamenco común que se observa en África, Asia y Europa.
  • Phoenicopterus ruber, flamenco rosado o americano, que se observa en el Caribe, de Centroamérica y el norte de Sudamérica.

Flamenco americano

El flamenco americano es la especie que se puede observar en las Antillas, Yucatán y a lo largo de las Islas Galápagos. La mayor cantidad de esta especie se le ve distribuida en todo el Caribe, es por lo que habitualmente se les denomina flamencos del Caribe.

Las áreas de elevada concentración de sal, son los lugares preferidos de estos flamencos, por lo que suelen ser vistos frecuentemente en el interior de pequeños lagos y pantanos. Por su propia naturaleza, esta es la única especie que se encuentran en América del Norte.

El flamenco americano cuenta con un cuerpo más delgado que los de otras especies. Las plumas presentan una coloración rosada brillante y negro. Se relacionan entre sí por medio de sonidos que son muy parecidos a los de la gallina y es uno de los tipos más conocidos en el mundo, es por eso que es el que más imitan en los adornos de plástico o jardín.

La alimentación del flamenco americano es a base de algas y una gran diversidad de crustáceos. En algunos casos, comen una cantidad variada de plantas que se consiguen en el agua debido al elevado contenido nutricional que proporcionan. Suelen buscar mucho alimento, debido a que su buena alimentación influye fuertemente en su capacidad de aparearse.

Para la reproducción, los flamencos americanos la realizan en época de lluvia y de por lo que la temporada de reproducción varía de un año a otro. Los flamencos americanos se caracterizan por las distintas actitudes que hacen en la colonia como actividades de engalanamiento, marchas y otras que son un símbolo de sintonía entre ellos.

Flamenco americano

A pesar de que los flamencos no son aves que se lo pasen en el aire o totalmente en el agua, son muy buenos nadadores y volando. Por lo general, consiguen su comida en los bordes de aguas poco profundas, pero sus largas patas les dan la posibilidad de ir a más profundidad si fuera necesario. Esta especie habita en zonas cálidas, no emigran, solo vuelan cuando tienen que buscar comida.

Un flamenco americano puede llegar a vivir hasta 40 años en libertad, sin embargo, si esta en cautiverio puede alcanzar a vivir hasta  60 años en cautiverio. Uno de los mejores lugares del mundo para verlos en cautiverio es el zoológico de Honolulu. Dado al tipo de alimentaciòn que tienen en ese lugar, les sale un plumaje de color rosado muy hermoso.

Hay diferentes grupos de conservación que guardan una vigilancia muy cuidadosa sobre el registro de esta especie en los Estados Unidos para hacer todo lo posible que su número descienda como ocurrió en 1956, fecha en la que sólo había 22.000 de ellos.

En la actualidad, ese número ha sido triplicado, pero aún hay quienes se preocupan, debido a que , por lo general, el hombre destruye el entorno del hábitat de los flamencos, ocasionando que el alimento que esta aves necesitan sea cada vez menor, lo que se traduce en su muerte y por lo tanto poca reproducción. (Ver artículo de Loros)

Flamenco común

El flamenco común es el más numeroso de todas las especies. Existen dos subespecies que pertenecen a esta. Se les puede observar en la India Oriental, la costa de las Indias Occidentales, África e incluso en la Florida. Es la especie de flamenco que tiene el hábitat más variado en el medio natural.

En los meses más fríos del año, los flamencos comunes de Asia migran hacia climas más cálidos. Generalmente, viajan a Irán o la India. Por causa del calentamiento global, los flamencos ya no hacen migraciones como antes.

Se caracterizan por que miden hasta 61 pulgadas de alto, lo que significa que llegan a medir más que muchos seres humanos. Su peso es de unas 8 libras, lo que es sumamente liviano para un animal con esa altura. Su plumaje varía de un color rosa oscuro a rojo brillante, aunque los hay blancos, cuentan con unas plumas negra en el interior de su cuerpo.

Flamenco común

Cuentan con un cuello que tienen mucha flexibilidad, debido a la gran cantidad de vértebras que posee. Tienen un pico negro con un diseño muy exclusivo, el cual les capacita para comer de una diversidad de organismos: larvas, plancton, peces pequeños y cualquier otra cosa que hallen en las aguas poco profundas.

El color rosa de sus cuerpos es obtenido cuando su alimentación es a base de crustáceos, cuando no pueden consumirlos porque no los encuentran, su pigmentación y sus plumas se vuelven blancas.

Emiten un sonido muy parecido al de los gansos cuando se quieren comunicar entre ellos. Habitan en colonias muy grandes, por lo que estos sonidos son indispensables para comunicarse. También utilizan formas no verbales para comunicarse con otros flamencos. Les desagrada el ruido que no es habitual en su entorno natural. Esto les puede crear altos niveles de estrés.

El flamenco común que en la actualidad es el mayor de edad de todos los de su especie, está en un parque zoológico que se encuentra en Australia. Ha sobrevivido casi 75 años de edad, no se sabe cuántos años tiene realmente, pues era un ave adulta cuando llegó al parque.

Flamenco enano

Como su nombre lo indica, es el más pequeño de todos los flamencos, además del más numeroso. Se cree que por lo menos unos 4 millones de ellos se pueden observar por todo el mundo. Se les ve particularmente en África, Asia y la India. Son también uno de los tipos de flamencos que viven en cautiverio, debido a su capacidad de adaptarse bien a este tipo de entornos. Se relacionan bien con los de otras especies, razón por la que los mezclan con otros tipos de flamencos en los zoológicos.

Llegan a medir solo 80 a 90 cm de altura y pesan unas 5 libras. Llegan a la madurez plena a los 2 años. Los machos son generalmente mucho más altos que las hembras. Suelen ser de color rosa claro y blanco en dependencia de los alimentos que consuman. Es raro verlos de color rojo o naranja intenso. Las puntas de sus alas son negras y pueden ser vistas cuando las abren.

La alimentación de los flamencos enanos es a base de algas azules y verdes, crustáceos y una gran diversidad de diminutos insectos. La mayor parte del día están comiendo. A pesar de que no comen tanto como las otras especies de flamencos, lo que comen es de menor tamaño, lo que les lleva más tiempo para quedar satisfechos.

Sus territorios se destacan cor lo bulliciosas que son, algunas  cuentan con miles de miembros entre ellos. Los flamencos enanos pueden reconocer los sonidos que emiten sus hijos y por lo general, forman subgrupos dentro de los grupos más grandes. Saben nadar muy bien y pueden volar largas distancias en forma de V.

Flamenco enano

Otra manera habitual de relacionarse es alzar las plumas para dejar a la vista las partes negras. Los expertos no están muy seguros del significado de esta actitud. Tienen un sentido de la vista y el oído muy desarrollado. Generalmente son muy tranquilos y no son una amenaza para el hombre.

Sus nidos son construidos en lugares elevados para evitar que las posibles inundaciones arrasen con ellos.

Cuando se encuentra en libertad, tienen un tiempo de vida de aproximadamente 50 años de edad. No obstante, algunos estudios han señalado que este tiempo es cada vez menor, motivado a que la calidad de su hábitat natural, cada vez es peor. Por las zonas en que habitan son presa de muchos animales, como los babuinos, hienas y chacales. Los pichones y los huevos son indefensos ante otras aves grandes como las cigüeñas y águilas. Pero su depredador más peligrosos es el hombre, quien consume sus lenguas y huevos.

La especie del flamenco enano continúa en descenso, debido a que su hábitat natural se ve afectada por inundaciones, la sequía y las toxinas del agua. Como consecuencia, muchos grupos de conservación se han dado a la tarea de encontrar los medios para su protección. Sin embargo, la mayoría de las entidades gubernamentales aun no toman las medidas necesarias. (Ver artículo de Colibríes)

¿Los flamencos vuelan?

Si, los flamencos vuelan y es algo que se caracteriza por ser muy especial, debido a que el vuelo del flamenco es todo un espectáculo, digno de observar, por su peculiaridad.

Todos los flamencos agarran impulso antes de alzar el vuelo, porque si no lo hacen así, no podrían llegar a volar, en sus desplazamientos por el aire alargan su largo cuello y sus patas, ya en el aire, los flamencos no saben planear como otras aves, por lo que nunca dejan de mover sus alas todo el tiempo que están volando.

Cuando vuelan en grupo, las bandadas de flamencos alcanzan grandes velocidades que, si no lo vieras, no te lo podrías creer. Pueden llegar hasta los 50 y los 60 kilómetros por hora y, en algunos casos, llegan hasta los 70. Esto es realmente una barbaridad, si tenemos en cuenta su aspecto físico.

Alimentación

Los flamencos son filtradores, es decir, que toman cierta cantidad de agua, en la cual están contenidos los alimentos para después eliminarla del cuerpo y quedarse con los sólidos. Para ello tienen un pico de diseñado especialmente para su tipo de alimentación. Esto les facilita el consumo fácil de los alimentos que están incluidos en su dieta, la cual es a base de crustáceos, moluscos, semillas, insectos, varios tipos de algas que se encuentran en el agua e incluso diatomeas.

Según las especies la forma del pico va variar y esto influirá en lo que cada una de ellas come en particular.

Para obtener los alimentos, los flamencos meten las patas en el barro y hacen que salgan a la superficie. También mueven la cabeza hacia atrás y hacia adelante de lado a lado para obtener la mezcla de agua y alimentos.

Los flamencos son de respiración aérea, por lo que deben aguantar la respiración, mientras meten la cabeza debajo del agua en busca de comida. Pueden hacerlo en un tiempo que varía desde minutos hasta una hora, luego hacen una respiración rápida y comienzan el proceso repetidas veces. Esta operación se realiza tan rápido que a veces no es fácil notar  que han salido del agua a tomar un respiro.

Tienen una lengua con un funcionamiento muy interesante. Presenta movimientos hacia arriba y hacia abajo, lo que les permite agarrar el alimento y el agua a la vez para luego filtrarlos.

A pesar del largo de sus piernas y que podrían nadar a profundidad, no es común que lo hagan, a menos que necesiten buscar alimento porque se les haya acabado el de la superficie. Tampoco vuelan muy lejos, a menos que sea para buscar alimentos, por lo que volarían cientos de kilómetros, en caso de que peligrara su supervivencia, lo que a la vez les permite evolucionar y adaptarse a los nuevos ambientes.

Los flamencos tienen la necesidad de beber agua fresca. Por lo general la obtienen en los géiseres en ebullición y tienen la capacidad de poder beberla a temperaturas muy elevadas, sin perjudicar mucho sus órganos internos. También tienen glándulas en las fosas nasales que les ayuda a eliminar el exceso de sal de sus cuerpos.

La alimentación de los flamencos que se encuentran en cautiverio, es muy distinta, pero siempre debe tener la nutrición que es necesaria para su progreso. Los alimentan con gránulos que les ayuda a mantener la coloración que habitualmente, obtendrían de la dieta en la naturaleza y de esta forma, no pierden los colores de sus plumas. (Ver artículo de Aves Marinas)

Hábitat 

El hábitat de los flamencos es muy diversa y con características que son impensables para los seres humanos. Estas aves prefieren las regiones cálidas pero suelen vivir muy bien en climas fríos. Lo más importante para ellas, es contar con suficiente espacio para moverse y conseguir su comida. Es precisamente porque se adaptan con facilidad a cualquier medio, es que han llegado a sobrevivir durante millones de años.

Algunos de los lugares en los que los flamencos habitan, son en la Cordillera de los Andes y en las zonas de América del Sur. Hay quienes se sorprenden al saber que los flamencos habitan en áreas montañosas, debido a que muchos creen que son animales de llanura. Estas aves gozan en las áreas en las que abunda el agua y el barro, es por eso que se les puede observar cerca de lagunas, lagos y zonas pantanosas. Viven cerca de aguas de naturaleza alcalina.

Una gran amenaza, en la actualidad, que afecta el hábitat natural del flamenco, se encuentra en Tanzania, en  los alrededores del lago Natron, originado por una fábrica que produce sosa. Esto ocasiona una alteración en la cantidad de sal en el agua, por eso los flamencos, no pueden conseguir siempre el alimento o agua dulce que necesitan para sobrevivir en esta parte de África.


La polución que se produce en este lago, particularmente, así como muchos otros, continúa dañando el hábitat natural del flamenco. Como es sabido, en Kenia, 20.000 flamencos murieron, debido a la polución que hubo en el año 1993. Esta fue la consecuencia de las bacterias que provenían de los pesticidas utilizados en la región. Este tipo de afecciones ataca según sea el tamaño  de la colonia y siempre hacen que la recuperación de los animales sea muy difícil.

Son muchos los flamencos que viven en cautiverio en los zoológicos y parques naturales de todo el mundo, los cuales se adaptan perfectamente, a ese estilo de vida. No obstante, hay quienes piensan, que mantenerlos en cautiverio, no es lo más conveniente para ellos. Por lo que se están incrementando los esfuerzos para mantener limpios sus ambientes naturales y a los que han estado en cautiverio, tratar de insertarlos de nuevo en la naturaleza.

(Visited 252 times, 1 visits today)
Categorías Aves

Deja un comentario