Águilas: historia, características, hábitat, especies y mucho más.

Águila es el nombre que se le da a las aves más carnívoras de todas las diferentes especies de aves que existen. La gran variedad de especies y subespecies de águilas, se encuentran en todo el mundo, con excepción de la Antártida. Forman parte de distintos géneros, los cuales están sometidos a una reclasificación más apropiada, debido a que los científicos y estudiosos de las aves, se ponen de acuerdo, para llegar a una opinión consensuada.

ÁguilasLa característica que más se destaca en la águilas, es su tamaño grande, de constitución  maciza, cabeza y pico pesados.

Historia

El águila es una de las aves de presa que está considerada como la de mayor tamaño y fuerte. Se eleva por encima de la tierra, para con sus ojos penetrantes, espiar sus presas, el águila presenta un panorama majestuoso. Las águilas tienen la particularidad de poseer un potente conjunto de ojos.

Aunque sus ojos son solo un poco más grandes que los ojos humanos, pueden ver hasta 3 ½ veces mejor que un ser humano con una visión perfecta. Un águila puede divisar a un conejo en movimiento, a más de una milla de distancia y puede ver a un compañero águila que se eleva a 50 millas.

Hay varias especies de águilas, que se distinguen por su tamaño, apariencia y hábitos, pero en general, las águilas tienen grandes y fuertes picos y garras muy potentes. Por lo general, las águilas hacen sus nidos en un lugar muy apartado y si es a una gran altura mejor, como por ejemplo, un alto acantilado en el que no se le puede molestar.

Si se decide hacerlo en un árbol, será en un lugar que se encuentre a una altura de por lo menos 50 a 150 pies. El nido es construido a base de palos y se usa año tras año.

Águilas y sus características

Las principales características de las águilas son su cuerpo estilizado y aerodinámico que poseen. Las águilas, se distinguen de muchas otras aves, por su cuerpo, que es más delgado, con unas grandes alas y una cabeza pequeña pero con grandes ojos. Se afirma que un águila puede ver, a su presa que se encuentra a varios kilómetros de distancia, siguiéndolo sigilosamente desde las alturas para darle caza.

El plumaje de las águilas, generalmente, es de un color marrón parduzco, como sucede con el plumaje del águila real, no obstante, los colores puede variar mucho según el tipo de águila que se observen, pudiendo llegar a ser algunas, de un color grisáceo como el águila arpía.

Otra características de las águilas es que son depredadoras, es decir carnívoras en potencia, para lo que utilizan varias armas que poseen a su favor y que usa cuando va de cacería y que la convierten en un animal muy mortal.

Por un lado posee unas garras grandes y muy potente, las cuales son muy duras y afiladas, con la finalidad de utilizarlas como tenazas sobre sus presas, con las que logra sujetarlas mientras vuelan, ya que tienen la capacidad de cargar con víctimas muy pesadas, siempre y cuando no sobrepasen su peso.

Por otro lado, el pico águila curvado que tiene termina en un filo que le servirá para separar la piel de la carne interna, la cual es la que le gusta más para alimentarse.

El águila se puede encontrar casi que en cualquier región del mundo, siempre y cuando el clima no sea muy frío ni tampoco haya olas de calor, olas de frío e inviernos extremos . A pesar de esta gran distribución, se ha registrado gracias a innumerables estudios que hay mayor cantidad de águilas en el hemisferio norte que en el sur.

Cuando nos referimos a los ciclos migratorios de las águilas, se pueden clasificar en diferentes formas. Hay águilas que cuando llega la temporada de invierno, por lo general, migran hacia lugares más cálidos, yendo, generalmente al sur, dejando su área de nidificación y su nido principal para irse a otro secundario que suelen utilizar para este fin.

De igual manera, hay otras que dado a que tienen comida de manera abundante, así como la temperatura adecuada se han podido adaptar muy bien a esos inviernos, quedándose siempre en el mismo lugar durante el resto de sus vidas.

También hay que señalar, como una cosa curiosa de las águilas es que si una población de águilas siente que durante ese invierno puede llegar a vivir, tranquilamente en su nido principal, se quedarán, puesto que prevén que no tendrán ningún tipo de problemas. (Ver artículo de Aves)

¿Qué comen?

Como se menciona anteriormente, las águilas se alimentan de otros seres vivos, en los que encuentran los nutrientes que necesita para seguir vivos y sanos. La alimentación del águila es muy diversa, tanto para una misma especie como si nos referimos a su categoría en general.

Entre los alimentos preferidos de las distintas especies de águilas está el conejo, debido a que este mamífero se localiza casi en todos los bosques y zonas en las que el águila vive, aunado a la facilidad con las que estos animales se reproducen, además de la abundancia, serán una presa fácil para todas estas rapaces.

Otras especies les gusta comer monos y es la que se conoce como el águila comemonos. También son buenas pescando, aunque no todas lo hacen, sólo aquellas que tienen sus nidos cerca de algún río o lago para que se dé el caso.

Sólo en casos extremos, el águila se puede alimentar de carroña, pero esto no es muy frecuente.

Tiempo de vida

Las águilas tienen un tiempo de vida que oscila entre los 15 y los 20 años, sin embargo esto puede variar según la especie, pue por ejemplo, el águila real, alcanza hasta casi los 30 años de edad. Además, las águilas que viven en cautiverio,pueden llegar a tener un margen mayor de vida.

A continuación la información sobre el tiempo de vida de algunas de las especies de águilas más conocidas:

Águila Calva: el águila calva americana llega a alcanzar hasta veinte años de vida, son muy raros los casos en los que pueden disfrutar de una vida más larga, que se acerque a los 30 años.

Águila Coronada: esta especie solo llega a los 15 años.

Águila Coronada

Águila Real: Con el Águila Real se han obtenido registros que esta especie ha llegado a vivir hasta 32 años, como se registró en Suecia y 23 años y 10 meses en Norteamérica. No obstante, se sabe de un águila en cautiverio, que llegó a vivir 46 años. Además, la esperanza de vida media, en la isla escocesa de Skye, es de 39 años, por lo que el hábitat también hay que considerarlo como un factor importante. En Alemania, por ejemplo, sólo alcanzan a vivir 13 años.

Águila Arpía: Logra vivir entre 25 y 40 años.

Pigargo Gigante: Llega a vivir algo más de 20 años.

Pigargo Gigante

Reproducción

Las águilas son una especie de aves que por lo general, van a escoger una pareja para toda su vida, a menos que se muera antes de cumplir su tiempo de vida, por lo que buscaría en la siguiente época de celo otra pareja. La hembra del águila suele poner, por lo general, entre dos o tres huevos, aunque de estos suelen salir adelante uno solo.

La razón de este hecho es que cuando nace el primer polluelo, es el primero que va a ser alimentado y cuando el segundo ha nacido, el primogénito ha crecido más y se ha vuelto más fuerte, quitándole toda la comida y la esperanza de vida al resto.

El periodo de incubación también va a a ser diferente de unos a otros, debido a que, cuanto mayor sea el águila de tamaño, más tiempo durará este proceso. Al momento que nacen los polluelos, tanto el padre como la madre van a cuidar de sus crías hasta un periodo no mayor de medio año, en el que ya se les ve volando o cazando solos, momento en el que deciden irse del nido paterno para empezar una nueva vida, aunque cerca de estos.

Hábitat

El águila puede vivir en cualquier lugar del mundo siempre que este cuente con un clima apropiado, es decir, que no sea demasiado frío ni haga demasiado calor, por lo que se hace imposible que vivan en la Antártida. La mayor cantidad de águilas de las que se tiene registro, se encuentran en el hemisferio norte

Las águilas viven en los continentes de Asia, Europa, Sudamérica y en el norte de África, preferiblemente en las regiones rocosas y boscosas, así como pastizales en las cercanías de los ríos, lo que les asegura agua para beber ademàs de que se pueden alimentar de peces.

Son aves que son tranquilas y con mucha paciencia, viven en grandes alturas, en las que por lo general se posan para tener una vista panorámica de todo lo que le rodea y poder ubicar su presa. (Ver artículo de Aves Rapaces)

Especies de Águilas

Se tienen registradas por lo menos unas 60 especies de águilas, en todo el mundo, que se encuentran distribuidas por todos los continentes a excepción de la Antártida, como ya hemos mencionado. Sin embargo, solo se registran dos especies de águilas en Norteamérica y son las que se conocen como el águila calva y el águila real, una es el ave nacional de Estados Unidos y la otra el ave nacional de México.

Pero lamentablemente no todas las especies han podido convertirse en iconos nacionales y por el contrario, muchas de ellas, aún están en peligro de extinción.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza cataloga al águila imperial ibérica, de la península ibérica, y el pigargo gigante, que se puede encontrar en Rusia y algunas regiones de Asia, como especies en peligro.

Pigargo gigante

Hay menos de 5.000 pigargos gigantes en el mundo y su disminución se debe al empleo de insecticidas, la sobrepesca y el desarrollo humano. Las águilas de todo el mundo también están amenazadas porque consumen animales a los que han disparado con balas de plomo.

Como todas las aves de presa, las águilas tienen un pico encorvado y grande, fuerte y puntiagudo, que utilizan para descuartizar la carne de sus víctimas, además de tener unas garras poderosas.

En su fisiología cabe resaltar su fuerza, lo que les permite llevarse volando a presas que son más pesadas que ellas. Tienen una vista extremadamente aguda que les facilita visualizar sus objetivos a distancia.

El fuerza y las habilidades de caza de muchas de estas especies de águila son imponentes. El águila coronada, se considera como una de las especies de águila más fuertes de África, puede llegar a matar animales que tengan un tamaño, que es relativamente, más de cuatro veces superior al suyo, mientras que la arpía mayor de Sudamérica cuenta con garras traseras curvadas de casi 13 centímetros, más grandes que las de un oso pardo.

A continuación un breve resumen de las cinco especies de águilas más conocidas:

Real

El águila real o como también se le conoce águila caudal​ es una especie de ave accipitriforme que forma parte de la familia Accipitridae.​ Es una de las aves de presa más conocidas y grandemente distribuidas de la Tierra.

Su zona de expansión comprende gran parte de América del Norte, Eurasia y el norte de África. Hay poblaciones de águilas real que no se mudan, también en varias islas como Gran Bretaña, las del Mediterráneo y Japón.

Águila Real de México

No obstante, su población en Europa central se ha visto muy disminuida en los últimos años, debido a la intervención del hombre en el medio ambiente y se ha extinguido en muchos lugares donde antes era abundante.

En cuanto al hábitat del águila real, actualmente, Europa Occidental solo acoge poblaciones estables en Escocia, Noruega, los Alpes, Italia y la península ibérica, aunque en 2001 se pusieron en libertad 35 ejemplares en Irlanda, lugar donde la especie se extinguió en los inicios del siglo XX.

En Norteamérica se ha visto también un descenso de la especie, aunque mucho menos notable que en Europa y en el resto de su distribución permanece estable.

El águila real es una de las aves más utilizadas en cetrería, es decir, que son entrenadas para cazar, particularmente, en Asia Central, se le emplea incluso para cazar antílopes.

Águila real

Dado a la gran habilidad para adaptarse al medio, alimentándose de carroña solo en casos extremo, es muy común verla en vertederos en inviernos fuertes, el águila real ha logrado mantener una población saludable, lo que su pariente próxima, el águila imperial, la cual depende mucho de su alimento preferido: el conejo, no ha logrado en España. En España es un ave que no corre peligro, con una población que alcanza más de 1500 parejas. En Extremadura hacen nidos unas 125-150 parejas

De igual manera que en casi todas las aves de presa, las águilas presentan características similares con respecto a las hembras tienen mayor tamaño que los machos, pudiendo alcanzar hasta un metro de largo, desde el pico hasta la cola y los 2,3 metros de envergadura alar. Su peso oscila entre 4 y 6,75 kg, mientras que el macho, de un tamaño menor, solo llega entre 1,8 y 2 metros de envergadura alar y un peso de entre 2,9 y 4,5 kg.

El plumaje es de color castaño oscuro, con visos dorados en la cabeza y el cuello, y blanco en los hombros y en el extremo de la cola. En los especímenes jóvenes, el blanco se nota más en la cola que el marrón, relación que va cambiando con la edad. Esta especie se incluye dentro de las llamadas águilas calzadas, debido a que tienen las patas cubiertas de plumas en lugar de tener una cubierta escamosa como en otras águilas.

En lo que se refiere a la alimentación, el águila real, al igual que la calva, suelen cazar desde el aire y para lograrlo cuentan las herramientas tradicionales de su familia: patas poderosas que terminan en garras bien afiladas, pico encorvado, gran fuerza y velocidad y una extraordinaria vista, que la capacita para ubicar la presa, aunque se encuentre a cientos de metros de distancia.

Las presas que requieren para su alimentación son de todos los tamaños y formas: ratones, conejos, liebres, marmotas, zorros, serpientes, e incluso crías e individuos viejos o enfermos de cabras salvajes, ciervos, jabalíes y rebecos, y aves voladoras y terrestres.

Reproducción de las águilas reales, las cuales suelen ser monógamas, pues se emparejan una sola vez en la vida. Hacen varios nidos en su territorio, que cambian cada año, de estructura muy sencilla. La base de los nidos la hacen con tres gruesas ramas sobre las que se adecua el nido, de palos y ramas menos gruesas.

Según las áreas en donde se encuentran, anidan en árboles altos o bien en rocas escarpadas y acantilados. Cada nueva época de cría, se le agregan nuevos pisos de ramas al nido, por lo que no es raro que alcance el metro y medio de altura y dos de diámetro tras varios años de uso.

La época de reproducción no es igual en todas las regiones, pues hay temporadas entre enero y marzo, y también puede llevarse a cabo en la misma parte donde viven las águilas casi el resto del año, o en otra a la que la pareja se desplaza específicamente, para reproducirse. Después de producirse el apareamiento, la hembra pone uno o dos huevos, a los cuales va a incubar durante 45 días hasta que salen los polluelos recubiertos totalmente de plumas blancas.

Por lo general, cuando hay dos crías en el nido, solo sobrevive uno y es el que rompe el huevo primero, pues ese se desarrolla más  y se come todo el alimento que llega al nido, muriendo el segundo por falta de alimentación. El polluelo que sobrevive, llega a realizar su primer vuelo hacia los 50 días de vida.

Los polluelos son alimentados por sus padres en el nido hasta que logran dejar el nido. Pueden consumir el mismo tipo de alimento que comen las águilas adultas, aunque por lo general,  los padres cazan más aves para sus hijos que mamíferos. Esto se debe quizás a que los pájaros son digeridos mejor por los polluelos.

Arpía

El águila arpía mayor,  o como tambièn se le conoce águila harpía o simplemente harpía (Harpia harpyja) es una especie de águila accipitriforme de la familia Accipitridae que habita en la región neotropical. Es el águila de mayor tamaño en todo el Hemisferio Occidental y del Hemisferio Austral y la única especie del género Harpia. Su hábitat preferido es boscosa y lluviosa. No se se sabe que hayan subespecies de la misma.

El águila harpía es tomada como el ave nacional de Panamá y la especie emblema de la variedad biológica de Ecuador.

Le atribuyen también el nombre de águila coronada, pero hay otras especies a las que se les adjudica ese nombre, particularmente a las Stephanoaetus coronatus y a Harpyhaliaetus coronatus. El género Harpia con Harpyopsis y Morphnus componen la subfamilia Harpiinae.

Entre las características de estas aves tenemos que el tamaño de la hembra es un tercio mayor que el del macho. La hembra llega a pesar hasta 9 kg y el macho un kilo menos. Es un gran ave de rapiña de América del Sur.

Águila Arpía

Las águilas adultas de ambos sexos cuentan con el color del plumaje muy parecido,  que suele ser de tres tonos esenciales: la cabeza es gris, el cual puede llegar a ser tan oscuro que parece negro en algunos ejemplares, en la doble cresta en la cabeza, el cuello, parte superior del cuerpo y de las alas; y gris muy claro, casi blanco, en la parte de abajo del cuerpo y de las alas.

En las patas tiene unas líneas oscuras. En la cola tiene franjas del gris oscuro y del gris muy pálido. El pico es gris muy oscuro. La piel en las patas es amarilla clara. Las uñas son de color gris muy oscuro.

El pico de esta especie es fuerte y garras que pueden llegar a medir hasta 15 cm de largo. Su tiempo de vida puede ser hasta los 40 años. El color del iris de sus ojos tienen un y tono achocolatado y en algunos casos, este puede ser de color amarillo. Hay diferencias entre las aves jóvenes y las adultas: las últimas presentan se reconocen por una banda ancha negra. Las águilas Arpías forman parejas de por vida.

Su hábitat se expande desde el sur de México hasta el norte de Argentina.  Las plumas negras con el extremo blanco sobre su cabeza, y sus ojos oscuros, sus patas cortas y fuertes, y sus fuertes dedos equipados con garras curvas y largo que pueda atrapar mamíferos que él no hubiese matado en el impacto.

El águila arpía prefiere las zonas boscosas y lluviosas especialmente poco visitados, con alturas que van desde los 600 y 2 000 metros.

Aunque esta especie se encuentra en grandes cantidades en los bosques tropicales, la tala y los incendios están disminuyendo en gran medida su hábitat. Por ejemplo, la Arpía que habitaba en Costa Rica hace algunos años, ha desaparecido en la actualidad. El incremento de la actividad humana parece, como es frecuente, ser responsable de ello.

Para su reproducción la arpía hace un nido de un tamaño aproximado de 1 metro 50 y una altura de 30 a 50 metros. Por lo general, pone dos huevos con unos pocos días de diferencia. Cría a su polluelo durante dos meses y cuando el primer huevo eclosiona, ya no eclosiona el otro, el polluelo pasa seis meses en el nido y luego abandona el nido.

Cuando el águila arpía escoge pareja, es para toda la vida, así como los nido son utilizados durante años.

Para su alimentación, las águilas arpías cazan justo arriba de las copas de los árboles, en la búsqueda de monos aulladores, perezosos u otros kinkajous. También suelen sumergirse entre los árboles para luchar con una serpiente o roedor del tamaño de una liebre.

La observación del águila arpía puede resultar un peligro para los amantes de la observación de aves, debido a que suelen ser atacados si se acercan mucho a los nidos por lo que se deben proteger con los chalecos especiales, botas y cascos.

Calva

El águila calva a la que se le conoce como el águila americana, águila de cabeza blanca, pigargo de cabeza blanca o pigargo americano, es una especie de águilas que pertenece a la familia Accipitridae que vive en América del Norte.

Es el símbolo nacional de los Estados Unidos de América y fue incluida en el Escudo Nacional de dicho país.

Esta especie estuvo en peligro de extinción en Estados Unidos a fines del siglo XX, pero los registros indican que su población se ha normalizado y va en camino de ser eliminada de la lista de especies en peligro de extinción del Gobierno de los Estados Unidos.

Las características principales de las águilas calvas es que cuentan con una longitud de 71 a 96 centímetros, con una envergadura de dos metros veinte a dos metros cincuenta, su peso se cree que es de de 5,8 kilogramos, los machos y de 7 kilogramos para la hembra.

El águila calva es el símbolo nacional de los Estados Unidos, cuando es adulto su color es marrón oscuro con excepción de la cabeza, el cuello y la cola que son blancos, su pico, sus patas y ojos son amarillo dorado.

Las águilas jóvenes pueden confundirse con el Águila Dorada hasta la edad de 3 años.

Su pico es afilado y puede llegar a medir 61 milímetros de largo. El de las hembras es aun más largo que el de los machos, de hecho, esta particularidad es la que contribuye a determinar el sexo del polluelo después de haber cumplido las 6 semanas.

Águila Calva

Los ojos del águila son grandes en comparación con su cabeza y le facilitan un margen de captura de luz, que solo puede compararse al ojo humano. Un tercer párpado transparente, llamado membrana nictitante, asegura la humidificación del ojo, pero también su protección, quedando atrapado durante las capturas.

Los ejemplares jóvenes tienen plumas de color pardo bataraz; la cabeza que los caracteriza, blanca y su cuerpo termina de desarrollarse, surge de dos a tres años más tarde, antes de la madurez sexual.

Esta especie se diferencia del águila real, por la cabeza marrón oscuro de aquella y particularmente por las plumas que se extienden más abajo de sus patas. En estado salvaje su tiempo de vida oscila entre los veinte y los treinta años, pero puede llegar a vivir hasta cincuenta años. En cautiverio viven más tiempo aún, hasta los sesenta años.

El área de hábitat natural del águila calva se encuentra en la mayor parte de América del Norte, desde México hasta el sur de Canadá y Alaska, abarcando los Estados Unidos continentales y la isla de Puerto Rico. El águila calva puede habitar en una gran diversidad de entornos naturales, desde los pantanos de Louisiana hasta el desierto de Sonora o los bosques de Quebec y Nueva Inglaterra.

Para su alimentación por lo general el águila calva usa sus talones para pescar o atrapar peces, que por lo general son la trucha, las anguilas, el bagre, el bacalao, el salmón, entre otros y pequeños mamíferos, aves y algunos roedores. Pero en la época de invierno, su alimentación, por lo general es carroña de animales de gran tamaño.

De igual manera, esta especie de águila pertenece a la categoría cleptoparásitos, porque hurta alimentos que otro animal o un águila más joven haya cazado.

La reproducción de las águilas calvas se puede dar desde la edad de cuatro años, pero generalmente es a partir de los cinco años, cuando vuelve al lugar donde nació, que es lo que se conoce como el fenómeno de filopatría.

La temporada de reproducción va desde octubre hasta abril en el sur y de abril a agosto en el norte. Las parejas se reúnen cada año y llevan a cabo un cortejo espectacular. Las águilas se aparean con un sola pareja de por vida. Esta relación se termina cuando uno muere, o si la pareja no puede reproducirse.

Macho y hembra hacen el nido juntos, el cual pueden ubicar en el suelo, o en un precipicio o simplemente lo instalan en un arbusto o árbol, que por lo general está cerca de un cuerpo de agua.

Ambos padres cuidan de los polluelos y realizan la búsqueda de alimentos. Poco a poco, los polluelos aprenden a tomar su propio alimento y, en cuanto le salen todas sus plumas, empiezan sus ejercicios de vuelo, los cuales son batir sus alas e incluso volando unos metros.

Por último, los padres les animan a volar libremente, para lo que utilizan alimentos como recompensa, pero aún regresan al nido hasta el fin de verano y para ese tiempo, los propios padres los echan fuera.

Imperial

El águila imperial ibérica es una especie de àguilas accipitriforme que forman parte de la familia Accipitridae. Es una de las aves habituales de la península ibérica. Hasta hace poco tiempo, era considerada una subespecie del águila imperial, pero los estudios de ADN de ambas aves, llevados a cabo por los investigadores Seibold, Helbig, Meyburg, Negro y Wink en 1996 revelaron que habìan suficientes pruebas de cada una de ellas una especie válida.

El águila imperial ibérica es un ave que se encuentra en la lista de las aves en peligro de extinción, debido a que en el año 2013 se registraron cuatrocientas siete parejas en la península ibérica. Su nombre binomial rememora al príncipe Adalberto de Baviera.

La característica que se destaca en esta especie, es que las águilas adultas, presentan un plumaje de color marrón negro con una notable franja que se distinguen en los hombros de color blanco. La cola es gris con una gran banda terminal negra, es más corta que la del águila dorada. El cuello es de color crema amarilla, una característica que lo hace visible desde muy lejos. El ave joven presenta un color marrón rojizo. El águila imperial no tiene un plumaje definitivo hasta que alcanzan la edad de los 5 o 6 años.

El hábitat del águila imperial suele ser bosques o montes, por lo general cercanos a pantanos. Dado a su tamaño y fortaleza necesita grandes árboles para hacer sus nidos. Hasta el siglo XIX, se les ubicaba en el centro y sur de Portugal, gran parte de España, y el norte de África.

Durante el siglo XX, la población de imperiales descendió considerablemente. Ahora se puede encontrar en los valles del Tajo y del Tiétar, las sierras de Guadarrama y Gredos, Montes de Toledo y montes de Extremadura. En Andalucía, se le encuentra en Sierra Morena, en el Parque Natural de Doñana, en la comarca de Janda en Cádiz y en el área de las Béticas, en las provincias de Jaén y Granada.

En lo que se refiere a la alimentación, el águila imperial, debido a su peso y tamaño, no puede cazar sus presas mientras está volando, el águila imperial los acosa y los captura en el suelo. Su dieta incluye pequeños mamíferos como marmotas, conejos salvajes, liebres y roedores de pequeños.

Águila Imperial

Imperial Oriental

El águila imperial oriental, antes conocida como águila imperial,​ es una especie de ave accipitriforme de la familia Accipitridae que se encuentra en Europa del este y gran parte de Asia, de donde emigra al sureste de Asia y África oriental en la época invierno.

El águila imperial se parece en su aspecto y medidas al águila real de Eurasia y Norteamérica, pero de tamaño un poco más moderado. Mide aproximadamente 80 centímetros de largo, desde el pico hasta la punta de la cola y 2 metros de envergadura alar. Los machos tienen un peso de más de 2,5 kilos, mientras que las hembras, que son más grandes, pueden llegar a los 4,5 kilos de peso. Aparte de las diferencias de tamaño, ambos sexos no presentan diferencias apreciables.

El plumaje es marrón oscuro en todo el cuerpo salvo en los hombros, con visos de color blanco, en la punta de la cola negra con una fina franja blanca en su extremo y en la nuca, que es parda clara o dorada. Del mismo modo que el águila real, las águilas imperiales son águilas calzadas, pues las patas tienen cubiertas de plumas en toda su superficie, excepto en los fuertes pies, de piel escamosa y grandes garras en forma de gancho.

En Asia Central, sus presas más comunes son los geómidos y suslik, los cuales son una especie de ardilla terrestre. También les gusta cazar, frecuentemente, otros roedores, mustélidos algunos tan grandes como la marta, zorros y diversidad de aves. Las águilas imperiales viven en lugares donde hay praderas con algunos árboles, sin que lleguen a ser bosques densos ni praderas

Para la reproducción, las parejas son para siempre y cada año regresan a su nido habitual. Este se encuentra en las ramas de un árbol alto y  se puede ver a gran distancia. Utilizan como base las propias ramas más gruesas del árbol, tapando los huecos con hierba y plumas de su propio cuerpo.

La hembra pone por lo general, dos huevos, aunque en casos muy raros, puede llegar poner 3 y hasta 4 huevos. El tiempo de incubación es de 43 días, después de los cuales nacen unos polluelos blancos de los que, por lo general, sólo el mayor y más fuerte llega a abandonar el nido, muriendo el resto antes.

El polluelo realiza su primer vuelo a poco tiempo de cumplir los dos meses de edad y en invierno, ya emigra de forma solitaria, buscando su pareja al verano siguiente. Esta aves, si están en libertad viven hasta 21 años, pero en cautiverio pueden llegar a los 44.

Águila Imperial Oriental

Marina

Águila marina o como se le conoce Águila de mar, es el nombre que se le da a distintas especies de animales. El uso en castellano se inclina a reservar el vocablo águila de mar para señalar ciertas especies de rayas y a guardar el vocablo águila marina para algunas especies de aves rapaces que viven en las costas y cuya alimentación se basa en pescado.

El águila marina de Steller es el ave de mayor tamaño del género Haliaeetus y es uno de las aves rapaces más grandes en general. El peso de las hembras de esta especie alcanza entre 6,8 y 9 kilogramos, es decir de 15 a 20 libras, mientras que los machos tienen un peso menor, que oscila entre 4,9 y 6 kilogramos, es decir, de 11 a 13 libras.

La medida del águila marina de Steller puede variar desde 85 hasta 105 cm de largo. Su envergadura es de 1,95 a 2,5 m  y la medición cuerda del ala es 57-68 cm. El águila marina de Steller tiene la segunda mayor envergadura media de cualquier águila, parecidas o un poco menores que a las de sus parientes más cercanos, como el águila de cola blanca, Haliaeetus albicilla, que es más bien pequeña en peso y longitud total.

El águila marina de Steller, la más grande

El hábitat del águila marina de Steller se encuentra principalmente, en la península de Kamchatka, la región costera cerca del Mar de Okhotsk, en el curso inferior del río Amur y en el norte de Sakhalin y las islas Chantar, Rusia. La mayoría de las aves durante el invierno se van más al sur, en las islas Kuriles del Sur, Rusia y Hokkaidō, Japón.

El águila de Steller basa su alimentación en peces. Su presa favorita es el salmó y la trucha. Como la mayoría de las águilas Haliaeetus, cazan peces casi específicamente en aguas poco profundas.

Una gran cantidad de estas aves, que por lo general son solitarias, se pueden ver reunidas en ríos de desove particularmente productivos en agosto y septiembre, debido a un suministro abundante de alimentos.

Para su reproducción el águila marina construye varios nidos, los cuales son a base de ramas y palos garndes, a una altura de hasta 150 cm  y un diámetro de hasta 250 cm. Por lo general, colocan estos nidos en lo alto de los árboles y las rocas, a 15 a 20 m (49-66 pies) sobre el suelo. Los nidos alternativos se construyen generalmente dentro de los 900 m (3.000 pies) uno del otro. En un caso, se encontraron dos nidos activos ubicados dentro de los 100 m (330 pies).

Después del cortejo, que por lo general se lleva a cabo entre febrero y marzo, estas aves pueden hacer el nido y copular en él. Ponen sus primeros huevos verde-blancos, entre los meses de abril a mayo, la hembra puede poner de uno a tres huevos, con dos como media.

Por lo general, sólo un polluelo llega a sobrevivir hasta la edad adulta. Después de un período de incubación de alrededor de 39 a 45 días, los polluelos rompen el cascarón, cuando nacen son vulnerables y son de color blanquecino. La incubación se inicia con la primera eclosión, que se realiza a mediados de mayo hasta finales de junio. Las águilas jóvenes dejan el nido en agosto o principios de septiembre. (Ver artículo de Aves Marinas)

Africana

Las águilas africanas son de color negro, a excepción por el sacro blanco y dos cortas franjas blancas que se notan a lo largo de los lados del lomo del ave. También tienen manchas blancas en las plumas primarias. Las hembras son de un color más marrón que los machos y tienen plumas más largas y finas sobre el tarso. Los ojos son marrón oscuro, y la cera, los anillos oculares y las patas son de color amarillo brillante.

Las alas están dispuestas de tal manera que puedan proporcionar elevación, por lo que las águilas negras africanas son capaces de volar en medio de vientos de hasta 157km/h.

Las águilas africanas que no llegan a la edad adulta son muy distintas y tienen una areola dorada, nuca de coloración rojiza y mejillas negras, además del pecho negro, muslos y patas de color crema y coloridas cubiertas de las alas. La cera, los círculos oculares y las patas son amarillo claro, en los adultos es más intenso. Las águilas negras jóvenes llegan a tener el mismo plumaje del adulto cuando alcanzan los cinco o seis años.

Las características físicas de las águilas africanas podemos destacar que miden entre 79 y 90 cm de largo con una envergadura de 181-219 cm, los machos alcanzan un peso entre 3.0 y 4.15 kg. y las hembras llegan a pesar entre 3.1 y 5.8 kg.

El hábitat preferido de estas aves son las colinas rocosas, acantilados, montañas, gargantas y pequeñas montañas que se encuentran en los alrededores de planicies en la sabana, bosques, así como hábitats subdesérticos, desde 0 hasta 5.000 metros por encima del nivel del mar.

Las águilas negras africanas se pueden observar principalmente en la Península Arábiga, África central y del sur, desde los 30°N hasta los 35°S. Los adultos emigran parcialmente y los jóvenes se extienden a partir de sus áreas de reproducción. Hay un cálculo de entre 10.000 y 100.000 ejemplares extendidos sobre una superficie de más de 4 030 000 kilómetros cuadrados.

La mayor parte de su alimentación consiste en hyraxes o damanes de piedra, de los géneros Procavia y Heterohhyrax, los cuales son una familia de mamíferos cuyo aspecto externo es muy similar al de roedores como el conejo de Indias que pueden pesar hasta 5.4 kg.

En África del sur los damanes conforman entre el 60 y el 90% de la dieta de las águilas. Una pareja y su polluelo pueden consumir hasta 400 de estos. Otra presas incluyen francolines, gallinas de Guinea, garzas, garcetas, rastreros, liebres, conejos, monos, e incluso pequeños antílopes jóvenes, que pueden llegar a tener un peso de hasta doce kilogramos. En algunos casos también comen carroña.

Las águilas negras africanas cazan volando y atacando para capturar su presa, dividiendo las áreas para la comida o incluso cazando desde un árbol o una roca. La caza cooperativa se utiliza para capturar damanes, donde un águila vuela por encima para distraer a la colonia de damanes y la otra ataca.

Otra forma de encontrar su alimento es lanzando a los damanes desde los precipicios. Por lo general, capturan a sus presa en la tierra, pero algunas las capturan en los árboles. Como una gran cantidad de especies de águilas, estas son cleptoparásitas por lo que es común que roben la comida a los Buitre Barbado y al Águila Marcial.

Para la reproducción llevan a cabo ceremonias reproductivas que se basan en vuelos en círculo, en forma de número ocho, agarre con las garras, saltos mortales aéreos y semicírculos, movimientos de rotación, torbellinos, pronunciadas picadas y repentinos descensos.

En Sudán y la Península Arábiga la temporada de reproducción es de diciembre a agosto, en Etiopía y Somalia es de octubre a mayo y en la zona sur, inclusive en Zambia, es entre abril y noviembre. Las parejas escogen pareja para toda la vida y pueden establecer hasta cinco nidos separados.

El nido es construido a base de ramas y por lo general mide alrededor de 1.8 m de diámetro y dos de profundidad, aunque se ha encontrado un nido de 4.1 metros de hondura. Los nidos se usan por varios años y una pareja puede tomarse entre 6 y 16 semanas para su construcción.

Los nidos son cubiertos de hojas verdes y se encuentran en acantilados, debajo de un saliente, en una cueva o en una cornisa abierta. En algunos casos pueden hasta utilizar nidos de otras aves, como el Águila Pez africana. Ponen entre uno y tres huevos, por lo general dos, y son incubados durante 43 a 47 días. Las mangostas, babuinos, leopardos y pitones de roca son los depredadores más conocidos.

Los huevos son puestos en diferentes días, por lo que, los polluelos nacen con tres o cuatro días de diferencia. Por lo general, el polluelo que nació primero mata al más joven, lo que indica un comportamiento conocido como cainismo o siblicidio. El plumaje tardara de 84 a 99 días en salir. (Ver artículo de Erizo)

Águilas en peligro de extinción

Hay especies de águilas que se encuentran actualmente en peligro de extinción, debido a la participación del hombre en su hábitat, lo que repercute en su alimentación y reproducción. Otra razón es las variaciones del clima, lo cual influye en el entorno donde se encuentra el águila, perjudicando su normal desarrollo.

En lo que se refiere a las diferentes especies de águilas, las cuales son casi 220 especies en todo el mundo, extendidas en las regiones de Europa, Asía, América y algunas partes de África.

Una de las especies que se encuentra en los registros de aves en peligro de extinción es el Águila Real. Es considerada como una de las aves más grandes, debido a que puede llegar a medir hasta 90 cm. y tiene un peso entre 3 y 6,5 kg, además puede llegar a vivir hasta 40 años.

Águilas en peligro de extinción

El águila real se puede encontrar en Europa, Asia, África del Norte, pero también en América del Norte. Viven principalmente en las regiones montañosas.

El águila real está desapareciendo, en algunos lugares, pero no en todo el mundo. Aún se registran entre  2500 y 3000.

El águila real está protegida por la ley de protección de peces y vida silvestre, pero también por la ley sobre especies en peligro de extinción. Estas leyes comprometen la protección del hábitat de sus aves y la prohibición de cazar, atrapar. Sus huevos y nidos también están protegidos.

Otra especie en peligro es el Águila Arpía, cuyas características biológicas, como baja densidad poblacional, bajo índice de reproducción, pues se registra una cría cada dos o tres años, se dedican a cuidar a sus crías por largo tiempo, son susceptibles a los cambios ambientales y depredador con necesidad de grandes extensiones de hábitat, la hacen particularmente vulnerable a la destrucción y desintegración del hábitat.

Águila Filipina en peligro de extinción

También se encuentra en los registros de águilas en peligro de extinción el Águila Imperial Ibérica, un ave de condición endémica que se encuentra especialmente en la Península Ibérica al sudoeste de España.

La gran amenaza para esta especie es la desmesurada deforestación de las regiones donde se encuentra el hábitat de esta especie, sin contar las intoxicaciones por gases y humos que emiten los nuevos urbanismos en construcción.

De igual manera, en el continente americano el Águila Calva, aunque las autoridades competentes se están encargando, creando reservas con el hábitat adecuado para la reproducción y crecimiento de la especie.

Como es frecuente, la intervención del hombre en el medio ambiente de las aves es el principal factor de amenaza para las águilas, pues el hombre le altera su hábitat, sus fuentes de alimentos y hasta sus áreas para reproducirse. (Ver artículo de Oso Frontino)

Diferencias entre águilas y halcones

Las águilas, al igual que los halcones, son dos especies distintas que forman parte de la Orden de los Falconiformes, los halcones forman parte de la familia Falconidae y las águilas pertenecen a la familia Accipitridae. Además, no es muy difícil diferenciar las águilas de los halcones.

Las águilas son más fornidas que los halcones. Las águilas agarran a sus presas sujetándolas y aprisionándolas con sus garras. Mientras que los halcones  tienen invernaderos fuertes. Se dice que un águila puede reventar el cráneo de un lobo con sus garras.

Los halcones, por su lado, se sumergen y chocan a la presa, utilizando el elemento sorpresa. Otra diferencia notoria que se puede señalar es el diente de rosca que poseen los halcones, mientras que las águilas no tienen uno.

Con relación al aspecto físico de estas aves, tenemos que el halcón tiene las alas largas y puntiagudas, mientras que las águilas las tienen anchas y redondeadas. De igual manera, se diferencian en el color de ojos, pues el halcón los tiene negros o pardos, mientras que las águilas los tienen de diferentes colores.

Diferencias entre águilas y halcones

Las águilas poseen una sobresaliente cresta ocular sobre los ojos, la cual no poseen los halcones. Las águilas tienen un cuerpo ancho y los halcones son esbeltos.

En lo referente al plumaje, en el águila la pata está totalmente cubierta de plumas, en algunas especies, mientras que en los halcones las patas están libres de plumas.

Los halcones son las aves más rápidos del mundo, pues pueden alcanzar hasta los 320 km/hora, ventaja que utiliza el halcòn para cazar, pues solo caza al vuelo, mientras que las águilas no son tan rápidas pero tienen mayor tamaño y tienen mayor fuerza en sus garras, por lo que son capaces de cazar en vuelo, tierra e incluso agua.

Existen por lo menos 60 especies de águilas en todo el mundo y se encuentran distribuidas específicamente en África, Eurasia, Canadá, los Estados Unidos, América Central y del Sur y Australia. Existen más de 30 especies de halcones, y están dispersos por Europa, América del Norte y Asia. (Ver artículo de Panda Rojo)

(Visited 490 times, 1 visits today)
Categorías Aves

Deja un comentario